Gran interés ha despertado el estreno de “El Leopardo”, la primera producción porteña de carácter costumbrista
Películas relacionadas
(1926)
Personas relacionadas

SE EXHIBIRÁ MAÑANA EN EL COLÓN.- TOMAN PARTE EN ESTA PELÍCULA LOS MÁS DESTACADOS ARTISTAS LOCALES, COMO ALMA ZINZKA, MARCELO DEVAL, NEMESIO MARTÍNEZ Y OTROS

merv4_22021926.jpgPocas películas nacionales han logrado provocar mayor interés que “El Leopardo”, la primer película que, la España Film ha terminado entre nosotros. Es “El Leopardo” una producción de aventuras, desarrolladas en los alrededores de Valparaíso, y donde toman parte auténticos guasos que son capaces de darle lecciones de audacia y de manejo del caballo, a los más grandes cow-boys americanos. El argumento, que fue escrito especialmente por el señor Rojas García, está desarrollando en forma realmente acertada y lográndose obtener un significativo triunfo, que se traduce, por otra parte, en un progreso marcado, que el cine local ha experimentado en estos últimos tiempos.

Todos los detalles han sido cuidados en forma meticulosa. Desde el mismo interés del argumento, que se va desarrollando en forma siempre emocionante hasta la elección de los personajes, la labor de los intérpretes, los escenarios, etc., todo ha sido cuidado en forma que deja la mejor impresión sobre este film.

Tienen a su cargo los papeles principales de la obra Alma Zinzka, una de las mejores artistas nacionales que reúne a su encanto personal dotes considerables de intérprete; Marcelo Derval, otro conocido nuestro que también ha significado un verdadero acierto dentro del cine local, Nemesio Martínez, el ya conocido actor y escritor. Los personajes centrales de la obra están, en consecuencia, repartidos entre artistas de méritos incuestionables.

El Leopardo” era el azote de una comarca vecina a Casablanca. Sus correrías eran famosas, como las de Agustín Cossio y se sabía que su venganza también era terrible. Se vivía en aquel valle, antes tranquilo y pacífico, en perpetua alarma. Nadie sabía quién era “El Leopardo” hasta que no se sentía el frío de sus garras. Y, nadie, ni los más expertos policías que habían llegado hasta la comarca podían darle caza. Un buen día, Inés, la bella hija de don Balta, desapareció después de un famoso salteo que hizo el leopardo. Y, de aquí arranca la historia llena de emociones, hechos heroicos, que dejan al film en situación de competir con cualquiera de las producciones americanas que sobre este motivo se han hecho.

Artículo publicado originalmente en:
El Mercurio, Valparaíso, Lunes 22 de febrero de 1926.