Estrenos: El Cuerpo y la Sangre
Películas relacionadas

Dirección, argumento y guión técnico: Rafael C. Sánchez S. J. Director de Fotogafía: Andrés Martorell. Música: Juan Lemann. Intérpretes principales: Mónica Sotomayor, Silvia Piñeiro, Eva Knobel, Joos Van Der Rest S. J., Jorge Boudon y Mario Lorca. Chilena, 1961.

 Realizada por el Instituto Fílmico de la Universidad Católica, “El Cuerpo y la Sangre” en un largometraje serio en su concepción y también en sus resultados. La película tiene un objetivo claro: explicar el sentido de la misa.

Para cumplir esa finalidad, Rafael Sánchez S. J. se vale de dos acciones paralelas: la misa, dicha por el párroco en el sobrio y hermoso templo de Vitacura, y su contrapartida en una serie de personajes de la vida diaria. Los símbolos de la liturgia se aclaran así mediante seres reales (pero también simbólicos). Se combina el aspecto documental del oficio religioso, con el dramático de los personajes. Eso no impide que la misa misma alcance en más de un momento caracteres de considerable dramatismo.

Como instrumento de divulgación, “El Cuerpo y la Sangre”, por fuerza tendrá un mayor impacto entre los católicos. Es poco probable que deja una mayor huella entre los no iniciados.

Entre los intérpretes se distinguieron la pequeña Mónica Sotomayor, como Rosita, y Joos van der Rest S. J. en el papel del cura párroco. Algunos de los otros actores no estuvieron del todo convincentes, ni daban la sensación de sentirse demasiado cómodos, interpretando los personajes-símbolos de la película.

La música de Juan Lemann fue un sutilísimo complemento de las ideas de la cinta. En la fotografía de Martorell, hubo algunas fallas de foco, breves y sin mayor importancia. Lo compensó con creces, mediante una serie de tomas desde ángulos cuidadosamente seleccionados y de gran efecto. La fotografía también aprovechó muy bien las esculturas en madera de Peter Horn. En el plano técnico, el doblaje fue el aspecto más débil de la cinta.

El Cuerpo y la Sangre” es intencionadamente lenta, pero no se torna pesada para el espectador. La película, que se estrenará el próximo año, constituye una realización serán y responsable, y al mismo tiempo un buen testimonio de la labor del Instituto Fílmico.

Artículo publicado originalmente en:
Revista Ercilla, Santiago, 27 de diciembre de 1961.