[Estreno] Uno de abajo, de Armando Rojas Castro
Películas relacionadas
Personas relacionadas
5 de diciembre de 1896
Santiago, Chile

HOY SE REPRISA EN EL ALHAMBRA EL INTERESANTE ESPECTACULO DE “UNO DE ABAJO”. – Como era de esperarse, el público posesionado del valor que significa un estímulo llenó ayer la sala del Cine Alhambra en sus dos exhibiciones. Conforme a los anuncios hechos, este local debía presentar a nuestra sociedad el primer exponente de la manufactura nacional Minerva Film, nueva entidad de arte cinematográfico que promete ser la primera del país, que se titula “Uno de abajo” y por el cual existía curiosidad.

El mérito de la cinta se manifestó desde los primeros metros. Los espectadores iniciaron la exhibición demostrando enorme curiosidad y las exclamaciones de aprobación y entusiasmo menudearon desde la misma presentación. Una de las bases de este éxito es la factura, ese aspecto tan persona de la cinta que difiere enormemente de todas las piezas cinematográficas nacionales que se han manufacturado en el país. La confección y concepción del argumento parece más bien ser hecha por cualquier casa extranjera antes de responder a la advertencia que se ha hecho de que esta obra es solamente el producto de un momento de entusiasmo de un grupo de muchachos amantes de la escena silenciosa y que dueños de un máquina y de unos cuantos metros de película virgen realizaron en poco tiempo lo que para hacerse en forma deliberada hubiera exigido miles de elementos con los cuales no contamos en Chile aún.

El argumento es una novela intensa que todos los que asistimos a la exhibición hemos visto en la realidad: es una pieza humana calcada de la vida santiaguina eminentemente local y que por todos conceptos es la manifestación de las cualidades y enormes defectos de los habitantes de Santiago de Chile. El público iba reconociendo o haciendo comparaciones de las escenas desarrolladas en la pantalla con las que había visto en la realidad análogas. También se advertía un murmullo general al reconocer ciertos lugares que son escenarios, casas, locales públicos, calles, bares tugurios, cantinas, un chalet hermoso que sale al último, etc.

Los aplausos se escuchaban en la sala a cada momento, ya a raíz de una escena bien planteada como al leerse un título correcto y elocuente.

Debido al éxito alcanzado y a la solicitud de numerosas familias que quedaron sin conocer la pieza por la escasez de plateas, la Empresa del Alhambra ha decidido reprisarla hoy, y, seguramente, entraría, también, nuevamente a programa, mañana si no existiera el compromiso del estreno de la primera serie del espectáculo de Perla White “El secreto Negro”.

– 

 Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original.