Control de estrenos: «Un viaje a Santiago»
Películas relacionadas

Chilena. 1959. Estudios “Santiago Films”. Director, productor y fotógrafo: Hernán Correa. Argumento y Guión: Hernán Correa y Luis Cornejo. Música: Tito Ledermann. Intérpretes: Justo Ugarte, Chela Bon, Raúl Montenegro, Silvia Villalaz, Rubén Darío Guevara, Marcelo Gaete, Guillermo Bravo, Sergio Bustos, Luis Pantoja, Rafael Benavente, Wenceslao Parada, etc.

En relación a otras producciones nacionales, “Un Viaje a Santiago” exhibe un mérito: la unidad argumental. No se advierten serios defectos técnicos, y puede apreciarse la seriedad de sus realizadores, que no se han fiado en la improvisación.

Pero la ausencia de grandes defectos no constituye, en sí, una virtud. Al terminar la exhibición de la película, uno no puede menos que preguntarse para qué se han realizado los ingentes esfuerzos que se dedicaron a su producción. El argumento es convencional, la dirección inimaginativa y la interpretación discreta. Poco pueden hacer los actores con un diálogo plano y carente de atributos dramáticos, y con una dirección que no ha sabido exaltar ni los momentos emotivos, ni los reideros que pudo tener el film.

El argumento cuenta las vicisitudes de un grupo de vecinos de un pequeño pueblo del sur, que llegan a Santiago con el objeto de pedir a “su parlamentario” la creación de un camino que permita mejores comunicaciones a la población. En un principio, el argumento parece inclinarse a una superficial e ingenua crítica social, para después detenerse en las incidencias que ocurren a los miembros de la delegación, durante su estada en la capital, algunas divertidas. Nunca Santiago nos pareció  más feo que a través de las fotografías de esta película, que se detiene, especialmente, en el barrio estación y en las vecindades del Congreso Nacional.

Cuando el cine pretende irrumpir en un país, no nos parece permisible tanta modestia de propósitos. Con el mismo capital gastado en “Un viaje a Santiago”, bien se podría haber hecho un film de mayor aliento y contenido. Si existen escritores, actores y técnicos capaces, ¿por qué no intentar una película con personajes y situaciones de mayor interés?

CONCLUSION: La última producción cinematográfica chilena no muestra ni virtudes ni defectos ostensibles . Será como tantas otras uno de los muchos intentos por crear un cine nacional. Entre los intérpretes destacan Justo Ugarte, Silvia Villalaz, Chela Bon, Rubén Darío Guevara, Raúl Montenegro y Rafael Benavente, aún cuando todos ellos pueden rendir muchísimo más en manos de un  director más exigente. 

Artículo publicado originalmente en:
Revista Ecran, Santiago, Nº1531, 31 de mayo de 1960.