Entrevista a Hermógenes Pérez de Arce, guionista de «Chile…y su verdad»
Películas relacionadas
Personas relacionadas
10 de enero de 1936
Santiago, Chile

“La producción cinematográfica nacional –alentada por el sistema económico vigente– sólo se limita al campo publicitario: numerosos spots publicitarios, la mayoría de ellos de dudosa calidad y gusto (no por culpa de los realizadores, sino por las imposiciones de Marketing de las agencias de publicidad) y algún documental. Todo el gran aparataje técnico del Estado –léase Chile Films– gasta sus energías en un anticuado noticiario en blanco y negro y en uno que otro documental”.

Javier Rojas, en “El Arte Hoy”, revista Análisis Nº10, enero de 1979.

Así fue, y solo un largometraje hecho durante los 70 se ha podido identificar. No tanto en defensa de su política, sino del golpe de estado en particular. Se trata del documental Chile…y su verdad, dirigido por Aliro Rojas Beals y guionizado por el abogado y periodista Hermógenes Pérez de Arce.

Para el especial sobre los 40 años del golpe, de 2013, intentamos indagar más datos sobre este largometraje, su equipo técnico y sus alcances. Pero además de la misma pieza, solo disponible en bajísima calidad en Youtube (la Cineteca de la Universidad de Chile conserva el único respaldo oficial conocido), poca más información ha sido publicada en los textos especializados de cine chileno. Hoy sabemos algo más.

La idea de realizar este documental surge a pocos meses del golpe y como una respuesta a lo que se decía de Chile afuera sobre la junta y sus políticas. Por ello, la pieza es una suerte de acopio pormenorizado de casos de violencia política, armamentismo e ilegalidades varias que, según sus realizadores, había cometido o posibilitado el gobierno de Allende. La tesis del documental es que todo este caos habría llevado a que una inmensa mayoría de chilenos pidiera una intervención militar.

Le consultamos al mismo guionista, Hermógenes Pérez de Arce sobre cómo se hizo este documental nutrido de material de archivo, exhibido por TVN a partir de 1977. También sobre por qué tan poco material afín a ideas de derecha se ha generado y también sobre la contingencia vista desde el cine chileno reciente.

chile_001.jpg

La investigadora Alicia Vega menciona en su libro Re-visión del cine chileno (1979): “El canal nacional de Televisión estrena en 1977 ‘Chile y su verdad’, largometraje documental montado en 1974 (…) Originalmente producido por Emelco no se habría dado a conocer al público por falta de acuerdo en la conveniencia de su proyección, hasta que Chile Films se encarga de suprimir algunas escenas que motivan la aprobación de DINACOS”.

1. ¿Efectivamente ya estaba listo el documental en 1974? ¿Cuáles fueron esas escenas suprimidas y por qué?

Mi recuerdo es que se puede haber terminado en 1975, porque se empezó a hacer a mediados de 1974. Hubo una primera exhibición en un teatro céntrico y se hizo evidente que era excesivamente largo. No tengo recuerdo de supresiones por censura, sino por extensión (más de dos horas).

2. ¿Cómo y cuando se integra usted a este proyecto?

Alguien me llamó para ir a Chile Films, no recuerdo quién fue. Ahí conocí a Aliro Rojas Beals, que era un joven cineasta, y a un sonidista de apellido Mateo o Mateos, cuyo nombre de pila no recuerdo. Con ellos trabajamos intensamente el material que se conseguía en los canales de TV.

3. ¿Qué referencias cinematográficas, u otras, utilizó para estructurar el documental? O ¿qué método de trabajo usó para darle forma al relato? ¿Había usted visto documentales, cómo se nutrió para guionizar este?

La base del guión que hice fue el libro «El Mercurio Durante la Unidad Popular», de Teresa Donoso Loero, que es un día a día de todas las noticias del período 1970-73. El texto lo redactaba yo y las escenas respectivas se obtenían de los canales o de filmaciones hechas por Aliro y Mateos. Por ejemplo, recuerdo la entrevista a una joven señora que había sido golpeada por extremistas de izquierda durante la marcha de las mujeres opositoras en 1972 y había quedado afásica (con mucha dificultad para hablar).

4. ¿Quién fue Aliro Rojas Beals? Si me pudiera contar de él, su experiencia y formación profesional.

Aliro Rojas es un cineasta. He vuelto a estar con él en encuentros casuales un par de veces. Lo aprecio y admiro como personalidad  creativa y ejecutiva.

5. Durante los primeros segundos del documental aparece un texto sobre la imagen que dice lo siguiente: “producción realizada en base al documental anterior del mismo nombre”. Este dato es confuso. ¿A qué viene esta aclaración? ¿Cuál fue ese otro documental y qué diferencia tenía con este? ¿Aquel lo hizo otra persona u otro equipo?

El primer documental se tituló Chile y su verdad y se exhibió durante varios años, todos los 11 de septiembre, por TVN. Posteriormente, alrededor de 1980, se exhibió de nuevo, pero con otros créditos, borrándose la participación del equipo original y con varias modificaciones. Como yo era director de La Segunda hice un «top secret» humorístico por la falta de respeto a la autoría de los primeros realizadores y lo titulé Chile y su Verdad… y su Verdad. Fui director del diario hasta 1981, creo que el remake debe haber sido de 1978 o 79.

6. ¿Quien montó el documental? ¿Participó usted del proceso de montaje o únicamente entregó el guión listo a los realizadores? Si me pudiera contar además quien hizo la cámara y los otros cargos técnicos.

Yo redacté el guión y participé en el montaje y la edición, que la hacían Aliro Rojas y Mateos. No sé quiénes iban a grabar entrevistas o escenas que se incorporaron al material existente.

chile_003.jpg

7. ¿El documental se exhibió con qué periodicidad y solo por televisión? ¿Tuvo estreno en salas? Además de El Mercurio, ¿algún otro medio cubrió el estreno, con las tradicionales críticas en las páginas de espectáculos? 

El documental original se exhibió en TVN cada 11 de septiembre, hasta 1979 aprox. Después se exhibió con otros créditos y algunas modificaciones y creo que ése es el que está en YouTube. Que yo recuerde, no hubo «estreno» oficial y solemne, sino sólo una exhibición a gente afín al régimen en un cine céntrico, tras la cual concluimos que debía acortarse mucho.

8. En la prensa solo encontré una referencia directa al documental. Es un artículo de El Mercurio del 15 de septiembre de 1977 donde se plantea que existe una “campaña hostil” sobre lo que sucede en Chile, y que a raíz de esto se hizo este documental, para difundir la verdad. ¿Cuál era exactamente esa información difamatoria o incorrecta que circulaba en el exterior sobre Chile y que no era verdad?

Casi todo lo que se publicaba en el exterior sobre Chile era una falsificación de la realidad. Ejemplo notorio: una vez el premier austriaco Bruno Kreitsky mostró al gerente del Hotel O’Higgins (que había sido compañero de colegio suyo en Austria) una foto publicada allá de la Plaza de Viña en que colgaban cadáveres de todos los árboles. El señor Kulka le explicó que trabajaba en el hotel frente a la plaza y nunca había visto un cadáver colgando de algún árbol. Ése era el tono afuera.

9. En ese mismo artículo se menciona que hubo “Errores de distribución” en torno la película y se aconseja que se haga una “versión inglesa y otra alemana” ¿Qué dificultades tuvieron para exhibirla en el exterior? ¿Qué tal fue su circulación afuera?

No creo que haya circulado fuera de Chile.

10. Está claro que el documental expone el clima de crispación que existía en Chile durante el gobierno de Allende y se basa en esto para explicar el golpe, pero, ¿por qué no se menciona que grupos extremistas como Patria y Libertad, y otros, cometían actos de violencia y sabotaje contra el gobierno? ¿O tampoco se mencionan los asesinatos perpetrados contra René Schneider y el edecán Araya Peeters? Actos que propiciaron la inestabilidad y el odio en el país. ¿O esos actos fueron justos, correctos o poco significativos?

El documental, tenía por objeto mostrar los atropellos del gobierno de la UP y su armamentismo ilegal, más que las reacciones que ello suscitó. 

chile_002.jpg

11. Desde los años 60, el apoyo económico que recibió de EEUU la oposición para impedir un futuro gobierno de izquierda, cambia bastante la percepción del documental ¿no? ¿O le parece que esta intervención ya asumida y probada fue irrelevante para que el gobierno de Allende haya podido conducirse correctamente?

Ese apoyo no fue significativo y, en todo caso, fue menos importante que el apoyo soviético a la UP, que aparece detallado en el Archivo Mitrokhin, un ex agente del KGB que se exilió en EE. UU.

Edward Korry, ex embajador de EE UU en Chile, declaró en la serie documental de Canal 13 Secretos de la historia (2004) que el presidente Nixon dijo en su presencia y sin disimulo: “Voy a destruir económicamente a Allende, lo voy a asfixiar”.  O sea, antes siquiera de poder gobernar, ya se había generado un plan para boicotearlo y propiciar un caos. Es decir, el golpe estaba urdido desde mucho antes. ¿Qué le parece aquello, lo sabía?

Korry: ése es un tema aparte. Frei y la derecha estaban de acuerdo en impedir el ascenso de Allende y para eso era preciso crear un clima de caos en Chile, cuyo primer paso era un discurso de Zaldívar, Ministro de Hacienda, describiendo el estado crítico del país, paso que se cumplió y el chico pronunció su discurso y todos retiramos la plata de los bancos porque venía la crisis. Paralelamente operaba un grupo para secuestrar a Schneider, lo que iba a inquietar al Ejército y el conjunto iba a llevar al Congreso a elegir a Alessandri en segunda vuelta. Alessandri estaba de acuerdo con el plan de Frei y la derecha e iba a renunciar apenas elegido, lo que obligaba a una nueva elección donde Frei sería candidato y ganaría igual que en 1964, con apoyo de la derecha. Todo eso se derrumbó porque Tomic tenía un pacto secreto con Allende para bloquear a Alessandri aunque éste ganara (si era por menos de cien mil votos), y en ese caso la DC votaría por Allende. Bueno, Tomic se la jugó en la DC y frustró la movida de Frei y como el secuestro de Schneider terminó en asesinato se fue todo al diablo. Pero el plan era el que le relaté antes, por supuesto que con activa participación de la CIA, que todos conocían o suponían.

12. El documental está estructurado en base a una voz en off omnipresente y una música bastante estridente; se palpa un tono algo ansioso en todo el desarrollo ¿cómo se llegó a este estilo de narración? ¿quién lo definió y por qué?

No participé en esa parte de la realización. Sólo redacté el guión.

chile_005.jpg

13. He oído y leído entrevistas suyas y siempre se refiere a que a los chilenos les lavaron el cerebro durante las últimas décadas con todo el asunto de los derechos humanos y la dictadura. Pero para lavar el cerebro se necesita desarrollar esos contenidos, interés en la creación ¿Por qué el gobierno militar u otras personas afines no incursionaron en otras películas que reflejaran sus logros o los errores del gobierno anterior con más ahínco? Revisando la filmografía de los 70 y 80 solo figura esta película y algunas piezas poco difundidas y asequibles que hizo Mónica Wehrhahn (El sonido de la historia y Un hombre, una historia).

El mundo audiovisual y periodístico está dominado por la izquierda. Los escritores, artistas o intelectuales de derecha no son considerados por los medios ni consiguen apoyo para sus obras, por eso se van para la izquierda. Fernando Emmerich, un escritor de derecha, ni siquiera es nombrado por la prensa ni los críticos y, a mi juicio, escribe mejor que José Miguel Varas, escritor comunista, Premio Nacional de literatura y regalón de los críticos de la prensa de derecha.

¿Los artistas de derecha “se van para la izquierda”? Es decir, ¿sus convicciones no son lo suficientemente sólidas? ¿A qué cree que se deba este fenómeno? Durante 17 años podrían haber forjado una cultura, un relato propio, una mística, ¿por qué cree que no lo hicieron?

Es falta de personalidad y miedo, dos rasgos del derechismo chileno. Su gente se dedica a producir (y a ganar dinero, obvio) y no tiene tiempo para divagar. Y no tiene al Estado para que le pague por divagar.

Pero el relato propio, que se construye mediante la cultura (cine, literatura, música, etc), que son también formas de producción de un cuerpo simbólico, un imaginario, ¿todo eso es “divagar”? Insisto, todas las personas afines al régimen o de derecha podrían haber construido ese relato a lo largo de 17 años cuando el Estado estaba –digamos– de su parte.  ¿Por qué no lo hicieron si nadie se los impedía?

Sobre el tema de la ineptitud de la derecha para crear opinión, es demasiado amplio. Los intelectuales y artistas de derecha no reciben apoyo económico ni de la prensa de derecha. Fernando Emmerich es mejor escritor y ha escrito más libros que José Miguel Varas, pero «El Mercurio», por ejemplo, nunca lo ha llevado de apunte y sí en cambio rindió numerosos homenajes a Varas, comunista de fila y locutor de Radio Moscú, a quien le dieron el Premio Nacional. Emmerich siempre se postuló pero no tuvo apoyo de nadie y finalmente se fue a vivir a Alemania porque su padre era alemán y consiguió la nacionalidad y allá le dan una pensión que acá le niegan. La izquierda monopoliza los premios. Hace unos años Álvaro Puga, escritor de derecha, se disfrazó para un concurso municipal de cuentos y lo ganó por calidad, pero cuando descubrieron quién era se armó poco menos que un escándalo por el hecho de un fascista premiado. La derecha contemporiza, cree que «rodea» a la izquierda y así se protege, de modo que no tiene ninguna solidaridad con artistas e intelectuales de derecha e infla a los de izquierda. Se entrega a políticos como Piñera, que no son de derecha, persiguen a los militares, «abrazan las banderas de la izquierda» -como Hinzpeter- y ganan elecciones.

A usted también le interesa el tema Ovni. Podría por ahí desarrollar una veta. Hay fondos para el desarrollo de guiones y proyectos. ¿Qué es lo que más le llama la atención de este fenómeno? ¿Cree que hay gobiernos que ocultan la evidencia de que haya vida extraterrestre por alguna razón concreta? En Chile ninguna película (documental o ficción) ha tocado en tema en profundidad.

Lo que más me llama la atención es que no sea tema, habiendo evidencias múltiples, reiteradas y permanentes. Lea mi libro «Confieso que creo en los Ovnis». 

Y si pudiera volver a guionizar una película, esta vez sobre el tema Ovni, ¿qué narraría, cómo sería, cual sería el enfoque?

No guionizaría sobre ovnis.

chile_004.jpg

14. El 2012 se estrenó en el Teatro Caupolicán el documental Pinochet, de Ignacio Zegers ¿qué le pareció la película? Se parece un poco a Chile….y su verdad ¿participó usted en esta realización?

No participé. Cuando lo vi lo encontré excesivamente largo y aburrido. Mi mujer y mis hijos no me dejaron ir a su estreno, lo que me salvó de las agresiones que sufrieron, a manos de los comunistas, Alfonso Márquez de la Plata, Gina Fascinetti -costilla quebrada- y los hermanos Widow -pierna dislocada y mandíbula quebrada-.

¿Cómo lo hubiese estructurado, narrado o afinado usted, para hacerlo más atractivo o mejor?

Habría dejado sólo el material fílmico atinente al guión. Hubo mucho exceso.

15. Considerando que usted conoce aspectos íntimos o específicos de los gobiernos militar y de Allende que mucha gente no maneja (cifras, hechos, etc) ¿Le interesaría volver a guionizar o incursionar en el ámbito audiovisual?, Hoy hay más facilidades y el video en Internet es de hecho una herramienta que permite difundir mejor y con mayor alcance las ideas.

Son trabajos que «hay que» hacer. Los derechistas decimos «hay que hacer algo», pero no hacemos nada.

16. Este año se estrenó un documental sobre la Operación Cóndor, hecho por Pedro Chaskel. En él muchos militares argentinos reconocen responsabilidades institucionales y asumen que efectivamente se propasaron en sus funciones en la lucha contra guerrilleros o incluso contra simples simpatizantes de izquierda que nada tenían que ver con acciones violentas (ejecuciones sumarias, torturas, abuso de poder, arbitrariedades varias). ¿Por qué cree que esto no ha pasado en Chile?

La Operación Cóndor nació de la organización en París de una «Junta de Coordinación Revolucionaria» de movimientos subversivos (ELN, ERP, TUPAMAROS, MIR). El secretario de la Junta de Coordinación Revolucionaria era el cubano Fernando Luis Álvarez, de la DGI cubana, casado con una hermana del Che, Ana María. En «El Rebelde en la Clandestinidad», órgano del MIR, se daba cuenta de la organización de la JCR en octubre de 1974.

Era obvio que los servicios de inteligencia de los países amenazados debían coordinarse y así nació la Operación Cóndor. Como la propaganda ha hecho desaparecer la amenaza y agresión subversivas, ha nacido la leyenda fabricada por la izquierda sobre la Operación Cóndor como un artificio represor.

17. Se estrenó hace poco el documental Chicago Boys, sobre los estudiantes chilenos que se educaron con Milton Friedman a partir de los 50; muchos de los que luego, en los 70, asesoraron al gobierno militar para instalar el modelo económico que hoy rige en Chile. El documental trata de resolver por qué hay tanta disconformidad actualmente con el modelo económico, ¿cómo se explica usted este malestar nacional y cómo se podría subsanar?

No hay malestar con el modelo económico. Sí lo hay con los intentos de reemplazarlo. Consulte los índices de popularidad de los proyectos revolucionarios del gobierno de la Nueva Mayoría.

Con escaso apoyo popular este gobierno al parecer igualmente implementará estos proyectos «revolucionarios». Y aunque «hay que hacer algo», la derecha no va a hacer nada pues, como usted dice, les falta personalidad y tienen miedo. Por lo tanto, la derecha está fragmentada, desarticulada, afásica. Sería imposible parar todo esto con un nueva intervención porque ya no cuentan con apoyo de EEUU y muchos militares siguen siendo llevados a la justicia ¿Cómo vislumbra el futuro? ¿Qué propone hacer? ¿Qué va a pasar entonces?

¿Qué va a pasar? Creo que hay una alta posibilidad de que en marzo renuncie Michelle Bachelet y el Congreso designe a Lagos por unanimidad, porque el desastre no se sostiene. Creo que en 2017 hay una alta probabilidad de que se reelija al peor, Piñera, por una sola razón: porque hará lo contrario de Bachelet. En la izquierda gana porque persiguió a los militares y en la derecha porque tiene plata para la campaña, encabeza las encuestas y detendrá la revolución marxista-leninista en curso.

¿Y si Bachelet no renuncia?…Tal como no lo hizo Allende en su momento a pesar de todo.

Su gente la va a hacer renunciar, viendo que Piñera tiene el próximo gobierno en el bolsillo con sólo saberse que no seguirá adelante con las reformas destructivas. Lagos será nombrado por el resto del período, desactivará las reformas y luego irá en 2017.

18. ¿Qué tipo de cine ve hoy o le gusta? ¿Ve cine chileno? Actualmente se hace mucho y muy variado.

Lo último que vi fue El Bosque de Karadima en Netflix pero mi mujer la cortó cuando el protagonista comenzó a masturbar a un acólito. Hasta ahí la encontraba pasablemente bien realizada y bien traducida del chileno al castellano por los letreros. Antes vi La Nana y me entretuve. También vi Machuca y la encontré tendenciosa y un panegírico al cura izquierdista Gerardo Whelan que politizó mi ex colegio [Saint George]. Mucho mejor El Gran Escape, inglesa-yanqui de los años ’50, que volví a ver anoche con agrado.

Mientras se producía este documental -mediados de 1974-, Jorge Müller y Carmen Bueno (militantes del MIR) trabajaban en Chile Films, ¿Los recuerda? ¿Como se podría comprender o aceptar, hoy, que personas vinculadas al cine, que participaron en películas de Raúl Ruiz, Silvio Caiozzi, Patricio Guzmán, hayan sido sometidas a torturas y hechas desaparecer? ¿Eran acaso estas personas “terroristas” o “extremistas?

No supe de esas personas. Sí recuerdo que trabajábamos en un local de Bellavista, pero no sé a quién pertenecía. Miguel Krassnoff me ha dicho que nunca torturó a nadie ni se torturó a nadie en su presencia. Además, me dijo, no era necesario, porque las personas declaraban extensamente ante cada pregunta suya. Y yo le creo más a él que a las legiones de «testigos» comunistas o similares.