Entrevista a Domingo García-Huidobro, director de «Partir to live»
Películas relacionadas
Personas relacionadas

Estrenada en la competencia nacional del 19º Festival Internacional de Cine de Valdivia, Partir to live fue una película totalmente atípica dentro de las seleccionadas. El debut del director Domingo García-Huidobro no sigue una linealidad narrativa, sino todo lo contrario, se juega por una fragmentación total a través del seguimiento de un personaje (a cargo de Martín Castillo) siempre en tránsito, en búsqueda de un rastro no muy claro (una mujer, algún contacto extraterrestre o alguna respuesta existencial). Presente y pasado, se amalgaman a través de momentos que coquetean con eso desconocido. Una idea que en la presentación de la cinta, el director dijo haberse basado en una serie de sueños personales. Dada las intenciones de la película, resulta interesante entonces saber un poco más de ella a través de las mismas palabras del director.

Hay una clara propuesta experimental en tu trabajo, ¿cómo trabajas este punto de vista dentro del filme tanto narrativa como estéticamente?

Estéticamente hay dos líneas simultaneas que me interesaba que estuvieran presentes en la película. Por un lado, la imágenes tener cierta profundidad, o pregnancia, con elementos simbólicos y arquetípicos, que estuvieran ocultos, pero al mismo tiempo impermanentes, y con un formato de imagen más ruidoso, como cuando a veces las cámaras no funcionan del todo bien. Esto para provocar un estado contemplativo, pero al mismo tiempo de incertidumbre en el espectador. Algo parecido a la sinécdoque o a lo que sucede al contemplar un bosque en sueños pero que abruptamente puede desaparecer y ser reemplazado por la imagen de un bosque en un cuadro.

Por otro lado, la narrativa de la película se gestó a partir de la inexperta noción que tenía sobre lo paranormal, episodios siempre recordados por sus protagonistas de forma confusa y con poca información sobre los detalles objetivos, pero recuerdos muy claros respecto a las sensaciones. Me interesaba que esta noción fragmentada de recuerdos y sensaciones fuera coherente con el mundo que se estaba construyendo.

Siempre se piensa bastante disociada la experimentación en el cine respecto al público. Cómo tu enfrentas esto? ¿Qué esperas que le pase al público con tu película?

El cine tradicional tiene una estructura narrativa que ya todos tenemos muy interiorizada. Te presenta situaciones, y a lo largo de la película, sin importar la opción narrativa que se elija, de alguna forma te va entregando información para ir uniendo o separando estos elementos para conseguir una resolución. El tema en cuestión, es que si uno piensa su vida, (o sin ir mas lejos el día que tuvo ayer) como una película, se va a dar cuenta que si bien los distintos elementos y situaciones estuvieron presentes; al momento de recordarlos, algunos van a predominar sobre otros y su significación o posible resolución probablemente sea algo muy difuso y lejano a una resolución coherente. Me interesa llevar la noción tradicional de película narrativa, hacia algo más figurativo, donde las sensaciones primen al momento de entender, más parecido a como se escribe la propia historia de nuestras vidas día a día. 

partir4.jpeg

¿Cómo trabajaste con Martín Castillo para construir al personaje principal? Estábamos acostumbrado a verlo hablando mucho y en tu película la única palabra que dice es “alo”, esto es un registro totalmente diferente.

A ambos nos interesaba desmarcar el personaje de Martín de lo que estaba acostumbrado el público, para potenciar el cambio de disposición que trabaja la película. Intentamos que tanto el personaje, como Martin, estuvieran expuestos a situaciones de vulnerabilidad y ejercicios físico donde no tuviera experiencia. Esto porque era la naturaleza de la búsqueda paranormal, donde no hay manuales, y no queríamos que pareciera un experto ni nada por el estilo. Solo alguien con una búsqueda clara de lo indefinido.

¿Cómo se gestó la producción del filme?

El filme se financió de forma independiente sin el apoyo de ninguna institución durante 2 años. Posteriormente realizamos una alianza de co-producción con Kiné Imagenes.

¿Tus próximos proyectos seguirán esta misma senda experimental?

Segura MENTE.