Entrevista a César Caro, director de Tercer Mundo
Películas relacionadas
Personas relacionadas
1972
Santiago, Chile

¿Cómo se genera la idea de esta coproducción? Y ¿Cómo elijen el tema de su película?

La película ocurre paralelamente en Chile, Costa Rica, Bolivia, y yo conozco muy bien esos lugares porque he vivido y he trabajado en ellos. Mientras estaba por allá siempre oí historias muy interesantes sobre avistamientos de ovnis, luces extrañas, los “osnis” que le llaman en Costa Rica, que –según investigué- le dicen a los objetos submarinos no identificados, entonces me pareció también divertido como sonaba. En Bolivia, vi un eclipse solar y también allí se hablaba mucho de luces y objetos no identificados que aparecían durante los eclipses entonces tomé varias de esas historias y las mezcle con el tema de la migración que también es bien común en estos tres países, y en Latinoamérica en general. Pensé que podía hacer algo en conjunto con eso, con la ayuda de gente ligada a la audiovisual que yo conocía en esos lugares se me hacía cómodo bajo el punto de vista de la producción filmar en estos países y así empecé el proyecto; la idea, el guión y armar esta historia con mitos locales relacionados con ovnis, cosas extraterrestres y también el tema de los jóvenes que se quieren ir de sus respectivos países.

Las tres historias presentes en la película se entrelazan y nos hablan de este tercer mundo, ¿Cómo se junta esa lógica latinoamericana propia  con la ciencia ficción que propone la película?
                                                  
Lo de ciencia ficción está mas en la cabeza de los personajes que en otra cosa, o sea ellos creen que van a ver ciertas cosas y  hablan de esto, pero no es que estemos viendo naves ni platillos voladores. Y lo que me interesó en realidad es el tema en común que hay más allá de los ovnis, no es una película netamente de ovnis sino que del fenómeno que hay detrás, de creer que hay algo ahí afuera que nos va a visitar, que nos va a ayudar o nos va a dar solución, porque el problema de estos chicos son comunes; que lo dejó la chica, que se quieren ir, son cosas bien normales y ellos buscan la solución allá afuera pero no se dan cuenta de que la solución está cerca de ellos, eso es un poco lo que la película anda buscando. Como ese tema que es bien latinoamericano, eso de creer que algo de afuera puede venir a salvarnos.

¿Entonces eso sería lo que vincula el tema de la migración con el de los ovnis, esa idea de salir a buscar, de ir a otra parte para encontrar lo que ando buscando?

Bueno sí, de hecho siempre hay un personaje en la historia que se quiere ir, que está planeando un viaje, entonces está buscando salir, estar afuera. Y también ver la relación con ese “venir de afuera” que está desde antes de la llegada de los españoles, las culturas precolombinas siempre han hablado de ello, en sus pinturas rupestres por ejemplo, entonces siempre hemos estado observando que alguien viene desde afuera. Entonces hay un poco de eso  detrás de todo ese tema en la películas que yo lo aterrice a la actualidad y un poco a los jóvenes, pero están todos esos temas que tienen que ver con la historia de nuestros pueblos.

¿Cómo se desarrolló el proceso de filmación desde el punto de vista de la logística?, ¿Cómo se armó este Tercer mundo en 3 países, con actores y un equipo técnico que me imagino iba cambiando?

Bueno es cierto, fue bien complicado. La filmación, el rodaje en sí duró un año más o menos porque  teníamos que estar tres o cuatro meses en cada país. Lo que hicimos fue que la directora de fotografía y productora, Ana Lucía Jiménez, y yo fuimos los únicos que nos repetimos digamos en cada país; pero bueno en cada país tuvimos que armar un equipo técnico. Hacer pre-producción, producción, buscar un equipo de actores, etc. Entonces agarramos nuestras mochilas, nos fuimos con el guión y armamos los equipos así; evidentemente avanzamos en la pre producción por teléfonos y vía e-mail con la gente de allá que nos fue armando un poco el cuento allá, con producciones locales; pero nosotros llegamos allá y empezamos todo de nuevo, entonces finalmente todo el proceso de pre producción, de búsqueda de locaciones, actores, etc. duró un año.