Violeta Parra y el cine chileno
Películas relacionadas
(1958)
(1957)
(1959)
Personas relacionadas
4 de octubre de 1917
San Carlos, Chile

Son varios las películas que toman canciones de Violeta Parra, que remiten a su obra, o que también se centran en su figura. Por nombrar algunos: los documentales Violeta Parra, flor de Chile (1994, Hugo Arévalo), Viola Chilensis: Violeta Parra vida y obra (2003, Luis R. Vera), Violeta más viva que nunca (2017, Ángel Parra y Daniel Sandoval) y Violeta Parra, flor de Chile (1994, José Retamal); la ficción Violeta se fue a los cielos (2011, Andrés Wood) y la animación Cantar con sentido, una biografía de Violeta Parra (2016 , Leonardo Beltrán).

Pero también está esa Violeta Parra que colaboró directamente con cineastas y películas chilenas, musicalizándolas y apareciendo en ellas. Cercana fue a los cineastas Sergio Bravo y la dupla de Nieves Yankovic y Jorge di Lauro, con quienes colaboró componiendo música para sus primeros filmes, piezas centrales del documental chileno y que justamente compartían ese espíritu de la cantautora por ir a las raíces para contribuir no sólo a su valoración, sino para usarla de base para crear nuevo.

Acá detallamos esas colaboraciones.


Mimbre (1958, Sergio Bravo)

Tras desechar una composición de Bach para musicalizar el filme, Sergio Bravo pensó en Violeta Parra quien, frente a una proyección preliminar de la película, improvisó la melodía que quedará en el corte final. La música era, según el valioso libro La música del nuevo cine chileno (Claudio Aguilera y Alekos Vuskovic), un cruce entre varias composiciones que venía trabajando como el proyecto El gavilán, además de incluir un tema entero llamado Tres palabras, que luego apareció en el disco Composiciones para guitarra (1957) y en Todo Violeta Parra (1960), aunque ahí con letra de Pablo Neruda y con el título de El pueblo. Mimbre es un hito del cine chileno, donde la música de Violeta intensifica aún más su intención casi fundadora de un cine que finalmente voltea la mirada hacia lo verdaderamente popular, con intenciones plásticas totalmente modernas, con el fin de así configurar imágenes auténticas y removedoras. Fue esta la misma idea que luego unos años después tendrá como centro el llamado Nuevo Cine Chileno. El documental circula de manera no oficial.


Andacollo (1958, Nieves Yankovic y Jorge di Lauro)

Emocionante resulta el inicio de este gran documental de la dupla Yankovic-Di Lauro con la voz de Violeta Parra entonando una canción que da cuenta del espíritu de quienes protagonizan la película: los peregrinos que llegan a Andacollo a festejar a la Virgen. Esta canción original que abre esta película, tan fundamental como Mimbre, se suma a otras que van apareciendo siempre como complemento al relato en off de Nieves Yankovic.

La película se puede ver en los portales de la Cineteca Nacional y de la Cineteca de la U. de Chile.


Trilla (1959, Sergio Bravo)

Para este documental Violeta Parra usó la misma estrategia que usó para Mimbre, usando fragmentos de composiciones anteriormente aparecidas en otras grabaciones previas. Esta fue la última película de Sergio Bravo que contó con música original de Violeta Parra, pero años después intentaron llevar a cabo un proyecto mayor: la musicalización de la restauración de El húsar de la muerte (1925, Pedro Sienna), que Bravo terminó en 1962. Para la película compuso la tonada Hace falta un guerrillero, luego de verla junto al mismo Pedro Sienna en la proyección que Bravo hizo en 1959 tras encontrar milagrosamente la película en un basurero. Según señala el mismo cineasta en su reciente libro Reiterando afanes, se intentó luego crear una partitura a partir de la tonada en conjunto con el compositor Cirilo Vila para musicalizar toda la película, pero entre varias discusiones y conversaciones no se llegó a puerto.


Los artistas plásticos de Chile (1960, Jorge di Lauro)

Una doble participación tiene Violeta en este increíble documental de la dupla Yankovic-Di Lauro, filmado en formato panorámico y a colores, y en donde registra en sus estudios a los más importantes artistas plásticos chilenos de aquellos años. En la mitad de la película se ve la primera Feria de Artes Plásticas del Parque Forestal de 1959, donde varios de estos mismos artistas exhibían sus obras al aire libre. Ahí, en unos breves segundos aparece la misma Violeta Parra con sus artesanías en greda, principalmente, figuras de cantores populares. Mientras suena una música de jazz de fondo, ella toma su guitarra, y comienza a sonar una canción interpretada por ella, Una estrella floreciente. El tono del documental cambia y se habla del arte popular que se exhibió también en aquella Feria. Así vemos a Manzanito, el protagonista de Mimbre.

La película fue restaurada por la Cineteca Nacional de Chile, y se puede ver en su portal.


Bonus: Escuelas internacionales de verano (1959, Dagoberto Escárate)

En este documental institucional sobre unas escuelas universitarias internacionales realizadas por la Universidad de Chile, se mencionan diversos talleres que realizan en estas jornadas de encuentro. Hacia el final se menciona un encuentro folclórico y ahí aparece Violeta Parra con el Conjunto Cuncumén interpretando cuecas y tonadas. Son unos breves segundos, pero muy valiosos ante los pocos registros fílmicos de la gran cantautora chilena. La película está online en el portal de la Cineteca Nacional.