Vendrá la muerte y tendrá tus ojos, de José Luis Torres Leiva
Películas relacionadas

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos es la esperada nueva película del realizador nacional José Luis Torres Leiva, uno de los cineastas más respetados y queridos de nuestra escena por la delicada sensibilidad que ha sabido desplegar en una filmografía que incluye ocho largos –entre ficción y documental- además de numerosos cortometrajes. Esta película se estrenó mundialmente en el prestigioso Festival de San Sebastián y llegó este mes a la cartelera virtual de Matucana 100 y la Red de Salas de Cine. 

La cinta se centra en la relación amorosa entre dos mujeres que llevan largo tiempo juntas, una de las cuales está muy enferma y decide no seguir con el tratamiento, sino que ir a pasar la etapa final de su enfermedad, y los últimos momentos de su vida, en una cabaña en medio de un hermoso bosque sureño. Este pequeño resumen argumental resulta extremadamente insuficiente para describir lo que realmente es este filme, que mediante una fina propuesta formal -que por momentos es tan perfecta que se torna invisible- y un brillante trabajo actoral permite a la audiencia entrar a este doloroso limbo en que se puede convertir acompañar al ser amado hacia la muerte. Una experiencia humana abrumadora ante la cual las palabras resultan insuficientes pero que cinematográficamente es posible acercar mediante una brillante puesta en cámara y un acertado montaje.

Torres Leiva ha señalado que la motivación de este filme es el amor. Hablar del amor en el cine puede resultar un espacio conocido, pero la propuesta de este director y su equipo se aleja de todo lugar común, invitando a detenerse en los relatos, los detalles, en las sensaciones, en la expectación, la belleza y la tristeza. En los trabajos anteriores de este cineasta ya hemos podido reconocer su manera de involucrar al entorno en un diálogo con la interioridad de los personajes. En Vendrá la muerte y tendrá tus ojos el viento, las hojas de los árboles, el agua y los espacio cerrados envuelven, acompañan y apelan a las emociones de las protagonistas y también de la audiencia. El trabajo de fotografía y arte generan una detención en los objetos que no es casual, sino fundamental para comprender este otro tiempo – espacio en el que está habitando esta pareja. 

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos se sostiene también en el talento interpretativo de Amparo Noguera, Julieta Figueroa y Nona Fernández quienes se entregan a la cámara con un nivel de generosidad que es raro de ver; y en una cámara que es capaz de captar cada gesto, cada detalle de la piel, cada aliento. Es en ese diálogo que lo cinematográfico se torna conmoción y hermosura, y en que la experiencia de quien mira se enriquece desde un lugar inicialmente externo, pero que resuena poderosamente al interior removiendo los imaginarios sobre las dos más poderosas fuerzas que nos definen: la muerte y el amor.