Óscar Castro (1947-2021)
Personas relacionadas
13 de mayo de 1947
Talca, Chile

Actor, director de teatro y dramaturgo chileno. Lo apodaban El Cuervo. 

Siendo un estudiante de tercer año medio del Instituto Nacional se le ocurrió formar un grupo de teatro. Junto a sus compañeros y algunas estudiantes del Liceo 1 fundaron Teatro Aleph, una de las compañías que prontamente saldría del circuito estudiantil para insertarse plenamente en la escena escénica nacional. Ninguno sabía hacer teatro, pero lo hicieron. 

Tras participar en algunos certámenes universitarios decidieron que requerían de un director y le pidieron a Héctor Duvauchelle que los guiará. Para su sorpresa el actor aceptó. Debido a sus compromisos, alcanzaron a estar poco tiempo bajo su dirección, por lo que decidieron que se rotarían en ese rol. Sin embargo, la personalidad de Óscar lo llevó a asumir ese liderazgo.

El Golpe de Estado de 1973 los encontró haciendo teatro. A finales de 1974 estrenaron la obra “Y al principio existía la vida”, con la que alcanzaron a realizar pocas funciones ya que Óscar y su hermana fueron detenidos por agentes del Estado. El Cuervo pasó por varios centros de detención: Villa Grimaldi, Tres Álamos y Puchincaví antes de ser trasladado al campo de concentración de Ritoque. Su madre, Julieta Ramírez, una mujer sin militancia política, lo fue a ver a Tres Álamos y tras esa visita desapareció. Hasta hoy se desconoce su paradero. 

El Cuervo decidió enfrentar el horror de la desaparición de su madre haciendo teatro y junto a otros prisioneros formaron la compañía de teatro TEJA (Teatro, Jaulas y Abarrotes) en Ritoque. “Todo lo que he hecho fue por mi mamá” declaró en el programa Off the record en 2017. Mantuvieron una actividad teatral constante en que los prisioneros eran los artistas y los militares el público. Los textos eran escritos en su mayoría por Castro y eran previamente revisados por los militares. No se podía aludir directamente a la dictadura, así que se las ingeniaron para poder hacerlo sin que los uniformados lo notaran. Ahí surge uno de sus míticos personajes: Casimiro Peñafleta, el alcalde de ese pueblo teatral llamado Ritoque. Algunos indican que Óscar Castro se autoproclamó alcalde y otros que lo nombraron, pero como haya sido, cada que vez que ingresaba un nuevo prisionero, él, vestido con las prendas más elegantes que pudo conseguir en el campo de concentración, les daba la bienvenida y les hacía un recorrido por el lugar.

En 1976 parte exiliado a Francia. En París tendrá la oportunidad de retomar la actividad teatral, trabajando primero con destacados artistas como Arianne Mouchkine (Théâtre du Soleil) y también se refundar el Teatro Aleph en el barrio Ivry-sur-Seine. 

El resto de su vida lo pasará haciendo teatro tanto en Francia como en Chile. “Yo nunca he salido de Chile, lo que pasa es que vivo mucho en Francia, pero Chile ha estado conmigo siempre, en mis obras, en mis trabajos, así que yo no considero que he salido de Chile”, comentó en la entrevista antes mencionada. También trabaja en algunas producciones cinematográficas chilenas, siendo su participación más destacada la de la película Ardiente Paciencia, que dirigió Antonio Skármeta, donde el Cuervo interpreta al cartero de Pablo Neruda.

En 2017 cumplió otro de sus sueños: fundar la sala del Teatro Aleph Chile en la comuna de La Cisterna, de donde es oriundo. La sala se llama Julieta, en honor a su madre.

Recibió importantes reconocimientos en Europa, entre los que destaca la distinción como Caballero de la Legión de Honor de Francia, uno de los galardones que tiene ese país para ciudadanos locales y extranjeros. 

“Hasta en el cajón yo voy a seguir preguntando ¿Qué pasó con mi mamá?”, dijo a Off the record en 2017. Óscar Castro falleció el 25 de abril de 2021 a causa de complicaciones derivadas del Covid- 19. Murió sin saber qué pasó con su madre.