Edmundo Fuenzalida
/ Intérprete / Productor

- 1 de junio de 1905
Antofagasta, Chile

† 28 de octubre de 1996
Chile
Productor. Actor. Aunque su actividad principal es, en su comienzos, el periodismo, su fervor por el cine lo lleva a convertirse en uno de los creadores, junto con Alberto Santana, del cine mudo en Antofagasta, alimentando el sueño loco de convertir a su ciudad natal en un “segundo Hollywood”. Estudia Leyes en Santiago, pero interrumpe la carrera por la muerte de su padre y vuelve a  Antofagasta en 1922 done se hace cargo del diario El Industrial, de propiedad de la familia. Son años en que se vive en el norte de Chile una gran efervescencia, porque están abiertas todavía las heridas dejadas por la Guerrra del Pacífico, contra Perú y Bolivia. Para apoyar la causa chilena, se instala en Tacna, donde integra el equipo del diario El Pacífico. Pero el plebiscito previsto para definir la soberanía de Tacna se suspende y todo vuelve a la normalidad. De regreso en Antofagasta, revive en él el sueño de hacer cine. Pensaba que en su ciudad confluían una serie de condiciones propicias para convertirla en un centro de producción cinematográfica: era una comunidad cosmopolita, estaba la riqueza del salitre, la luminosidad de la atmósfera, el buen tiempo y la posibilidad de asociarse con industriales bolivianos. Felizmente para él y  para la pequeña historia cinematográfica antofagastina, poco tiempo después de su retorno, aparece en la redacción de El Industrial, el inquieto y  prolífico Alberto Santana, quien viaja como representante de una compañía  de variedades, pero también tiene la idea de hallar un empresario que lo ayuda para continuar su carrera  cinematográfica. Tras el encuentro, se  formaliza en tiempo récord la Vita Film e idean sin esfuerzo el tema para una primera película:  se trata de que esté presente la exaltación patriótica, y mezclarla con intrigas de espionaje y, por supuesto, con una historia de amor. Santana asume la dirección y es autor del argumento;. Fuenzalida, se encarga de la producción y del rol protagónico A la dupla se integra el fotógrafo Arnulfo Valck, un técnico de excepción. “Muy pocos creían al principio en nuestro proyecto”, cuenta Fuenzalida en una entrevista, pero por la prensa se invita a los antofagastinos a  participar y  al llamado concurren   más de 300 personas, y las  filmacionesde Bajo dos banderas (1926), que no duran más de un mes,  son presenciadas por decenas de curiosos. Cuando llega el estreno, la película satisface las expectativas y las funciones se efectúan a teatro lleno. El filme logra un éxito desbordante, y según señala la  crítica de la época, contribuyen a ello la impecable fotografía, la actuación, la participación del Regimiento Esmeralda de Antofagasta. Aunque lo fundamental es la acción  ambientada en uno de los escenarios  reales  de la Guerra del Pacífico de 1879. Tras la extraordinaria acogida que el público nortino brinda a Bajo dos banderas, florece  entre  1926 y 1928 un interesante movimiento cinematográfico regional , donde surgen otras  empresas productoras que  permiten la filmación de ocho películas de ficción y un gran número de noticiarios de registro de actividades regionales. Sin embargo, la Vita Film no lograría repetir su éxito con sus siguientes películas, filmadas todas en 1927: un melodrama, Madres solteras  (versión chilena  de la película alemana  Almas Perdidas);la comedia de equívocos Los cascabeles de Arlequín, y finalmente Cocaína, drama sobre los efectos nocivos de ese alcaloide. El rotundo fracaso económico  de esta última producción, significa el término con las actividades de la productora, y de los sueños de  sus integrantes. Alberto Santana se traslada junto con Arnulfo Valck a la ciudad de La Serena para continuar con sus actividades cinematográficas y Edmundo Fuenzalida, retoma el periodismo,  radicándose en Santiago como redactor de los  diarios La Nación y El Debate, antes de dar origen a una larga carrera en la política y en la diplomacia. Parlamentario en diversos períodos, llega incluso a ser presidente de la Cámara de Diputados. Como diplomático, cumple funciones en Guatemala, Austria, Uruguay y Suiza. Poco antes de morir, a la edad de 91 años, viaja a Antofagasta para participar en forma protagónica en el documental  Antofagasta el Hollywood de Sudámerica (2001), realizado por Adriana Zuanic, dejando un valioso testimonio de un importante pero muy poco conocido período de la historia el cine chileno.

(Por Eliana Jara Donoso, extraído del "Diccionario del Cine Iberoamericano"; SGAE, 2011)

Filmografía chilena
Intérprete
4 títulos
Madres solteras (1927)
Largometraje de ficción
Los cascabeles de Arlequín (1927)
Largometraje de ficción
Cocaína (1927)
Largometraje de ficción
Bajo dos banderas (1926)
Largometraje de ficción
Productor
3 títulos
Madres solteras (1927)
Largometraje de ficción
Cocaína (1927)
Largometraje de ficción
Bajo dos banderas (1926)
Largometraje de ficción
Archivos de prensa (2 en total)
foto
El Industrial, Antofagasta, Viernes 24 de diciembre de 1926