No tengo nada que decir (2003)
Cortometraje de ficción / 10 min. / Digital / Blanco & negro
No tengo nada que decir
Dirigida por
Hablada en
Español
Producida en
Chile
Rodada en
Santiago (Chile)
Estreno nacional
Contacto

José Luis Torres Leiva / josetorresleiva@hotmail.com

Esta película puede verse en línea gracias a su director Verla en el sitio de origen

Sobre este mismo encierro No tengo nada que decir, amplía las posibilidades expresivas del primer plano. Insiste en el blanco y negro, esta vez sin los matices en color que aparecen en la precedente. Es un film sobre el rostro y las manos. Nada más aparece en los planos, amén de lo que las manos manipulan (un cigarrillo, una taza de café y un teléfono, una vez más). La voz trata de convencerse de su propia felicidad. Lo hace frente a un espejo, como reflejo que no engaña. Pero esta vez la voz es exteriorizada por el propio personaje en su soledad, como si tratase de convencerse de su propia existencia a través de esa materialización. Pero lo que más patentemente materializa la existencia del personaje es su rostro, insistente en su cobertura del plano, conciente de su propia ficción. ¿Es el cine un reflejo? ¿Es la imagen invertida la verdad de los personajes? Nuevamente los enunciados fragmentarios, repetitivos esta vez, son un eco de la condición de la existencia. Voces, una sola voz. Lo único se multiplica. Un rostro, copando el campo visual. Segunda clave: el rostro es la presencia privilegiada de la existencia del personaje. (Udo Jacobsen)

Ficha Técnica Completa
Dirección de fotografía