Confesiones de un caballo suicida (2002)
Cortometraje de ficción / 11 min. / Digital / Color Blanco & negro
Confesiones de un caballo suicida
Dirigida por
Hablada en
Español
Producida en
Chile
Rodada en
Santiago (Chile)
Estreno nacional
Contacto

José Luis Torres Leiva / josetorresleiva@hotmail.com

Esta película puede verse en línea gracias a su director Verla en el sitio de origen

Confesiones de un caballo suicida es una suerte de collage que concientemente toma la forma de la fotonovela tal cual lo hiciera Chris Marker con La jetée (1962). Articulado sobre la base de textos y la vida de Diane Arbus, Jean Eustache, Robert Walser, Alejandra Pizarnik, Franz Kafka y Carmen Jung, va desplegando fotografías, mayormente en blanco y negro, de una mujer asediada por sus pensamientos en un cuarto casi vacío, pero pletórico de texturas. “Todo está pensado. Su historia no existe” dice una voz sobre el rostro de la mujer que nos observa directamente. Una voz, “La Voz”, es al mismo tiempo todas las voces. Un enunciador es a la vez el múltiple sujeto que nos lleva por este recorrido interno. A la fragmentación del discurso, la propia fragmentación de la materia sonora. Una sola voz, pero con diversas tonalidades, como asumiendo la multiplicidad del pensamiento en un giro que para nada está lejos de la esquizofrenia. Un tono grave, sordina interior que aparecerá nuevamente en Obreras…, abre y cierra el delirio del personaje. Un delirio que en definitiva se cuestiona su propia condición de personaje jalonado por las múltiples voces que JLTL hace tomar cuerpo en la única actriz. En una mirada-escucha atenta, esa voz y esas imágenes se corresponden con las del encierro, tema predilecto del autor, en situación de inevitabilidad, aunque sus causas nos sean invisibles. Pero ese encierro exterior, vacío que produce ecos, no es más que el correlato de una cavidad interior. Primera clave: el encierro es un gran vacío donde las voces rebotan en sus paredes. (Udo Jacobsen)

Ficha Técnica Completa