Producciones emblemáticas del cine chileno cumplen cuatro décadas

Tres destacadas películas nacionales cumplen este 2009 cuarenta años desde su realización. Es el caso de Valparaíso, mi amor del doctor y director Aldo Francia que mostró en 1969 los parajes y realidad de la ciudad porteña.

El filme narra la historia de una familia pobre de Valparaíso que se derrumba cuando el padre cesante, interpretado por el actor Hugo Cárcamo, es encarcelado por robar vacas. Su esposa, personificada por Sara Astica, debe hacerse cargo de los hijos en el momento en que también se entera que está embarazada. Con un trabajo de lavandera debe alimentarlos y alejarlos de los vicios y del ambiente delictual.

Filmada con un elenco compuesto en su mayoría por pobladores, esta producción fue parte de la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes en 1970. Ese mismo año se exhibido también en la Semana Internacional del Cine de Barcelona y en el Forum de Berlín.

Quien también cumple cuatro décadas desde su estreno es El Chacal de Nahueltoro del director Miguel Littin. La producción protagonizada por Nelson Villagra se inspiró en los asesinatos cometidos por Jorge del Carmen Valenzuela Torres, campesino analfabeto que fue apresado y fusilado por el crimen de una mujer y sus cinco hijos en la localidad de Nahueltoro (VIII región).

El equipo compuesto por Littin, Pedro Chaskel (montaje) y Héctor Ríos (fotografía) utilizó como locaciones de la cinta los verdaderos lugares donde ocurrieron los hechos, como los sitios donde Valenzuela Torres asesinó a los niños y la celda en la que estuvo preso.

La cinta se realizó bajo el alero del Centro de Cine Experimental de la Universidad de Chile y fue premiada al año siguiente de su estreno, en 1970, en el Festival Internacional de Cine de Berlín.

Por último, el primer largometrajde íntegro de Raúl Ruiz, Tres Tristes Tigres, es la otra que llega con muy buena salud a los 40 años desde su estreno. El filme en su época obtuvo uno de los más altos galardones de nuestra cinematografía: el Leopardo de Oro del Festival de Cine de Locarno. A pesar de tal hecho, la cinta fue casi ignorada por la crítica en su época y fue ganando prestigio con el tiempo, algo que se ha plasmado en recientes listas y rankings en donde siempre es catalogada como la mejor película chilena de todos los tiempos.

El filme, que es una adaptación de una pieza teatral de Alejandro Sieveking, es protagonizada por Nelson Villagra, Shenda Román, Jaime Vadell y Luis Alarcón. Todos encarnan a personajes que vagan por Santiago sin rumbo fijo, representando un poco lo ilógico y lúdico de la identidad chilena. Un tema que Ruiz desarrollará siempre en su cinematografía.

Las tres producciones, Valparaíso, mi amor y El Chacal de Nahueltoro, además de Tres Tristes Tigres, fueron estrenadas hace cuarenta años en el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar. Convirtiéndo tal certamen en un hito de nuestra cinematografía.