Entrevista a Francisca Fuenzalida, directora de La Espera
Películas relacionadas
Personas relacionadas

Esta película se filmó hace tres años ¿Cómo fue el proceso para llegar a estrenarla?

Ha sido una vorágine. La película habla de un tema bastante sensible que es el aborto. Empezamos  a mostrarla inicialmente con foros y debates, pero no porque se no haya ocurrido sino que porque la gente que la vio al principio lo fue pidiendo. No dijeron que encontraban la película educativa y que les gustaría que se hablara del tema.

¿Por qué elegiste hacer una película sobre el aborto?

Yo soy periodista, siempre me han interesado los temas de contingencia y de actualidad.  Leí un artículo que me impresionó mucho, se llamaba “aborto express”, y decía que ahora las niñas abortaban con misotrol. Me llamó la atención que en 15 ó 20 años no se hubiese avanzado nada en educación sexual, es decir que los abortos se seguían provocando, la mayoría de los jóvenes siguen acostándose sin ningún método anticonceptivo. El artículo me tocó harto, además quería una historia que pudiera contar con pocos medios económicos y que fuera bien potente. Empecé a trabajar en la historia y el guión ganó varios premios, fui la representante de Chile en Morelia, un festival de México, y finalmente gané en L 90 Cine Digital y eso fue el impulso final. La sacamos con amigos que creyeron en el proyecto, todos profesionales pero que trabajaron básicamente por amor a la historia.

¿Cómo fue la experiencia de mostrar la película en instituciones educativas?

Fue bien maravilloso porque fuimos a un colegio en paro, ahí la mayoría de los chicos eran pro vida, y encontraban que si ellos no se acostaban con preservativos tenían que aperrar y en esa realidad no eran discriminadas las chicas que se embarazaban porque era la mitad del curso. Pero ellos no tenían educación sexual en el colegio, y a todos les gustó la película. Después la mostramos en Viña, en un colegio de clase media, ahí eran 200 personas y me llamó la atención de que dos chicas contaron su experiencia en primera persona en relación al aborto, se quebraron después de la película. Eso fue bien impresionante,  yo no pensé que ellas iban a contra que eran mamá y que habían pasado por lo mismo y que habían tenido pastillas en la mano, era estar viendo en vivo la película que habíamos hecho. Eso fue bien bueno, porque dejaban a los chicos pensando y cuestionándose, yo no se si van a usar condón de ahora en adelante, pero por lo menos era un llamado de atención. Era lo que decían los profesores, sobre todo valorando la película como material educativo.

Una cosa interesante de la película es que no hay una posición moral respecto al tema. ¿Cómo lograron ese equilibrio?

A mi me cuestionaron bastante que no tomara posición cuando estaba postulando a los fondos de gobierno. Mi postura es invitar a la reflexión, en el fondo es que la audiencia saque sus propias conclusiones. Yo tengo una postura personal, defiendo la vida pero porque tengo ahora 40 años, soy mamá, pero a los 18 años en esa situación estaría en otra. Yo no puedo imponerle a una persona una postura, sobre todo si quería llegar a los jóvenes. En cambio era mucho más real mostrar distintas visiones, que la chica tuviera una postura pro elección, sobre todo porque era el cuerpo de ella, y el joven estuviera ahí apoyándola y diciendo que él quería tener el hijo. Me parecía bueno poder hacer este choque de postura y que la gente se cuestionara y dijera qué haría yo o qué haría mi hija o mi nieta. La película tiene una postura al final de día de prevención, es decir, nadie quiere pasar por eso.

En la película, la protagonista es una niña bien y el chico un joven de clase media. ¿Por qué escogiste que estos personajes vinieran de estas realidades?

Si hubiese mostrado a una chica de clase baja o de una situación vulnerable, la única razón o la más importante hubiese sido económica, no de derechos, no de los sueños que tenía ella. Me parece importante poner sobre el tapete que podía ella tomar una decisión independiente si tuviera o no la plata. El chico viene de una clase social más baja porque me parecía que era importante tener una diferencia así, si no las dos posturas hubiesen sido muy iguales, no hubiésemos tenido una diferencia en apreciaciones. Igual el chico se hace cargo de la madre, básicamente, es como él que está sacando la familia adelante y esa responsabilidad me parecía importante, era como coherente con su personaje, también se hubiera hecho cargo de esta niña, de la guagua.

Como creadora, ¿qué te pasa a ti con el fenómeno, de que el público hable tanto de tu película como del tema al que alude?

La verdad es que cuando la escribía, cuando me fui formando sobre el tema, la verdad es que jamás pensé que esto iba a ser un tema social o que iba a generar debate o que iba a terminar en colegios como materia educativa. Yo quería contar una historia, con los medios que tenía, una historia potente, para mí al principio era sobre un romance fallido. Para mí el acento era como contar la historia de una pareja que termina después de un hecho potente, ahora esto fue evolucionando, tomó vida propia y tal vez la manera de conectar con la gente es a través de esto que mucha gente ha pasado por un embarazo no deseado y se ha visto en esta disyuntiva, de tenerlo o no tenerlo.

La Espera es una invitación para padres, docentes, educadores, profesores, para ir con los chicos, porque si hay algo que provoca la película es conversación…

Sí, de todas maneras, y si no por último que vayan ellos y que vayan los hijos aparte y después lo conversan si les da vergüenza.

¿Cuál es tu disposición para juntarte con estudiantes para que discutir estos temas con ellos?

Absoluta. De hecho, es una de las cosas que yo quiero potenciar porque realmente creo que debieran verla. Hicimos tantos esfuerzos para que la película exista y la gente lo ha agradecido tanto, así que felices de seguir mostrando la película. Me pueden contactar a través de la página web www.laespera.cl o a mi teléfono, al 85273172 y se ponen en contacto conmigo.

¿Y qué esperas que pase con esta película en el futuro?

Que sea un aporte para abrir un tema importante sobre todo de educación sexual. Yo creo que el énfasis tiene que estar en la educación y en la prevención más que en la legislación de que haya un aborto a todo evento, sobre todo porque me gustaría proteger más la vida, pero protegerla de una manera responsable. O sea, no puedes ser mamá a los 15 años, si ni uno, asumiendo todo sola, que es generalmente la realidad, tampoco eso me parece bueno.