Entrevista a Alberto Hayden sobre “Bandas Tributo”
Películas relacionadas
Personas relacionadas

A fin de cuentas, todo en Bandas Tributoapunta a reconocer que lo explorado desemboca en un complejo litigio sobre el mercado, sobre esa tajada que posee ilegítimamente un determinado tipo de sujeto que ha hecho de esa etapa de aprendizaje por mimesis un usufructo profesional cuestionable; de la explicita emulación nostálgica una subsistencia rentable (y hasta respetable). Pero antes de todo esto, también es razonable aceptar que el metraje no construye tajantemente un juicio acusador, no se identifica en su austero modo de representación esa tentadora ambición de tener un punto de vista cabal y maduro, no. Su cadenciosa fuerza, potencialmente expansiva si, reposa en un acceso frontal y receptivo a los músicos en su propio terreno, un testimonial sobre singularidades –y coral además– provisto de mesura y apertura para conocer oyendo, lo que rara vez han podido, o sabido, manifestar los involucrados. Aquí lo intentan, lo logran y se dignifican en gran medida.

Efectivamente, la obsolencia programada es la que enclaustra al metraje en un tiempo pretérito, no hay duda que la factura visual puede llegar a distraer del asunto en crisis, anticuándolo incluso. Así y todo, el corto logra exponer, desglosar y dar espacio de peculiar individualidad a los protagonistas de un fenómeno nada trivial, fascinante de por si, y muy presente mientras exista música asociada tanto a intrincadas ideas como a banales modas o estilos de vida mistificables, y claro, mientras haya un público dispuesto a creer y validar la vibrante simulación evocadora en escena.

Cuatro bandas, muchos músicos, anécdotas, convicciones, juicios y autoevaluaciones se intercalan con la prueba de fuego: las tocatas.

1. CERTEZAS
Tu documental se plantea de lleno con más interrogantes que certezas, ya que abarca el complejo y tradicional litigio entre los conceptos de imitación-tributo-copia vs “lo original”, ambas polos de por sí reduccionistas pues tienen aristas multiples y especificas. Es sensato asumir que cualquier “creador” no es sino un mero eslabón en una larga sucesión de ejecuciones. No obstante ¿cuáles eran tus certezas respecto a la problemática a abordar? ¿De qué manera indentificaste las ideas a indagar cuando justamente aquí se presenta un tema tan enorme y sustancioso en posibilidades?

Más que la certeza, tenía la intuición de que iba a ser interesante el conflicto de la identidad en los entrevistados más radicales, porque perfectamente me podía encontrar con gente que representara un personaje en escena pero que en la vida diaria viviera con normalidad, pero ocurrió que en algunos casos ese límite entre personaje y propia identidad era un poco difuso, lo que me parecía debía ser el gran tema del documental. Ese aspecto me permitió abordar una serie de aristas específicas como el tema de la semejanza en la manera de ver el mundo con sus ídolos o el de la posibilidad de hacerse cirugías estéticas; quería ver hasta dónde llegaba el límite y por suerte prácticamente todos fueron lo suficientemente honestos y abiertos para plantear qué pensaban al respecto.

2. INVESTIGACION
¿El hecho de estar ya participando de alguna forma en la escena musical te dio un piso investigativo cerrado o tuviste que indagar más específicamente para este documental? o por el contrario ¿ya tenías el bagaje adquirido y trabajaste con aquello?

La verdad es que tenía poca información sobre el mundo de las bandas tributo, sabía de nombres como Ballbreaker, Sweet Rose y Brain Damage, pero nunca los había visto en vivo. Me llamaba mucho la atención el tema de tributar porque durante esa época un amigo personal tenía una banda tributo a Oasis y el hecho de verlo apoderarse de otro personaje, incluso en la vida diaria, me parecía muy interesante. Pero dije antes, tenía poca información sobre la escena de bandas tributo en Chile por lo que inicié un proceso de investigación sobre el tema, averiguando sobre las bandas, sus historias y anécdotas. Luego, antes de comenzar las entrevistas para el documental, me junté independientemente con cada banda para saber más en detalle sobre sus historias.

3. ESTRUCTURA
¿Sabían éstas bandas que formarían parte de una suerte de “compilado” donde eventualmente resaltarían las diferencias? Es decir ¿Cómo resolviste o te planteaste en el guión ante las potenciales relaciones que se darían a través del montaje? ¿Cuál era el nivel te especificidad que te planteaste para estructurar desde el guión? Pues sabias que ibas a obtener un voluminoso material en las entrevistas ¿no?

Sí, todas las bandas sabían que eran parte de un documental que retrataba a otras bandas tributo y nunca hubo problemas en ese sentido. Con respecto al modo en que estructuré el guión, lo primero que hice fue fijar una pauta temática con los asuntos que me interesaban en términos generales (de hecho el documental terminado respeta esa segmentación) y luego armar un cuestionario que sirviera de piso común para llevar a cabo todas las entrevistas, dando espacio a las especificidades que requería cada banda. Obviamente ocurrió que muchos temas comenzaron a aparecer a medida que se desarrollaba el documental, pero como siempre había más de una instancia para hablar con las bandas, eso me permitió ir rescatando tópicos que antes no habían sido tratados.

4. PERSONAJES
Cuéntame del proceso mismo de selección de las bandas, pues creo que en base a esto radica el tono algo jocoso del metraje, que además tiende a momentos a establecer un vaivén que va de la sátira y el hobbie más juvenil y liviano a un negocio serio, bien planificado y sobretodo rentable al cual algunos dedican gran parte de su carrera musical.

Por un asunto arbitrario y de gusto personal lo primero que hice fue seleccionar a bandas que hagan tributo a bandas de rock. Luego fui averiguando si existían tributos a bandas que originalmente hayan contado con personajes interesantes como Jim Morrison, Kurt Cobain o Axel Roses, pues me interesaba mucho ver cómo se daba esa imitación, o sea, hasta qué punto era capaz de llegar el Kurt Cobain chileno en la imitación de su ídolo en la vida diaria y espiritual, en otras palabras ¿iba a tener una mirada del mundo similar a la de Kurt Cobain? ¿Iba a ser un tanto depresivo y austero? ¿Iba a llevarse mal con Axel Roses?

Luego noté que existían dos diferentes niveles de profesionalismo entre el universo de bandas tributo por lo que decidí elegir representantes de cada nivel. En el nivel más profesional estaban bandas como Sweet Rose (Guns & Roses) o Ballbreaker (AC/DC) quienes no sólo se preocupan de imitarlos del mejor modo en el escenario sino que llegaban a comprarse los mismos instrumentos o prendas de vestir. En el caso de Roadhouse Band (The Doors) o Penueve (Nirvana) el asunto era bastante más libre y despreocupado en ese sentido, pocas veces tenían lo mismo que los originales, sin embargo mi lectura es que esa posición también es bien cercana a tipos como Jim Morrison o Kurt Cobain que se caracterizaban por transmitir y apelar a la honestidad.

Lo del tono jocoso del documental proviene del germen de la idea de hacer este cortometraje, y es que un año antes de comenzar con este trabajo dirigí un pequeño cortometraje de escuela en el cual el protagonista era un fanático de Beatlemanía por sobre The Beatles. Luego cuando surgió la idea del documental la idea era que tuviera un poco ese tono, y por suerte eso se dio naturalmente gracias a los entrevistados.

5. IDENTIDAD
¿En qué sentido crees que se ve mancillada la siempre inestable idea de identidad nacional (si es que la hay) una vez que se rinde culto, se sistematiza y se generan sendos dividendos económicos a partir de una determinada sonoridad probada, funcional y foránea? O más simple, ¿cómo vez la relación entre identidad nacional y las bandas tributo en general?

Ese es un tema bastante interesante y que inevitablemente va a estar siempre rondando este documental a pesar de que prácticamente no se toque de manera abierta en el cortometraje. Y es inevitable porque, más allá de que en este caso en particular se haga un retrato de un grupo de personas que intentan poseer o aparentar o idolatrar, de un modo extremo, una identidad que no les pertenece, al final de cuentas la analogía con nuestra identidad cultural es ineludible, y sobretodo porque la gran mayoría de los chilenos forjamos varios elementos de nuestra identidad siguiendo patrones de otras culturas. Quizás no son muchos los que se visten idénticamente igual que Axel Roses, pero seguro que hay varios que se inspiran en su manera de vestirse o en la de Kurt Cobain o la de Jim Morrison o Britney Spears o Brad Pitt etc. Y evidentemente son aún más los que escuchan mayoritariamente música extranjera o ven mayoritariamente películas extranjeras o leen mayoritariamente libros extranjeros, o comen sushi o tallarines o mac donalds en más oportunidades que porotos con riendas. Por todo eso no es de extrañar que privilegiemos lo extranjero, incluso aunque se trate de una imitación, y de eso formamos parte tanto público como locatarios.

Quizás una primera conclusión podría ser que las bandas tributos terminan convirtiéndose en una metáfora de nuestro comportamiento identitario, por eso hay que entender que aquello que tanto nos llama la atención de estas bandas es también algo tan propio de casi todos nosotros como chilenos.
Finalmente vale tener en cuenta que el fenómeno tributo es algo que ocurre a nivel mundial y que incluso se da en países del primer mundo como Estados Unidos e Inglaterra. Este aspecto podría aportar un nuevo elemento a la lectura al suceso, y es que quizás el fenómeno no solo se remite a un asunto de falta de identidad nacional, sino que también puede tener que ver con la imitación de una figura heroica, la necesidad imperante de lograr acercarse a un modo soñado de vida que el mercado ha sabido vender muy bien.

6. LO ORIGINAL
Tu mismo formabas parte en ese entonces de una banda de temas originales y actualmente de un sello independiente que las acoge, ¿cuánto de esto influyó en el abordaje de la problemática asociada al espacio y negocio que les significa a las bandas tributo existir en desmedro del trabajo “original”?

La verdad es que influyó bastante, porque si bien llevaba poco tiempo con mi banda, ya me había podido hacer una idea de cómo era el trato entre los locales y las bandas originales independientes, donde muchas veces tienes que arrendar el espacio para tocar y ni siquiera eso te asegura que tengas buenas condiciones. Todavía sigue ocurriendo que el mejor trato que puedes conseguir con un bar es que te den un par de cervezas y luego un porcentaje de las entradas, mientras que gran parte de las bandas tributo cobran por anticipado antes de tocar en un local, y cobran buena plata. Pero también es lógico que ocurra así, obviamente un locatario va a preferir pagarle a una banda tributo que le va a llenar el lugar que a una banda independiente con poco público.

7. PROFESIONALISMO
Se puede concluir algo paradójico, y es que muchas bandas tributo se profesionalizan y van más allá del mero hobbie que apela a la nostalgia del cuarentón, y que en estas se constituyan músicos de buen nivel en función a la interpretación, tal como lo haría un músico de academia cuando debe trabajar con la partitura de un clásico (guardando las proporciones). Entonces dentro de esta lógica de trabajo serio y disciplinado, ¿qué te produce que finalmente X banda tributo se profesionalice de tal manera que logre buen sonido y nivel técnico a veces supuestamente superior a una banda de temas originales y por tanto se legitime en el mercado por su eventual calidad?

Me parece que las bandas independientes cada vez están desarrollando un trabajo mucho más profesional y dedicado, y a consecuencia de eso no sólo las presentaciones en vivo son de gran calidad, sino que los discos que se están grabando también lo son. La labor de sellos como Cazador, Algo Records o Quemasucabeza, por nombrar algunos, da cuenta de un trabajo serio, de mucho esfuerzo y dedicación, por eso no es de extrañar que muchas de sus bandas hoy en día estén teniendo cierto éxito en el extranjero, sonando de igual a igual con bandas de reputación internacional. Y eso se debe a que no sólo tienen buenos instrumentos, sino que también a que trabajan con todo un equipo de profesionales que va desde roadies a productores musicales. Hoy en día la industria de música independiente nacional se toma muy en serio y eso está teniendo sus consecuencias positivas y por ende no tienen nada que envidiarle a las bandas tributo.

8. ACTUALIDAD
¿Que pasa actualmente con las bandas tributo y que ha cambiado a lo largo de los años segén tu percepción? ¿Qué reacción provocó el documental en las bandas al verse incorporadas a una lógica articulada con reflexiones que escapan un poco a su rutina de mimesis musical? Aqué, donde curiosamente se expresan como individuos con sensibilidades propias y autoconscientes de las problemáticas que emergen al interpretar un personaje, una estrella de rock “real».

Honestamente no he seguido mucho la pista del circuito de bandas tributo, pero me parece que el boom que se vivía hace unos años está un poco de capa caída y seguramente tiene que ver con lo que mencionaba anteriormente, y es que hoy en día hay cada vez más bandas originales de gran calidad y con un público que aumenta lenta pero progresivamente. Nunca tuve la posibilidad de ver la reacción de las bandas, sin embargo cuando tuvimos la oportunidad de conversar vía mail o teléfono se lo tomaron de buena manera, pero nunca conversamos más allá.

9. FICCION
También has incursionado en el desarrollo de ficción, cuéntame en que etapa estás con Las Muertes y a que preocupaciones e intereses responde como metraje.

Se trata de un proyecto de una índole muy diferente a Bandas Tributo. Es un largometraje ficción que se encuentra en etapa de pre producción, re escritura del guión y casting. Responde tal vez a un interés más artístico y cinematográfico, ahondando en temas como la muerte, las relaciones de pareja y la idea del “otro”. No me gusta adelantar de qué trata la historia, pero puedo decir que es una especie de drama en clave thriller con ciertos elementos metafísicos.

Película Online