Aguas Calientes de Cristián Vidal López
Películas relacionadas
Personas relacionadas
1980
Santiago, Chile

Una narrativa concebida y desarrollada en medio de un tenso camino de incertidumbre respecto a la supervivencia puede ser la posición mas difícil de dinamizar y mantener hasta final si se quiere obtener un documento audiovisual con autonomía y fluidez. Algo así sucede en el corto Aguas Calientes, donde reaccionando progresivamente a manifestaciones naturales que se vuelven cada vez mas duras, y cuando las relaciones humanas tampoco ayudan mucho, el realizador presionado por los hechos, las necesidades y la ansiedad misma del evento, debe ir organizando lo que ocurre a ritmo a veces trepidante y evaluarlo en tiempo real en su cabeza, para luego además volcarlo en un hipotético metraje con valor propio.  Los surcos que se van abriendo a través de la organización de los turistas, las irregularidades de todo tipo por parte de las autoridades locales y los lugareños y el constante peligro natural que pisaba los talones, dieron mucha sustancia dramática para este cortometraje… pero también pudo haberse vuelto un asunto plagado de desgracias ingratas.

Toda vivencia de supervivencia documentada tiene un lado revelador en lo que entendemos como civilidad, donde fácilmente se puede omitir cualquier conducta social de cooperación si los ánimos se caldean producto de las circunstancias y las particularidades culturales. El volver a indagar en detalles y cómo un realizador enfrenta el cuantioso caudal de situaciones y decisiones tiende a ser un testimonio pedagógico que ahora se concreta desde las dimensiones directas y proporcionadas del que grabó, montó y, sobretodo, (sobre) vivió el encierro en el pueblo de Aguas Calientes (Machu Picchu), Cristian Vidal López.

1. INSTINTO DOCUMENTAL
Tu ya tenías bastante experiencia en realización, tanto ficción como documental, sin embargo, las catástrofes a veces mitigan la capacidad proactiva de un realizador (ya sea independiente, de estudio o industria en general), que en ocasiones límite, se puede encontrar con muerte, sangre y horror, por lo tanto siempre se está a prueba el criterio personal de seguir o no, de dejar la cámara y ayudar en otra cosa. Más aún, en eventos donde se reacciona y uno no entra en la dinámica de la realización pensada y estructurada como se da en las escuelas. Entonces, llueve torrencialmente, comienza a ocurrir algo, alguien da la alarma de algo, empieza a haber movimiento. Rumores, caos etc. ¿En qué momento surge el instinto documental en este caso? ¿Qué gatilló el giro de turista-victima a documentalista y cómo fuiste sopesando el proceso personal mismo? 

Como turista uno registra con una finalidad de recuerdo familiar, para capturar un momento alegre, un lugar agradable, una emoción positiva. Difícilmente uno captura lo negativo. Entonces siendo turistas íbamos en el tren en dirección hacia Aguas Calientes y en el momento en que nos dimos cuenta de que el caudal del río era muy grande, lo primero que hicimos fue sacarle fotos  con el objetivo de registrar algo curioso. El problema de las fotos es que eran estáticas y que no mostraban lo violento del movimiento. Así que decidí poner la cámara en la opción de video para que se notara la fuerza del río. Creo que en ese momento comenzó el documental, cuando dejé de registrar con una finalidad anecdótica y comencé a registrar un acontecimiento anormal.
Al rato, en mi estadía en Aguas Calientes, comenzaron a aparecer mas y mas acontecimientos, que visto desde un punto de vista narrativo podríamos denominar como conflictos.

El documentalista (en este caso yo) apareció en el momento en que me dije a mí mismo “esto es un documental”. Cuando lo pensé solo sabía que estábamos encerrados, pero después apareció el caos de la gente y la desorganización del lugar que fue dándole importancia al registro. Progresivamente todo se fue empeorando, en el lugar se acababa la comida, reinaba la desorganización, etc. Se me ocurrió hacer entrevistas, seguir a mi papá (que por un momento fue el representante de turistas chilenos), entrevistar a los turistas damnificados, grabar las noticias de la tele, y estar atento a todo lo que pasaba, siempre con la cámara lista, que era una cámara de fotos no profesional (o sea, no era la 7D ni alguna que se le parezca) así que las condiciones técnicas fueron las que tuve a mano, una imagen pixelada y sonido de cámara de foto.

Lo otro que fue decisivo para mi como documentalista fue ver a la gente hacer labores sociales, organizándose, ayudando. Y pensé que yo no estudié trabajo social, ni medicina, o algo parecido. Y que no me iba a poner a ayudar a los pobladores porque esa no era mi área. Además ya había mucha gente haciendo eso, así que como andaba con la cámara no me tenía que sentir culpable por andar grabando. Sentí que tenía que denunciar la falta de ayuda del gobierno peruano y de la desorganización del lugar, y al mismo tiempo registrar la organización de los turistas.

2. ORGANZACIÓN (INTERNA)
No es menor, pues me llamó la atención de inmediato ¿como te organizaste para con las baterías (pilas y memoria) y su constante posibilidad de desgaste? pues me imagino que en esas circunstancias no era una prioridad gastar la electricidad en pilas ¿o sobraba electricidad?, cuéntame como te organizaste desde el punto de vista de la “producción técnica”.

En los créditos del documental aparece mi papá como productor y es así porque él me financió todas las pilas que compré para la cámara. Deben haber sido más de 20. Lo otro complicado era que la tarjeta de la cámara era de 2 gb y a parte de eso yo tenía un pendrive de 2 gb. O sea en total tenía 4 gb para respaldar todo el material. Entonces iba a los ciber café a editar en el pendrive, revisando el material, borrando los clips que no servían, memorizando y ordenando en mi cabeza. Borraba la información repetida y así me quedaba mas espacio para seguir grabando.

Era un poco doloroso el proceso de borrar material porque no sabía como sería el montaje final y no sabía si algo que borrara me podría servir más adelante. En un momento pensé conseguirme las cámaras de todos los chilenos del lugar y hacer un montaje paralelo de todas las realidades mezclando imágenes de prensa, así que me conseguí los mails y fonos de la gente que andaba grabando. Después opté por tener solo un punto de vista de los hechos. Y más adelante, cuando me puse a editar, lo hice en un día, supongo que fue porque ya tenía casi todo armado en el pendrive.

3. GUION y PERSONAJE (S)
¿Ibas revisando el material mientras pasaban las horas y/o tenias algun orden o jerarquia de los hechos?, ¿como te organistaste para seleccionar lo que te interezaba narrar considerando que habian mas de 2.000 potenciales personajes pululando por ahi?

El material grabado lo iba revisando en el momento. Si era único lo dejaba, si es que ya tenía algo parecido veía si borraba el archivo anterior o el nuevo. Revisaba el material cada vez que podía para ir haciendo espacio en la tarjeta. Mi criterio de narración fue mostrar las cosas como sucedían, en un aspecto teórico puede criticarse el valor objetivo de un registro, pero a la hora de agarrar la cámara uno presiona rec y las cosas pasaban delante. No pensé tener un punto de vista “autoral”, sino mas bien ir a los lugares donde pasaran cosas y registrarlas. Después en el montaje seleccioné la duración de los planos y privilegié unas situaciones por sobre otras dándole una intención narrativa.   

4. CULTURA
¿Cuál era la actitud de los lugareños respecto la catásfrote, es decir, subían los precios y seguian haciendo “negocios” sin inmutarse de que estaban todos en inminente en peligro si se acababa el alimento y no lograban salir? No recuerdo que aparecieran imagenes de los comerciantes en el documental, ¿era difícil grabarlos a ellos no decidiste no usar material de ese tipo?

Hubiese sido interesante mostrar el lado económico del asunto, por ejemplo cuando fui a comprar unas pilas me dijeron que el valor era de 4 soles, fui a buscar la plata y cuando volví me dijeron que valían 6 soles. Mientras avanzaban los días todo subía de precio. El turismo es un negocio que no tiene que ver con la historia de los lugares, tiene que ver con la explotación de esos lugares. Y desde ese punto de vista se aprovecharon de la situación. De echo se rumoreaba que los primeros en ser evacuados fueron los que pagaron por irse en los helicópteros. Al final, gracias a la presión que se ejerció con la organización de los turistas, el alojamiento fue gratis para los que no tenían como pagar y hubo un clima de cooperación mutua entre los habitantes y los turistas.

5. PROTOCOLO
En las notas del rodaje sentencias: “primero el gobierno peruano tiene que actuar, para que despues actúe el chileno, ese es el protocolo”. ¿Qué acción exactamente esperaba el gobierno chileno? ¿Recibieron comunicados oficiales que dieran señal de salvación? No me parece descabellado pensar que en algun momento viniese una avalancha. ¿Creíste cercano esto en algun momento?

La primera impresión de la innudación es pensar casi riendo “no, cómo nos va a ocurrir eso”. Pero después cuando empecé a observar que los habitantes se estaban preocupando, y que hace 15 años mas o menos ya se había inundado el lugar o que más arriba habia una represa que podría haberse desbordado y que pasaban los dias pero no nos rescataban y seguía lloviendo. Entonces ahí me empecé a preocupar, además el ambiente estaba tenso. Antes de que nos sacaran en helicóptero todo parecía tragedia, y pensé realmente que pasaría eso y que alguien que no iba a ser yo, iba a encontrar mi material e iba a editar todo.

Varios gobiernos ofrecieron sus helicópteros, pero el protocolo es que “el dueño de casa” tiene que permitir la entrada de esa ayuda. Entonces, por lo que se comentaba, era mal visto que un gobierno no pueda solucionar sus propios problemas y tenga que acudir a otros. Es señal de debilidad. Del gobierno chileno se esperaba lo mismo que de los otros gobiernos, que ejercieran presión para encontrar soluciones concretas al encierro. Llegó apoyo chileno, pero no tengo mucha información sobre los resultados de la ayuda. Eso sí, llegando al Cuzco nos rescataron en el avión Hércules de Chile, y hubo una muy buena coordinación para traernos a Iquique. Me da la impresión de que la prensa cumplió un rol fundamental en informar y hacer noticia, asi como agilizar el funcionamiento de las cosas. El cuarto poder ejerció presión.

6.DOCUMENTAR
Tu relatas (en las notas de rodaje): “…fui uno de los pocos jovenes chilenos que logró salir hoy en helicóptero, otros se han ido a pie con un guía. Aún quedan alrededor de 100 jovenes chilenos y unos 700 turistas de otros paises”. Cuando te tocó el turno por salir de Aguas Calientes, posiblemente tenias mucho material útil, sin embargo ¿nunca pensaste en quedarte hasta el final? Digo, metiéndote en el “personaje” de documentalista al 100% ¿o fue algo evidente para ti salir cuando se diera tu turno u oportunidad?

En una situación de riesgo vital las cosas se ven peores que estando a salvo. Si te preguntan qué prefieres ¿salvar tu vida o grabar un documental? No es muy difícil de responder. Para mi fue evidente que si era mi turno de salir, era mi turno.

No se si arriesgar tu vida te convierta en un documentalista al 100%, creo que serías un documentalista al 50% ya que en caso de muerte, tienes el registro pero no el corte final… incluso si te mueres, talvez seas un documentalista al 0% porque a parte de ti ¿Quién mas le dará el valor a tu registro?…  ¿Qué registro tiene el mismo valor que la vida propia? Lo irónico es que todos dedicamos nuestra vida al cine. Y la pregunta es ¿Cómo se vive haciendo cine?…. esa pregunta me parece mas interesante. En vez de morir por el cine, vivamos con el cine. La pregunta es ¿Cómo? 

7. CONCLUSION
Las situaciones de este tipo, ya lo sabemos, son pruebas y oportunidades para el instinto, el control y la teoría (audiovisual) aprendida, ¿recuerdas algo que te hubiera gustado retratar, rescatar del evento, o sientes que diste cuenta de lo que querías dar cuenta?

Respecto a la teoría nunca he tenido muy claro qué es un documental, y mientras mas trabajos hago mas me doy cuenta que el documental busca ser una ficción y viceversa, que la ficción busca integrarse en el verosímil de lo real.

Ahora, viendo mi documental con distancia, otra opción pudiese haber sido grabar a la gente que estaba a mi lado y que yo trataba de no mostrar: mi papá y mis dos hermanos. Y por tratar de no ser autoreferencial no registré el cumpleaños de mi papa, o las bromas de mis hermanos. Creo que si hubiese retratado mi relación con ellos y sus conflictos posiblemente el documental hubiera tenido un valor mas cercano a la ficción. Hubiese sido la historia de un padre por salvar a sus hijos, o la de una familia que intenta salir adelante en una catástrofe.