ENTREVISTAS
Constitución tendrá su primera sala de cine. Entrevista a uno de sus gestores
Por Gabriela Gonzalez
23 de mayo de 2016

El próximo 28 de mayo se inaugurará formalmente este espacio que tendrá como objetivo principal transformarse en un polo cultural para el cine chileno. “Nos propusimos eliminar las brechas de participación cultural y pensamos en el cine como herramienta. Mucha  gente de la ciudad, muchos niños, nunca han tenido la posibilidad de ir a un cine”, cuenta Ricardo Weibel, fundador de la Fundación Cultural CineCón, responsables del proyecto.

Todas las encuestas y mediciones en materia cultural que se realizan en Chile indican una y otra vez la enorme desigualdad existente en la oferta cultural entre las distintas ciudades del país. Santiago se erige como la localidad aglutinadora de las manifestaciones artísticas en desmedro de otros lugares que ni siquiera cuentan con espacios para el desarrollo de éstas.

Era el caso de la ciudad de Constitución, donde por años el Teatro Municipal fue el espacio usado para poder a acceder a la cultura. El terremoto del año 2010 echó por tierra el lugar y dejó a la ciudad y sus habitantes con menos posibilidades aún de acceder a manifestaciones artísticas. Fueron esas condiciones las que hicieron germinar el proyecto Fundación Cultural CineCón, que celebrando su primer año inaugurará la primera sala de cine de la ciudad de Constitución. Ricardo Weibel nos cuenta del proyecto, sus detalles y proyecciones.

¿Con qué objetivos surge la Fundación Cultural CineCón?

Constitución es mi ciudad natal, aquí crecí y me crie. Fue aquí donde tuve mis primeras aproximaciones con el arte y, por lo mismo, sé lo difícil que resulta acceder a ellas para las personas que están en provincias.  Por esa razón siempre dije que cuando volviera sería para generar un proyecto grande y de calidad que facilitara el acceso a la cultura, que permitiera  posicionar a Constitución como un polo cultural y turístico y que  acercara a los niños de la ciudad a las artes. Este proyecto comienza a ser realidad hace un año cuando, junto con mi mujer Daniela Geisse y con mi amigo Juan Pablo Rosales, empezamos con la Fundación CineCón.

Es evidente que en Chile existe un centralismo en materia cultural y que eso se evidencia, entre otras cosas, con la falta de espacios culturales en distintas ciudades. Pensando en ello, ¿cómo se gestó esta primera sala de cine?

Antes en Constitución la gente esperaba con ansias que se diera una película en  el Teatro Municipal, pero luego del terremoto de 2010 esa instancia desapareció y como ciudad quedamos con la sensación de que perdimos algo  importante. Al momento de planificar el trabajo como Fundación, nos propusimos eliminar las brechas de participación cultural y pensamos en el cine como herramienta. Mucha  gente de la ciudad, muchos niños, nunca han tenido la posibilidad de ir a un cine, para poder ver  una película las personas de acá tienen que viajar dos horas.  Como Fundación creemos que el cine, muchas veces, es la puerta de entrada al mundo de las artes y eso acá era impensado, por eso nos decidimos a empezar nuestro trabajo con esa recuperación. 

¿Cómo ha sido el desarrollo del proyecto?

No ha sido nada fácil hacer realidad este sueño, hemos trabajado muy duro. Desde que comenzamos con la construcción hasta hoy han pasado casi ocho meses. Afortunadamente  hemos contado con el apoyo de mucha gente que nos ha ayudado de una u otra forma. En relación a los recursos, lo hemos hecho sólo con nuestro trabajo y aportes de cercanos.

¿En qué se diferencia esta iniciativa con las otras existentes en la zona?

Nosotros creemos en incorporar la cultura a la gente desde que son niños. Queremos lograr que el arte sea prioridad, que las comunidades no sólo sean espectadores, sino que hagan, que  creen, que se desarrollen en torno al arte y en eso falta mucho trabajo desde la esfera pública.

Entiendo que además esta sala se dedicará principalmente al cine chileno. ¿A qué obedece esta situación?

Tendremos una cartelera enfocada en el cine nacional porque estamos convencidos que es un excelente producto. Día  a día la industria crece, en todo sentido, en cantidad y calidad y muchas veces por temas económicos grandes películas no pueden llegar a ser vistas en pantalla grande, para lo que fueron hechas.

¿Por qué se decide partir este proyecto con una sala de cine y no con otra disciplina?

Como Fundación sabemos que  el cine es un anhelo desde hace mucho tiempo para gente de la ciudad, no así las otras artes que actualmente tienen un espacio para su desarrollo en el renovado Centro Cultural de Constitución, construido por el premiado arquitecto Alejandro Aravena.

¿Cómo han recibido la noticia los gremios y profesionales del audiovisual chileno?

Hemos tenido gran aceptación y apoyo del medio. Muchos realizadores están ansiosos de poder estar en nuestra cartelera. Sin ir más lejos la próxima semana abrimos con una doble avant premiere de  las películas Fragmentos de Lucía de Jorge Yacomán y Toro loco sangriento de Patricio Valladares, cerrando el mes con Quilapayún, más allá de la canción de Jorge Leiva.

Y la comunidad de Constitución, ¿cómo ha recibido la noticia de la sala?

La gente de Constitución está muy feliz y expectante con la apertura de la sala. Todos los días nos escriben para felicitarnos y nos preguntan por la cartelera, por las entradas, etc. Además estamos realizando talleres artísticos, gracias al Fondo Participa de INJUV, y uno de estos talleres es Apreciación de cine, por lo que nos han visitado varios cursos de los colegios de la ciudad y la recepción por parte de ellos ha sido fantástica, han quedado muy felices. Como dije antes, para muchos de ellos es la primera vez que entran a una sala de cine.

¿Qué proyectos futuros tiene la Fundación?

Tenemos muchos proyectos, pero tal vez el más grande y en el que vamos a centrar toda nuestra energía es en la transformación de una bodega de Ferrocarriles en un gran Centro Cultural, donde habrá una sala de cine, teatro y música, habilitada para  100 personas. Además de una exposición permanente del Ramal Talca- Constitución, el último ramal de Chile; también  tendrá  una sala de de arte y un café literario.