Cielo. Una imagen dice más que mil palabras
Películas relacionadas
(2017)

Cuando se menciona al desierto de Atacama, se relaciona inmediatamente con el sol abrasador, el desierto florido, incluso las salitreras. Sin embargo Cielo es un documental que intenta mostrar la otra cara de la moneda, la noche fría y el mar de estrellas que alumbra las pocas almas que tienen la dicha de dormir bajo su manto.

De la mano de Alison McAlpine, escritora y poetisa reconocida en su natal Canadá, que una vez más pasa desde la dirección en las tablas a la pantalla grande, a una década de Second Sight (2008), su primer film. En su nueva producción busca transmitir las sensaciones que afloran en ella ante la presencia de la inmensidad de la noche estrellada, que deja sin palabras a cualquiera acostumbrado a las luces artificiales de la ciudad. En un film, donde los diálogos pasan a segundo plano cuando en la pantalla aparece el cielo atacameño.

El documental se desarrolla lentamente, con cada nuevo relato o anécdota presentada, McAlpine deja el tiempo necesario que permite al espectador interactuar con el ambiente y sentirse envuelto por el manto de estrellas. El film presenta historias y motivaciones de quienes llevan toda su vida, día a día, conviviendo con la soledad entregada por cielo y tierra. Son esas personas que con su sencillez y humildad enseñan con orgullo la magia de su hogar y los misterios que la rodean. Y de la misma manera muestra el impacto para aquellos visitantes pasajeros, que no conformes con el paisaje que los rodea, buscan respuestas en el vasto universo, rompiendo los límites de la imaginación y al borde de la ciencia ficción, cada uno a su manera las encuentran y quedan satisfechos, o tal vez no, con ellas. Son estos actores improvisados los que dan valor a la película, ya que no hay mejor forma de transmitir un sentimiento que por medio de la experiencia de aquellos que lo viven a carne propia.

La narrativa propuesta por la directora tiene como objetivo reflejar los sentimientos que el espectador experimenta al ver y escuchar al desierto y su gente. Las sensaciones evolucionan y cambian con cada historia nueva presentada, y la figura de Alison permite conectarse con cada nuevo personaje y aprender de él. Ya que sin importar si es un habitante nativo con sus problemáticas diarias o un científico extranjero explorando el cosmos, los sentimientos e inquietudes son los mismos, ya que es tal la magnitud del firmamento, que afecta en lo más profundo del alma de las personas.

La conexión con la gente y sus experiencias no sería posible sin la visualización de la maravilla, ya sea el frío desierto que es escenario principal del diario vivir de los protagonistas, también el cielo estrellado, lleno de misterio, inquietudes y magia con un significado diferente para cada uno. Quizás sean las respuestas entregadas por ALMA, que solo algunos afortunados tienen la dicha de apreciar a diario.Cielo crea la posibilidad de acercar cada locación al espectador y maravillarlo con ella, tanto que no se requieren explicaciones, no son necesarios grandes conocimientos para hallar respuestas en la infinidad del firmamento. La cámara permite ver la evolución del paisaje y con él, los sentimientos del espectador.

Una imagen vale más que mil palabras, es un dicho muy válido para el contexto nacional, muchas veces se esperan acciones y sólo llegan palabras, tanto que la gente se cansa de esperar. En un país con tantas problemáticas, falta mostrar la belleza de lo que tenemos, porque muchas veces no se logra apreciar las maravillas que nos rodean, es por esto que para un pueblo cansado de las palabras, Cielo trae la mejor respuesta: imágenes. La película chileno-canadiense no requiere de un guión muy complejo o de montajes elaborados. El mejor recurso es la riqueza visual propia de nuestro país, es el arte de colocar la cámara en el lugar y momento precisos, Chile necesita ver a Chile y por eso se necesita cinematografía como Cielo, que con los recursos más básicos resalta y es reconocida.