CRÍTICAS Y ESTUDIOS
Cielo, de Alison McAlpine
Por Antonella Estevez
8 de septiembre de 2018

El desierto de Atacama debe ser de los lugares más fotogénicos del mundo. El encuentro de ese cielo limpio con la magnificencia de las montañas permite adentrarse en la inmensidad y relevar algunas de las preguntas claves de nuestra existencia. Patricio Guzmán ya había sucumbido a la belleza de esta zona y las posibilidades que abre hacia la memoria y la filosofía en su bello documental Nostalgia de la luz y ahora es la realizadora canadiense Alison McAlpine quien se deja seducir por los cielos atacameños y por su gente.

Esta coproducción de Canadá y Chile reúne a algunos reconocidos nombres del cine nacional. La producción en Chile está a cargo de Paola Castillo -de Errante producciones-, el montaje lo hizo la brillante Andrea Chignoli (responsable de la edición de Joven y alocada, Violeta de fue a los cielos, La novia del desierto entre muchas otras) y la dirección de fotografía es crédito del talentoso Benjamín Echazarreta que cumplió el mismo rol en cintas como Una mujer fantástica, Rey y Gloria.

Alison McAlpine es reconocida por su trabajo anterior Second Sight (2008) y por su trabajo como directora de teatro, escritora y poetisa en Canadá, Reino Unido e Irlanda, y la sensibilidad propia de esta formación se hace presente en la manera en que está construido este documental. McAlpine le hace preguntas al cielo, y también al espectador. Su impacto ante la magnitud de estas noches estrelladas y lo impresionante del paisaje se expresa a lo largo de la película no sólo en la notable fotografía de todo el documental, sino también en la voz en off que va guiando la narración. Una voz que invita a detenerse, a permitirse afectar por el paisaje, a hacerse preguntas y a compartir las inquietudes.

La directora también comparte sus preguntas con los habitantes de esta zona, los nativos y los extranjeros y resulta especialmente refrescante la horizontalidad con la que se acerca a unos y otros, comprendiendo que la sabiduría se alimenta desde distintas fuentes. Desde humildes pescadores que viven con lo que el mar les entrega, hasta brillantes científicos extranjeros que llegaron a Chile guiados por las posibilidades de descubrir desde estos cielos algunos de los misterios del universo, todos ellos comparten con McAlpine sus reflexiones respecto a cómo este contexto los define, los desafía y los mantiene a la vez calmos e intrigados.

El film se estrenó mundialmente en New York Film Festival -y exhibido en festivales como Hot Docs y DOXA-, previo a su llegada a SANFIC. En noviembre tendrá su estreno comercial como parte del programa Miradoc 2018. La recomendación es no perdérselo en pantalla grande y con buena proyección, entonces lo más probable es que ese cielo también le seduzca, le llene de preguntas y le regale su belleza.