CRÍTICAS Y ESTUDIOS
Femcine: Aportando a la diversidad de miradas
Por Antonella Estevez

A finales del 2010 un grupo de mujeres vinculadas al audiovisual creamos FEMCINE ante la necesidad de mostrar el trabajo de directoras de todo el mundo y apoyar el desarrollo de nuevas realizadoras en nuestro país. En estos años muchas cosas han pasado, y la lucha por la defensa de los derechos de las mujeres se ha hecho,poco a poco, más visible. Situaciones que antes estaban completamente normalizadas, hoy dan para debate y eso ya es un avance.

Hoy vivimos en un mundo de contrastes. Mientras una poderosa ola de conservadurismos se hace espacio en distintas naciones y gobiernos, desde la sociedad civil se comienzan a levantar voces cada vez más potentes en defensa de la diversidad y los derechos humanos. FemCine es parte de esas voces, somos un grupo de gente -hombres y mujeres- que creemos en el cine como una herramienta de comunicación y reflexión que nos ayuda a repensar la manera en que estamos construyendo nuestra sociedad.

El cine –como todas las artes- tiene el poder de darle al público la posibilidad de ponerse en el lugar de otro, conocer sus historias y emocionarse con sus desafíos. Durante el tiempo que dura la película, nos adentramos en otras realidades y somos enriquecidos con esa experiencia ayudándonos a desarrollar la empatía y una comprensión del mundo más rica y compleja. Las películas nos ayudan comprender el mundo y aportan en el desarrollo de pautas culturales que se replican en nuestra cotidianeidad. Quienes crean las películas tienen el privilegio y la responsabilidad de compartir sus mundos y hablar desde sus inquietudes.

Entonces ¿Qué pasa si más del 90% de las películas que vemos vienen de un solo lugar? Según diversos estudios menos del 5% de las películas más vistas en la última década han sido dirigidas por mujeres. Según Cinechile, de las 243 películas chilenas estrenadas en entre 2011 y 2015, sólo 15 fueron dirigidas por mujeres, sólo un 6,1% y únicamente el 11% de ellas tienen protagonistas femeninas. En 2016 de las cuarenta películas chilenas estrenadas comercialmente, sólo cinco –tres documentales y dos ficciones- fueron dirigidas por mujeres. Que más de la mitad de la población tenga ese bajo nivel de representación influye definitivamente en la creación de imaginarios y relaciones sociales en el espacio público y privado de nuestro país.

Hacemos FEMCINE cada año con el objetivo de aportar al dialogo sobre cómo construimos nuestra sociedad, y lo hacemos visibilizando el trabajo y las voces de realizadoras que desde sus diferentes contextos crean discurso. Gracias a nuestros fieles y generosos aliados podemos hacer un festival que alcanza a miles de personas que pueden tener acceso gratuito a actividades y películas que de otra manera serían muy difíciles de conocer. La invitación a ver buen cine, a emocionarse y a conversar está hecha. Sólo queda aceptarla y atreverse a mirar y mirarse desde nuevos lugares.