CRÍTICAS Y ESTUDIOS
Valdivia 2016: “El Cristo Ciego” de Christopher Murray
Por Daniela Ramirez, enviada especial

Rafael es un habitante más en un pueblo recóndito del desierto chileno. Pero no es cualquier habitante. Él es Cristo. Una revelación divina que tuvo de niño lo marcó para siempre. Hasta ahora, pasaba sus días soportando humillaciones y cuidando de su padre alcohólico, pero una noticia sobre su único amigo de infancia lo llevará a emprender una peregrinación para realizar su primer milagro, abandonando todo el mundo que conocía.

El uso de travelling y movimientos de cámara que acompañan a Rafael, nos producen una calma constante. Él marca el ritmo de la narración, los movimientos de cámara son definidos por el personaje y es él quien decide que vemos y que no. En el proceso en que el protagonista va en busca de su amigo para poder ayudarlo y sanarlo, nos va dando lecciones de vida a través de a cada historia que va contando. Cada vez que alguien la da una negativa o lo rechaza, trata de convencer a través de una historia, convenciéndonos también a nosotros, pues durante todo el tiempo nos encontramos susceptibles a creer si Rafael es capaz o no de realizar un milagro. Recorremos la travesía con él, lo acompañamos en cada decisión, y escuchamos cada historia.

Con un toque de humor, que a ratos se hace presente, Murray nos permite relajarnos un poco y descubrir el mundo interno de Rafael y aceptar la forma extraña que Rafael tiene para realizar su camino. Un camino que realiza descalzo, pero que sin mayor problema le permite llegar a su destino, dejando detrás admiradores - que se sin esfuerzo ni intensión alguna- él logra atraer, transformándolos en sus testigos.

Murray utiliza el desierto, como un gran mundo solitario, donde Rafael ha encontrado su fe, pero teme perderla. Y es por eso que en lo planos generales siempre lo vemos sólo. La fotografía de Inti Briones muestra la grandeza del desierto y lo pequeños que somos como humanos frente a ese mundo. La fe de Rafael, que dice que proviene de nuestro interior, puede llegar a ser igual de grande. Pues ese mundo es un mundo que nadie entiende y que por lo mismo genera conflicto en su entorno.

El elenco está compuesto en su gran mayoría por actores no profesionales, siendo el protagonista el único con estudios de teatro. La cinta destaca por sus actuaciones, donde cada uno de los personajes que se hacen presente, mantiene el tono total de una película que sin duda vale la pena ver.