CRÍTICAS Y ESTUDIOS
29 de noviembre: El día del cine chileno en memoria de Carmen Bueno y Jorge Müller
Por Gabriela González F.

Carmen Bueno y Jorge Müller recorren la mañana del 29 de noviembre de 1974 la avenida Bilbao rumbo a sus casas. La noche anterior celebraron el estreno de la película A la sombra del sol de los directores Silvio Caiozzi y Pablo Perelman, en la que ambos participaron. Estuvieron reunidos en el cine de Las Condes y luego en la casa de uno de los integrantes del equipo. El toque de queda los obligó a pasar la noche fuera de sus hogares.

Ese pequeño gesto de celebrar el estreno de una película era un triunfo en esos años, debido al estricto celo impuesto por la dictadura. Y de eso sabían Carmen y Jorge, pues al 29 de noviembre de 1974 habían desarrollado una intensa carrera en la cinematografía chilena. Sin embargo, esa película tiene un significado especial para ambos, ya que durante el rodaje se conocieron e iniciaron una relación de pareja.

Carmen tenía 24 años y Jorge 27. Carmen era actriz y cineasta y Jorge camarógrafo y fotógrafo. Carmen y Jorge militaban en el MIR. Carmen y Jorge fueron interceptados la mañana del 29 de noviembre por agentes de la DINA. Carmen y Jorge fueron detenidos, torturados  y desaparecidos.

2mullerbueno_24112014.jpg

Carmen Bueno y Jorge Müller durante el rodaje de A la sombra del sol (Foto extraída del sitio http://el-siglo2.blogspot.com/)

Día del Cine Chileno

Luego de su detención fueron llevados a Villa Grimaldi y a Cuatro Álamos. Dicen que en este último centro de torturas se comunicaban por señas, que un gendarme los descubrió, amenazó y días después los sacaron del recinto sin que hasta hoy se conozca su paradero.

Su desaparición golpeó fuertemente en la comunidad audiovisual chilena. Desde el  dolor y luego desde la resistencia política, decidieron que ni la fecha ni la desaparición de sus compañeros de oficio pasaría inadvertida. Así, anualmente se reunieron los 29 de noviembre para recordar a los suyos y, cuando las condiciones lo permitían, proyectar algún trabajo fílmico. Fue lo que por años se conoció como Día del Cine Chileno.

Pese a su corta edad, ambos habían desarrollado una importante labor en la cinematografía chilena. Ella era una ferviente activista del cine que se había desempeñado en áreas tan diversas como la actuación, técnica e incluso continuidad. Por su parte, Jorge Müller por esos años había colaborado en emblemáticas producciones nacionales como La Batalla de Chile de Patricio Guzmán y Palomita Blanca de Raúl Ruiz, entre otras.

La conmemoración del Día del Cine Chileno se extendió hasta llegada de la democracia, pero fue en los noventa cuando irrumpió una celebración de corte comercial que llamaba a celebrar la producción audiovisual, pero a través del consumo. Unidas las principales cadenas de exhibición del país y apoyadas por el Estado, la actividad invita hasta la actualidad a ver películas- chilenas y extranjeras-a un precio rebajado y en una fecha que ha ido cambiando con los años y  que no tiene ningún vínculo con la historia de la cinematografía del país.

Conscientes de la pérdida,  desde hace unos años se ha buscado volver a instalar el 29 de noviembre como una instancia de recuerdo y reflexión en torno al quehacer cinematográfico. Por ello, anualmente organizan distintas actividades con ese objetivo: recuperar una fecha relevante para el cine chileno.

jorge-muller-2-loperateur.jpg

Jorge Müller, durante el rodaje de La Batalla de Chile