“Romance de medio siglo”: Los personajes
Películas relacionadas

Los personajes

Para presentar episodios de cincuenta años, los autores de esta película se vieron obligados a llevar a la pantalla numerosísimos personajes. Y éstos solo pueden asomarse un instante a contribuir atropelladamente a la carrera vertiginosa de la intriga. Imposible pues, exigir que esas fugaces sombras tengan carácter, relieve vigoroso, acento personal. Así, al examinar el “Romance de medio siglo”, nos encontramos con que en tan complicada historia, no se muestra una sola figura interesante o definida. Y la protagonista que actúa a lo largo de toda la película, no posee ningún relieve psicológico. Es una señora que obedece a extraños arrebatos, que tiene reacciones inexplicables. En el momento en que está cambiando las argollas con su futuro esposo, en medio de una brillante fiesta, ve tras el cristal de una ventana el rostro de un desconocido. Inmediatamente se enamora de ese individuo, abandona la ceremonia, y corre al último patio de su casa en busca de ese hombre. En el terremoto de Valparaíso no siente el instinto maternal y va a salvar a su hija, sino que se queda por abrazar al misterioso enamorado.

El esposo de Ana María acepta que el hijo de Daniel Belmar- del hombre que se asomó por el cristal- vaya a vivir a su casa, y espera que el niño esté enfermo de gravedad para protestar por la presencia de esa criatura en su hogar. Es decir, protesta en la circunstancia en que no debió haber protestado. Y el que lo hace es un hombre de nobles sentimientos.

En muchas películas aparecen estos extraños fenómenos, pero en cambio hay otros personajes que tienen reacciones normales. En “Romance de medio siglo” las dos figuras que se mantienen en escena se conducen en forma inexplicable. Nada podemos decir acerca del trabajo interpretativo, pues los actores no tienen ocasión de realizar una escena interesante.

Esta película, que tiene todas las características de una improvisación, hace suponer que ha sido mucho más extensa y ha sido mutilada en sus escenas principales.

Afortunadamente, la dirección de Chile Film está animada por un encomiable espíritu de trabajo y anuncia que en  sus talleres se está dando fin a varias películas. No dudamos que en ellas sabrá salir triunfante, y contribuirá al progreso del cine nacional. Por ser la primera producción hasta ciento puntos son justificadas las deficiencias de esta película. Chile Film aún no tiene elencos formados, y la elección de actores y directores es mucho más difícil de lo que se supone.

Artículo publicado originalmente en:
El Mercurio, 13 de octubre de 1944.