«La Tarde era Triste»
Películas relacionadas

DE LA ROMERO-STADE FILM.- SE ESTRENA MAÑANA EN EL TEATRO IMPERIO.

Mañana se estrena en este teatro la gran película de aventuras a la yanqui intitulada “La tarde era triste”, de cuyo argumento es autor el actor y escritor porteño Luis Romero y Z.

Su argumento sencillo y emocionante cautivará la atención de todos desde las primeras escenas, pues no se ha omitido sacrificios ni gasto. Su escenario, como lo hemos dicho en otras ocasiones, es el puerto y la grandiosa majestad del macizo andino.

Las escenas dramáticas están entremezcladas con chistes sabrosos y bien intencionados, en tal forma que resulta muy ameno su desarrollo.

Es de advertir al público que en la filmación de esta película no se ha hecho uso de trucos de ninguna especie; los actores arriesgan su vida en varias ocasiones para ser naturales y precisos en sus interpretaciones.

El trabajo de laboratorio y filmación ha sido ejecutado por el  mejor “cameraman” chileno, Guillermo Stade, que ha sabido encuadrar todas las escenas muy correctamente y que ha hecho un verdadero derroche de efectos de luz.

El argumento es en síntesis la romántica y triste historia de una huerfanita hermosa, a quien el destino trata cruelmente. ¿Quien sabe a qué ley atávica obedece su sino? ¿Quién sabe por qué el destino la hiere con tanto ensañamiento?

La historia amorosa, con todas sus inefables escenas, con sus arrobamientos y sus dulces promesas…

En el programa musical que se ha confeccionado especialmente para el estreno de “La tarde era triste”, tiene a su cargo la parte cantada el artista criollo Carlos Orozco, gran guitarrista, que hará “de las suyas” con sus hermosas tonadas.

El conocido maestro Pablo Garrido ha escrito un shimmy y una marcha fúnebre basados en la melodía de “Fríos del alma”, la conocida canción que comienza:

La tarde era triste-

obra del aplaudido compositor don Francisco Rubí.

– 

 Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original.

Artículo publicado originalmente en:
El Mercurio, Valparaíso, 29 de octubre de 1924.