Junto a la laguna de San Pedro levantarán su Hollywood los penquistas: filmaron ya “Bajo la Cruz del Sur” para reivindicar al cine chileno
Películas relacionadas

Sí, señor… , y son de cobre las espuelitas del hombre… Como campana de palo suenan ante los jueces malos las razones de los pobres.

Estos cinco versos, sencillos, humanos, dieron rienda a un film de esfuerzo y químicamente chileno rodado a orillas del Bío-Bío. Más de alguna información, aunque esporádica, dio VEA para informar de los afanes de ese cine potencial, acaso reivindicatorio que crió alas en Concepción. Adolfo Berchensko, fundador y director de la Academia de Bellas Artes de la capital penquista, animó la empresa que allí inició hará cosa de unos dos años uno de los pioneros del cine nacional: Alberto Santana. Ambos nos acaban de visitar para explicarnos las perspectivas de la nueva industria. Y por ellos sabemos hoy de las perspectivas de una empresa, verdaderamente heroica en su cometido y en sus fines, pero la cual puede fructificar en lo que habremos de llamar el redescubrimiento del cine chileno.

vea4_25061947.jpg

“BAJO LA CRUZ DEL SUR”

vea5_25061947.jpg“Austral Films” es el título de la nueva empresa; “Bajo la Cruz del Sur” se llama su primera película.

Si el cine chileno –se dijeron Berchensko y Santana– no ha querido ver o recoger los veneros de la nacionalidad, Concepción y sus hombres lo intentarán . . .

Plantearon públicamente estos propósitos y emitieron 500 acciones de 300 pesos cada una para financiar los preliminares de la empresa. Todos respondieron: los industriales, los comerciantes, los empleados y los obreros. Hasta gente de actividad ajena a los afanes del cine, pero que siente como cosa propia los triunfos de la tierra nativa: las venteras del mercado penquista juntaron sus pesos y compraron acciones para que se hiciesen películas químicamente chilenas. La Universidad y la Lotería de Concepción, claros exponentes de una obra magnífica, encabezaron la lista de accionistas. Nadie, en general, se negó. Y se dio el caso ejemplar y edificante de firmas madereras que dijeron: “Lleven lo que necesiten para construir eso que ustedes llaman los set… ¡NO CUESTA NADA! Devuelvan la madera después que la usen…”

LOS ARTISTAS

vea6_25061947.jpgActores y actrices de la radio, el Teatro Experimental de la Universidad de Concepción, y el Teatro del Pueblo animan las escenas de “Bajo la Cruz del Sur”, film que ahora revelan y compaginan los Laboratorios Taulos, de Santiago. El asunto comprende un 96 por ciento de exteriores o enfoques al aire libre. Hila un tema social de la tierra, con temas de paisajes y motivos marinos. Y se destaan, en la secuencia, figuras promisorias como Ernesto Loubies, Amparo Azócar, Luis Vásquez, Maria Venturín y Héctor Valén.

COMPRENSION PARA EL ESFUERZO

vea7_25061947.jpgEsto es lo que esperan del público los motores o dínamos de este cine penquista, que tuvo sus repuntes en la era muda, y que ahora aporta bríos renovadores a la nueva jornada.

Si el triunfo, que es arisco, pero que llega cuando hay constancia y empeño, corona los esfuerzos de “Austral Films”, los penquistas montarán su Hollywood a orillas de la Laguna de San Pedro. Allí les ha ofrecido un terreno a esta falange de idealistas del séptimo arte nacional la Municipalidad de Coronel.

Artículo publicado originalmente en:
Revista Vea, Santiago, nº428, 25 de junio de 1947.