Estrenos: Yo tenía un camarada
Películas relacionadas
Personas relacionadas
21 de febrero de 1930
Santiago, Chile

Antes de partir al Festival de Venecia, donde, junto al documental «Aquí vivieron«, de Pedro Chaskel, representará a Chile, el corto (treinta minutos) de argumento «Yo tenía un camarada«, de Helvio Soto, fue mostrado a la prensa. Es el relato simple de un niño (Antonio Castro, de 9 años de edad), que acompaña el entierro de su único amigo y luego se esfuerza por conseguir -comprando, robando o pidiendo- flores con que adornar su solitaria tumba. La fotografía, de Héctor Ríos, y el montaje de Pedro Chaskel, son lo más destacado. La dirección de Soto es apropiada, si bien mantuvo un ritmo demasiado lento y no logró expresividad del niño-actor. En cuanto a la historia misma, es interesante y humana, pero el guión no tiene ni un solo respiro: es negro, pesimista, negativo en exceso. Considerando que se trata del primer film de Soto, revela indudables cualidades y representará a nuestro país (el documental de Chaskel no ha sido mostrado a los críticos) con dignidad. 

Artículo publicado originalmente en:
Revista Ecran, Santiago, Nº1745, 7 de julio de 1964.