El gran acontecimiento cinematográfico chileno de mañana
Películas relacionadas

“MATER DOLOROSA” SE ESTRENARA EN EL ESMERALDA, SETIEMBRE Y O’HIGGINS

                                                 

LA HERMOSA PRODUCCION DE LA APOLO FILM DE CONCEPCION- PRIMERA OBRA DE TESIS QUE SE HACE EN EL PAIS- LA BELLA REGION AUSTRAL DE CHILE SIRVE DE ESCENARIO A LA OBRA- MARY WOLF, RENATO RALIA, ANTONIO RIBAS Y JUAN PEREZ, PROTAGONISTAS DRAMATICOS- BURHLE Y LA PUELMA TIENEN LOS ROLES COMICOS- LOS REGIMIENTOS CHACABUCO, GUIAS Y TREN TRABAJAN EN ESTA CINTA- OTROS DETALLES.

                                            

Una nueva cinta nacional se estrena mañana y que ha sido editada en los Estudios de la Apolo Film de Concepción, entidad cinematográfica fundada recientemente y que con esta vista hace su presentación al público chileno.

La Apolo Film, una vez constituída, llamó al conocido director Alberto Santana y al prestigioso cameramen Gustavo Bussenius, el mismo de “Un grito en el mar“, y les encomendó la tarea de filmar una cinta de carácter dramático y en que entraran en juego las más nobles pasiones que agitan el alma humana.

Los personajes dramáticos de la obra están a cargo de Mary Wolf, una hermosa joven germano-chilena de Valdivia; Mariíta Bührle, Clara Castillo, Amparo Alsina, Juan Pérez, Antonio Ribas, Renato Talia y Alberto Sills, aplausos, ya que se trata de la primera obra cinematográfica que interpretan los populares artistas.

Otro detalle de la obra es la eficaz cooperación que prestan en las escenas de conjunto los Regimientos Chacabuco, Guías y Tren de Concepción.

La labor cómica está a cargo de Arturo Bührle, Elena Puelma y Alfonso, quienes hacen un trabajo destacado y gracioso, merecedor de los más elogiosos.

Los pasajes que sirven de escenario a la película son históricos, pues en él figuran hasta el histórico sitio donde los araucanos dieron su triunfal batalla de Marigueñu a las tropas españolas de Aguirre.

Mater dolorosa” se estrenará mañana en los teatros Septiembre, O’Higgins y Esmeralda.

Artículo publicado originalmente en:
El Mercurio, Santiago, Lunes 16 de Marzo de 1925