Cinematógrafo de Juan García

Cinematógrafo.- Dentro de pocos días se estrenará en el Salón Apolo un nuevo cinematógrafo.

Este aparato se ha exhibido con cierto éxito en Centro América, Colombia, Bolivia, Perú i norte de Chile, al decir de la prensa de esas localidades.

En El amigo del País, de Copiapó, encontramos sobre este cinematógrafo las siguientes líneas:

“Las primeras exhibiciones del cinematógrafo Cumiere [sic] verificadas el sábado i domingo en el Teatro Municipal, han dejado en el público la mas favorable i mas grata impresión, tanto por la novedad del maravilloso invento cuanto por la variedad i el interés de los cuadros que reproduce.

Viéndolos, uno cree fundamentalmente encontrarse en presencia de escenas reales, de sucesos tanjibles, en que las figuras parecen animarse i dar vida a esas mismas escenas.

Tal es la perfección i exactitud de esta soberbia ilusión.

El señor García, propietario del cinematógrafo, hizo cumplido honor a los programas acordados, sin omitir un solo de los números, cuya ejecución fue para el público verdadera i agradable sorpresa.

Sobre todo los “Baños de Diana en Milán”, la “Casa de caballos salvajes en Méjico”, la “Corrida de toros”, la “Llegada del tren a Mason”, llaman estraordinariamente la atención. Esto no quiere decir que los otros números hayan desmerecido en algo; por el contrario, aquellos i estos forman un conjunto admirable, un todo que no es posible presenciar sin que el espectador rompa en estruendosos aplausos i espontáneas i esplendidas ovaciones.

Hoy en todas las reuniones, en los corrillos, en los paseos, etc., etc., no se habla sino de la “Maravilla del siglo” o sea del Cinematógrafo Cumiere [sic] i sus brillantes i hermosísimas vistas tan hábilmente presentadas por el profesor electricista señor Juan García, a quien tenemos el gusto de enviar nuestros parabienes por su feliz estreno i hermoso éxito”.

—

Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original. 

Artículo publicado originalmente en:
El Chileno, Santiago, 22 de febrero, 1900.