[Carta al director] Una protesta

Una protesta

Hemos recibido la carta siguiente que publicamos sin comentarios:

«Santiago, octubre 17 de 1902.– Señor editor de El Mercurio.– Mui señor nuestro:

Le agradeceríamos se hiciera eco de nuestro justo desagrado; se nos considera mui poco o nada.

Como usted ve, no tenemos donde ir un rato en la noche, a no ser a la plaza. Al teatro Santiago ya no podemos asistir sino a unas cuentas tandas de las mas conocidas so pena de llevarnos buenos bochornos, si queremos conocer o ver otras.

Lo que es en el Biógrafo, suelen aparecer vistas y cuadros que no deben figurar en un teatro aristocrático y culto.

Háganos el favor de hacerle presente al señor Ansaldo se tome la molestia de revisar él mismo las que pongan en escena a lo ménos dos días antes y las dedique a las familias, que de esa manera iremos sin temor.

Nos hemos tomado la libertad de dirijirnos a usted, señor, por ser el representante de uno de los diarios que nos es mas simpático (sic) y nos ofrece mas garantías que nos atenderá, pues siempre trata de ayudar en cuanto le es posible a la cultura y el bien públicos (sic).

Apreciando desde luego su atención y bondad, quedan para siempre sus mui agradecidas S. S. – Niñas santiaguinas». 

 

Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original. 


 

Artículo publicado originalmente en:
El Mercurio, Santiago, 19 de octubre, 1902, p.5