Brújula Cinematográfica. ENCRUCIJADA (Cinematográfica ARS).
Películas relacionadas
Personas relacionadas
8 de abril de 1921
Santiago, Chile

Cuatro días antes del término de 1946 asistimos a una función en privado de esta película, rodada a mediados del año que pasó. Tenía un abono sin precedentes; estaba estrenándose, por esos días, en el cine Suipacha, de Buenos Aires. Allá se había dejado ver, antes que en Chile, su patria de origen.

ENCRUCIJADA” aúna las inquietudes de su director, Patricio Kaulen, y de su productor, Jorge di Lauro. Sus personajes suben y bajan por las callejuelas empinadas de los cerros de Valparaíso, venero todavía virgen de nuestra cinematografía. Una cámara accionada por manos expertas capta allí, con hondura, la luminosidad de un paisaje natural. Y la trama, aunque no alcanza a definir motivos ni tipos, conduce a un final de apretados sesgos emocionales.

Escenas familiares, de bien logrado realismo, dan bríos al desarrollo del asunto, que a ratos se estira demasiado. El galán Alberto Closas sortea su papel, bordeando las aristas del personaje elegido: un desertor; María Teresa Squella, más desenvuelta y Guillermo Battaglia, que recarga los rasgos de su recio personaje, definen los primeros planos del film. Hay toda una revelación: Paco Pereda, mesurado actor que llena los cuadros  de las escenas familiares. Y luego se destaca, por presencia, el joven acorralado por la policía.

Tiempo habrá, en la víspera del estreno oficial, para delinear un nuevo comentario sobre “ENCRUCIJADA”. Baste, por ahora, resumirlo diciendo que un joven director como Patricio Kaulen define una perspectiva de promesa y realidad. Y que el film, en el todo, refleja el aliento de una inquietud artística.

 

Artículo publicado originalmente en:
Revista Vea, nº404, 8 de enero de 1947.