ARCHIVOS
Brújula cinematográfica: Hoy comienza mi vida
Por Revista Vea
Publicado en Revista Vea, 26 de Abril de 1944.

La experiencia de largos años de labor ha servido a los Estudios V.D.B. para que esta nueva película tenga mayor envergadura cinematográfica en lo que se refiere a presentación, movimiento de los personajes, sonido y técnica en general. No podemos decir lo mismo, desgraciadamente, del interés que pueda presentar su argumento.

ARGUMENTO: Nos da la impresión de que el esqueleto mismo del tema debe haber sido precario, y que la película se ha ido gestando a medida que avanzaba el rodaje, incluyendo escenas de relleno que se concebían en el estudio mismo, sea para aprovechar un chiste, un gesto comico del protagonista, etc. El tema no es divertido, como se pensaría por las graciosas escenas con que empieza la película, y que suceden dentro de  un micro, donde Lucho Córdoba tiene que debatirse en medio del apretujamiento de gente. Son momentos prometedores, que no están de acuedo con el ritmo desmayado e insistente de lo que sigue luego. Veamos el tema en cuatro palabras: un músico pobre, que ha quedado sin trabajo, encuentra la solución de su vida acepantando la proposición de una poetisa chiflada: esta dama necesita de la inspiración de un pianista para poder hacer sus disparatados versos. La poetisa vive en una magnífica casa de campo, con su hermano y su cuñada. Es de esta última de quien se enamora erdidamente el músico,y, como en su loca fantasía piensa que puede ser correspondido, huye por no ser desleal con el marido de la mujer amada, hombre joven pero baldado, que sólo puede valerse mediante una silla de ruedad. De aquí en adelante la película cambia totalmente de ambiente, como si se tratar de un nuevo film. La suerte hace que el músico viaje con una compañía de cómics. Después de muchas peripecias, se produce un choque de trenes, y bel hombrecillo debe hacerse cargo de un nene, cuya madre ha muerto en el accidente y a quien su padre ha abandonado. Desde ese momento el músico dedica su vida entera al cuidado del niño.

INTERPRETACION. Córdoba-la figura protagónica de la película-es un buen actor, pero como sobre su mímica se ha hecho descansar todo el proceso de la película, su actuacuón tiene que resultar fatigosa. Durante todo el tiempo vemos a Córdoba y sus muchos gestos: se le toma de primer plano, de lejos, en todas formas y se le obliga a teatralizar exageradamente. Ahora, ¿qué decir de los chistes añejos y requete usados que le corresponde interpretar? Increíble pero cierto, este film, estrenado en el año 1944, vuelve a explotar el pedazo de torta disparado sobre la cara del protagonista. No es el único chiste vulgar: ¡el hombre se pone, como en las viejas películas Mac Sennett, un sombrero de mujer, en un momento trágico de la película!¿Y la insistencia sobre los pañales más o menos limpios de la criatura? En todas estas situaciones chocarreras se obliga a Córdoba a tener una actuación vulgar.

También llama la atención lo  mal aprovechada que está Esther Soré, con quien la cámara fue extraordinariamente cruel, haciéndola aparecer poco fotogénica y sin la gracia que es mérito indudable de la joven. Américo Vargas está bien y sobrio en su corta actuación; Olvido Leguía tiene un papel ingrato, así es que lo exagerado de su actuación no es culpa únicamente de ella. Romilio Romo muy divertido en su fugaz papel. Carmencita Idal tiene frescura y gracia, pero rasgos demasiado pronuncuados para resulta fotogénica. Son demasiados los personajes del film para poder analizarlos uno por uno: en general, actúan bien, y el director los supo manejar.

DIRECCION Y TECNICA: Eugenio de Liguoro sacó un buen partido de la dirección, ya que el si no hubiese sido por su obra la película habría resultado de una vulgaridad aplastante. Supo, además, presentar una variedad de escenarios que no había tenido, ni aproximadamente, ninguna película chilena anterior. Manejó los personajes con maestría y aprovechó algunas situaciones para dar variedad y gracia al tema. Con respecto a la fotografía, hay momentos en que nos pareció estática.

CONCLUSION: “Hoy comienza mi vida” no es, como esperábamos, un paso más en nuestra cinematografía. Su argumento vulgar y demasiado efectista resta méritos a los progresos de presentacióno e interpretación de que hablamos al iniciar este comentario y que casi pasan inadvertidos por esa causa.

 

 

Articulo publicado originalmente en
Revista Vea, 26 de Abril de 1944.
Película relacionada
- min.
Persona relacionada
1897
Napoles, Italia
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.