ARCHIVOS
“Tonto Pillo”: film chileno
Por Hernán Millas
Publicado en Revista Ercilla, 16 de marzo de 1948

Hace tres años había media docena de cinematografistas en Chile. Contaban con millones, recursos y audacia. Sólo les faltaba talento para cimentar una industria. Hicieron malas películas, derrocharon lo que se les había confiado, desprestigiaron el cine chileno, como repitiendo la frase versallesca: “Después de mi, el diluvio”. 

Cuando se produjo el naufragio, embarcaciones pequeñas tomaron la quijotesca tarea de cubrir la navegación. En uno de estos faluchos va José Bohr. No se le puede pedir que transporte a los espectadores en compartimientos de lujo, sino en las rudimentarias cabinas que lleva. Y si logra llegar a puerto, es justo y leal reconocerle su temple y su fervor.

Platos probados

Este “Tonto Pillo” se compone de múltiples sketches en base a siete hermanos, inquilinos de un fundo. Es idéntico a una comedia escrita y montada por Lucho Córdoba. Se adivina en su trama que el menú ha sido confeccionado a base de platos ya probados con éxito.  Humitas, pastel de choclos y asados, sin pensar en delicadezas de gourmets. Lo que importa es que el espectador quede satisfecho, riéndose. Y lo consigue, aunque a veces cocinando con margarina. Para ser leal con el huaso chileno, hay que acotar que la caricatura hecha por Lucho no le pertenece. Será cómica, tendrá las diabluras de Cantinflas, pero no es de un campesino chileno. Y éste, al ser bien captado, puede tener igual o más taquilla que ése. En Chile, para anotar algo, las “señoritas del fundo”  no se enamoran de los inquilinos.

El popular actor, de excepcional habilidad histriónica, debe meditar en lo de “pastelero, a tus pasteles”. Los otros intérpretes tienen una línea pareja, destacándose ligeramente Pepe Guixé, en su mudo. Lecaros entrega una música agradable, aunque sin superarse. La paradoja de la cinta es que Arturo Gatica dobla la voz a Carlos Mondaca. Es como si Pedro Vargas le doblara la voz a Jorge Negrete. ¿Cobraría menos Mondaca sin cantar o es influencia de la Metro? Bohr en la dirección se desempeña bien, hace rendir el presupuesto al máximo y da cierta unidad a los incidentes y a la compañía de Lucho.

Los ciento ochenta y cinco mil pesos recaudados en los cines Real y Santiago el día del estreno- la más alta taquilla que se conoce en Chile- hablan de la aceptación popular de la cinta y de que, pese a todo, aún hay una llamita de fe por el cine chileno.

Como homenaje, los espectadores deben figurar en los carteles.

Hernán Millas.

 

 

 

 

Articulo publicado originalmente en
Revista Ercilla, 16 de marzo de 1948
Película relacionada
106 min.
Persona relacionada
3 de noviembre de 1901
Bonn, Alemania
Archivos relacionados
foto
Boletín Cinematográfico, Viernes 12 de marzo de 1948.
foto
Revista Ecran, nº895, 16 de marzo de 1948.
foto
Revista Vea, Santiago, 17 de marzo de 1948.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.