ARCHIVOS
“Dos caídos de la Luna” hace reír con ganas: buena dentro del género
Por Sergio Zamudio
Publicado en Revista Ercilla, Santiago, 16 de octubre de 1945.

HAY gente que se ríe sola ante un cartelón que anuncia el nombre de la Desideria. Y otros que gozan codo querubines ante una foto de Eugenio Retes. Y aprovechando esa popularidad de que se han hecho acreedores estos dos conocidos cómicos chilenos. Eugenio De Liguoro ha fimado una película. Un film sin más pretensiones que la de lucir los recursos humorísticos de sus principales protagonistas, y donde lo que se llama “Séptimo arte”, se deja al lado afuera de la puerta. Esto es la nueva película nacional “Dos caídos de la luna”, que acaba de entregar al público chileno el buen director Eugenio de Liguoro, consolidando de esta manera su prestigio que lo coloca entre los mejores directores cinematográficos del continente.

La política seguida por el director de “Dos caídos de la luna”, es la de hacer reír, busca el niño, en la gente grande. Y lo consigue. Con un argumento pueril inverosímil – como la mayoría de las cintas chilenas – construyó una película de “garra”, que logra mantener alpúblico en tensión durante todo su desarrollo y aumentar “in crecendo” el interés del espectador. Es como quien se fabrica una joya con un adoquín. La dirección está acertada, inteligente. Suple las deficiencias del argumento con mil recursos ingenioso que arrancan carcajadas. La acción no decae en ningún momento y hay variedad de escenario y buen gusto en los decorados. La interpretación de Ana Gonzáles y Eugenio Retes merecen especial mención. Ana Gonzáles llevó al lienzo su popular personaje de “La Desideria”, tal cual pudo llevarlo al escenario, a la radio o a la pista. Y está graciosa. El mérito esencial de su actuación reside en su gracia espontánea y su ductibilidad artística. Luce variados recursos para orillar la monotonía en que obligadamente caen esta clase de personajes. Y sobre todo, no se repite en todo el desarrollo de film. Es lo mejor de todo cuando ha hecho Ana Gonzáles en el cine. En cuanto a Eugenio Retes, está teatral, saca a relucir recursos casi de clown para hacer reír. Explota mucho sus conocimientos de escena, sobretodo de “sketch” revisteril, donde hay que obligadamente vestirse de tony. Su actuación es pareja, pero cae repetidamente en lo exagerado. No supera sus actuaciones anteriores, se mantiene en el mismo plano.

En cuanto a resto del elenco, Gerardo Grez es el mejor. Su personaje lo encarna con soltura, con sobriedad, con cariño. Elena Puelma, exagerada y teatral. Rolando Calcedo, bien Rodolfo Martínez hace una acertada caracterización. Lolito Moreno, mal maquillada, fotografía mal, aunque actúa con desenvoltura y naturalidad. Esperamos que en otro film se corrigan esos defectos. Rubén Darío Guevara está muy bien. Ya no tiene esa rigidez de otros tiempos. Logra captarse la simpatía del público y se desenvuelve con naturalidad. Ricardo Moller no convence. Está demasiado exagerado. Marta Pizarro no debe volver en su vida a asomarse a la pantalla. Fotografía mal y no sabe decir. El resto del reparto se desenvuelve sin penas ni glorias.

La fotografía de “Dos caídos de la luna” es magnífica y mantiene su nitidez durante todo su desarrollo. El sonido está a la altura de la fotografía. Es brillante y parejo. Los decorados de Godeffroy y Torti son un nuevo acierto de esos excelentes decorados del cine chileno. Se puede decir que “Dos caídos de la luna” es la mejor película de las que hemos visto en estos últimos tiempos, y un nuevo acierto de De Liguoro y un triunfo para la Desideria. Se puede ver en la seguridad de que se va a encontrar una película liviana y graciosa. La recomendamos para quienes buscan en el cine entretenimiento, pero no arte. 

Articulo publicado originalmente en
Revista Ercilla, Santiago, 16 de octubre de 1945.
Película relacionada
100 min.
Persona relacionada
4 de mayo de 1915
Santiago, Chile
1897
Napoles, Italia
6 de septiembre de 1897
Lima, Perú
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.