ARCHIVOS
Críticas cinematográficas.- “La mano del muertito".
Por La Nación
Publicado en La Nación, Santiago, Martes 13 de julio de 1948.

Con “La mano del muertito”, José Bohr cumple con el programa que anunciara en septiembre del año pasado, y cuya información fuera adelantada por LA NACION. Tres películas iba a filmar bajo su propio sello de “Producciones José Bohr” y con esta última producción que acabamos de ver en la pantalla del Teatro Real, José Bohr se distingue como el productor del cine nacional que cumple lo que promete.

Esta última producción marca un adelanto notable en nuestro cine, ya que con este tipo de produccións se tiende a la universalización del producto. Este tema sirve para ser exhibido aquí como en Caracas, en La Habana o en Buenos Aires. En cualquiera parte la producción en cuestión será bien recibida por sus múltiples facetas de atracción.

INTERPRETACION: Lucho Córdoba, interpretando un novísimo personaje en la pantalla, deja su personalidad de “brocha gorda”, para hacer un tipo más bien de comedia. Bohr ha sabido sacarle el partido mayor al personje de Córdoba, y él siguió las indicaciones del productor-director que supo llevarlo a través de la obra que él mismo astro escribiera. Lucho Córdoba, tiene una cualidad en sus producciones, y es que en cada una de ellas mejora. Lo encontramos suelto, desenvuelto y apartado totalmente de la rutina de gesticulaciones tan exageradas que tuviera en sus primeras producciones. Se nota que bajo la dirección de Bohr ha aprendido mucho. Olvido Leguía ha encontrado el papel, como hecho a su medida.

El rol de “Agata”, la extraña esposa del muertito, fué seguramente escrita por su esposo para lucirla como Olvido se merece. Es, la primera producción en que Olvido Leguía se la pueda juzgar como actriz de cine. Guixé, excelente, y Lucy Lanny, aún mejor que en “Mis espuelas de plata”. Pí Cánovas, Avelina Lópes Piris, Juan Leal y Gonzalvez, ajustados en sus interpretaciones. Todo hacen reír de buena gana.

ARGUMENTO: Sencillo, fácil, liviano y con una continuidad muy atinada, mostrándonos situaciones reiteradas de buena ley. Lucho Córdoba en colaboración con Rubén Darío Guevara son los autores del libro que musicalizó con mucho efectismo Fernando Lecaros S.

FOTOGRAFIA: Martorell ha encontrado su ambiente en los asuntos de misterio pues en esta producción se nota una gran mejoría en su iluminación, consiguiendo los efectos de clarosocuros con atinada justeza. La cámara muy bien movida.

DECORADOS: Efectivos y los trucos en ellos muy bien logrados. Se deben a Torti y Godefroy.

DIRECCION: Hemos dejado para el último un aplauso para José Bohr que nos presenta su mejor producción en lo que a continuidad y corte se refiere. No hay un bache, ni un momento de inseguridad. La película tiene un ritmo ágil y todos los personajes son motivos acertadamente. Diálogo rápido y situaciones que entre cómicos y misterioso tienen al público constantemente en tensión.

RESUMEN: Una buena película chilena, bien interpretada y llena de comicidad sana. Puede considerarse la mejor película de Lucho Córdoba.

Articulo publicado originalmente en
La Nación, Santiago, Martes 13 de julio de 1948.
Película relacionada
85 min.
Persona relacionada
3 de noviembre de 1901
Bonn, Alemania
Archivos relacionados
foto
Revista Ercilla, 20 de julio de 1948
foto
Boletín Cinematográfico, Viernes 23 de julio de 1948.
foto
Revista Ecran, nº913, 20 de julio de 1948.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Revista Ecran, nº 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, nº 1906, 15 de agosto de 1967.