ARCHIVOS
María Maluenda
Por El Mercurio
Publicado en El Mercurio, 20 de diciembre de 1944.

Hollywood es así” posee la más agradable de las cualidades: la simpatía. Es un pequeño cuento relatado con buen humor y, sobre todo, con una atrayente espontaneidad. Parece una improvisación. Todo tiene el calor, las chispas, la vivacidad inconfundible de la improvisación.

Debido a un premio, una muchacha de provincia logra ir a Hollywood. Va arrastrada por las más vivas ilusiones. Va a triunfar. A ser una celebridad. Y en la gran ciudad de los cinematografistas, se estrella contra la violencia de una lucha frenética  y conoce la vida modesta de los “extras” que esperan, viven obscuramente y algunos mueren en el anónimo. El asunto no puede ser más simple. Y Coke enhebró en él una multitud de episodios pintorescos, graciosos y sentimentales, y ha logrado el éxito más completo de la cinematografía nacional.

Desde hace veinte años- desde que se ensayaban las escenas de “Juro no volver a amar”, iluminadas por los ojos azules de Stella Maris-los cinematografistas nuestros han buscado una estrella. Unas eran hermosas, pero inexpresivas. Otras eran simpáticas, pero exageradas. Otras eran menos aún. Buscó Pedro Sienna, Nicanor de la Sotta, Borcosque. Y ahora Délano la acaba de encontrar.

Es María Maluenda. Hermosa, sobria, posee una rara facultad para transmitir la emoción ¿Acaso se puede pedir más en un debut?

La escena del teléfono, cuando sabe que su madre que estuvo enferma, ya se ha restablecido, es una victoria. Las amigas de la humilde pensión, le preguntan:

-Pero ¿Por qué lloras?

Y ella responde con los ojos llenos de lágrimas:

-Porque estoy muy contenta…

Su risa con llanto es, sencillamente, admirable. Pero es superior su escena de sonámbula, cuando despierta al sumergir las manos en el agua y murmura:

- Estaba soñando…

Con esas dos palabras, dice toda su desilusión en una forma tan medida y conmovedora, que se revela, en forma en forma terminante, la finísima actriz cinematográfica que hay en María Maluenda.

Está bien en su papel de heroína, continuando la labor interrumpida de una famosa estrella de Hollywood: muy bien en la pieza de la pensión, cuando piensa en su tierra, y muy acertada en los momentos cómicos.

En varias escenas, el público que asistió a la premiere y a las exhibiciones privadas, la aplaudió calurosamente. Y con toda justicia.

 

Articulo publicado originalmente en
El Mercurio, 20 de diciembre de 1944.
Película relacionada
80 min.
Persona relacionada
4 de diciembre de 1895
Santiago, Chile
6 de marzo de 1920
Santiago, Chile
Archivos relacionados
foto
La nación, 19 de diciembre de 1944.
foto
Revista Ecran, nº730, 16 de enero de 1945.
foto
Revista Ecrán. Nº721, 14 de noviembre de 1944.
foto
Revista Ecran, nº726, 19 de diciembre de 1944.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.