ARCHIVOS
“ESCANDALO”
Por Revista Ecran
Publicado en Revista Ecran, Santiago, 25 de junio de 1940, Nº492.

La propaganda previa que se hizo a esta película, habló más de una vez da “la primera superproducción nacional”, y no exageraba al decirlo. La película que ha dirigido con talento excepcional don  Jorge Délano, “Coke”, y en la cual tienen papeles principales Gloria LynchMario GaeteMirella Latorre Carlos Justiniano, es sin duda alguna la primera producción chilena en la cual se adivinan los rumbos que podrá seguir en su madurez este arte tratado por manos chilenas.

Vemos en detalle algunos de los caracteres de esta cinta.

Argumento.-Una familia de la clase media produce dos de los personajes centrales, Corina y Julián, la primera secretaria de don Emilio Condal y el segundo, jefe de crónica de un diario. Condal es un abogado influyente, que tiene negocios de altas proyecciones, y uno de ellos, interesa al país. Un extranjero lo cohecha para obtener por su intermedio que no se aiga explorando el petróleo. Julián sabe esto por su hermana, pero no utiliza el secreto. Mientras tanto, la hija de Coronel se ha enamorado de Julián, a quien ha dado su sangre en una transfusión. Como en las buenas películas norteamericanas de su estilo, “Escándalo termina en matrimonio. Los episodios que nos obliga a suprimir la estrechez del espacio, concuerdan con el espíritu general de la cinta.

Dirección.-Ya dijimos que es el mejor, valor de la película. El señor Délano ha encontrado multitud de pequeños trucos para excitar la atención del público y para mover a la risa. Un cajón de la cómoda que muestra mezclados el corsé de la dueña de casa y las piedras de las minas con que su marido sueña hacerse rico; la bandeja de pobre desayuno que es la primera escena, y la de desayuno abundante y lujoso con que termina la cinta, son pequeños primores de dirección que acreditan observación fina de la realidad y positivo talento para dirigir.

Realización técnica.-En términos generales, excelente. El sonido, muy cabal y perfecto; suele ser ruidoso en los acompañamientos musicales que matizan las primeras escenas, que  dan la impresión, por la falta de diálogos, de que la película no es hablada, sino sólo sincronizada con efectos sonoros. Las voces suenan nítidas, a pesar de que a veces se pierde el control de sonido. EL caso más concreto es el de la intervención del médico, que da noticias de Julián, herido, y pide sangre para la transfusión. En las partes de otros personajes hay alzas y bajas, que pueden ser culpa de los instrumentos, pero también de las voces humanas.

La fotografía es mejor todavía que el sonido, y sería difícil encontrar fallas que no se encuentran iguales en cintas de las más acreditadas manufacturadas. Hay escenas de interior que son poco nítidas, o de luz relampagueante, pero ello se debe a que la película no ha podido ser tomada toda en el “set”, como habría sido deseable, por razones económicas.

Interpretación.-Salvo contadas excecpciones. “Escándalo” ha ocupado sólo  a actores nuevos, con el objeto muy plausible de formar artistas de cine sin recoger los malos hábitos que crea el teatro. Desde ese punto de vista, enriquece la escena con varios artistas, a los cuales se les abre una carrera brillante.

Gloria Lynch es la estrella máxima. Fotografía generalmente muy bien, pero los primeros planos la desmejoran, porque se le ve el cutis como aceitado. La observación es aplicable a todos los primeros planos de la película. En su papel de joven rica y mimada, actúa siempre muy elegante y casi siempre con sombrero. Carece, sin duda, de soltura en la escena y es muy fría en la exposición de sus emociones, pero muestra talento.

Mario Gaete es una revelación de galán joven. Hace fotografías muy buenas, y sus facciones alargadas se prestan mucho para el cine.

Mirella Latorre fotografía muy mal, acaso por deficiones de maquillaje y de iluminación. Sabe decir con simpatía y con emoción comunicables, pero observa cierta timidez que es necesario vencer.

Carlos Justiniano fotografía bien, pero a veces se le descubre cierto estrabismo que no se observa en la vida real. Para su posición social y de fortuna, viste pobremente.

Los personajes menores y accesorios, aun cuando tienen papeles más reducidos y de menos brillo, muestran condiciones muy encomiables. Magdalena, la sirvienta, con su rostro impasible, hace reír sinceramente al espectador, sin que el director se vea obligado a poner ninguna chocarrería en sus labios bellos. Balbina de Ried, escelente en su papel de gente bien, venida a menos. Andrés Silva Humeres, su marido en la cinta, naturalísimo y muy simpático. Pato Kaulen, joven característico, revela un talento excepcional que será preciso aprovechar más a fondo en una película en que se le confíe trabajo de protagonista.

En suma, los personajes son uno de los capítulos de mérito de “Escándalo”, hacen concebir lisonjeras esperanzas sobre el cine nacional.

Originalidad.-“Escándalo” es muy original dentro del arte chileno, por varias razones. La más apreciable es la mezcla de realidad documental y realidad vivida que en ella se hace, porque la película no es como todas, un fragmento de la vida humana llevado a la escena, sino que comprende informaciones sobre la realización misma.

El señor Délano y sus ayudantes deben estar satisfechos, porque han producido una cinta chilena digna de ser aplaudida sin reservas, que no sólo abre esperanzas sobre el porvenir del cine nacional, sino que muestra lograda ya una etapa trascendental en el desarrollo de este arte.

 

Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original. 

 

 

Articulo publicado originalmente en
Revista Ecran, Santiago, 25 de junio de 1940, Nº492.
Película relacionada
Escándalo (1940)
72 min.
Persona relacionada
4 de diciembre de 1895
Santiago, Chile
Archivos relacionados
foto
Revista Ecran, nº451, 12 de septiembre de 1939.
foto
Revista Ecran, nº460, 7 de noviembre de 1939.
foto
Revista Vea, Santiago, nº34, 6 de diciembre de 1939.
foto
Revista Ecran, nº458, 31 de octubre de 1939.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Revista Ecran, nº 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, nº 1906, 15 de agosto de 1967.