ARCHIVOS
Control de Estrenos:" Bar Antofagasta"
Por Revista Ecran
Publicado en Revista Ecran, Santiago, 03 de diciembre de 1941, Nº 567.

VIMOS EN PRIVADO BAR ANTOFAGASTA.

INTRODUCCION

Debemos confesarlo: cada vez que se habla de una nueva producción chilena, pensamos en el libreto. “La base de un buen film-decía un famoso director norteamericano-estriba en un buen argumento y en un guión que lo interprete fielmente”

La cinematografía nacional, con muy contadas excepciones, se ha orientado mal en este sentido. No queremos señalar ahora algunas atrocidades llevadas a la pantalla, con acuse de notable pobreza literaria, y, aún más, con absoluto desconocimiento del mecanismo que pueda dar al tema movilidad, interés y arte. Nos limitamos a decir que, en general, primar lo vulgar, el desenfoque psicológico de los personajes, la monotonía y la falta de imaginación. Los diálogos son del más refinado mal gusto, y, a veces de una cursilería insoportable. El espectador llega vacío al final: no recuerda nada que haya alcanzado directamente a sus emociones.

ARGUMENTO Y GUION

Gloria Moreno firma el argumento de “Bar Antofagasta”, y no se salva totalmente de lo expresado más arriba. Durante tres cuartas partes de la película no pasa nada. Parece que presenciáramos escenas de relleno, casi sin ilación alguna. Los diálogos, tanto entre Pepe Vizcaya-contramaestre-y Andrés Silva Humeres-capitán del bar-, como los que siguen, son de una monotonía desesperante, rayando a menudo en una filosofía demasiado doméstica. Las acciones son tan lentas que uno no se explica ciertas situaciones, como ese encuentro del poeta. María Rosa y el capitán del yate, que no pasa de ser un momento musical realizado sobre unos cuantos metros de celuloide.

Ahora, el argumento se basa sobre un equívoco que choca. Se presenta al capitán del yate-Guillermo Yánquez-como enamorado de María Rosa-Purita Souza-.Vemos en el hombre una atracción extraña por esa mujer, atracción que parece únicamente pasional. Todo esto para que, al final, después de una serie de coincidencias bastante pueriles, se aclare el misterio. María Rosa es hija de ese mismo individuo que parecía enamorarla. ¡Error grave del argumento!

El guión fue escrito por Carlos García Huidobro, director del film. Desgraciadamenre carga con una responsabilidad grande en este rubro de “Bar Antofagasta”. Hay muchas escenas que se desarrollan en un ambiente falso, especialmente del bar. En éstas, Ester Soré hace todo lo posible por salvar su parte, y no lo consigue…Pero, hablemos de ella junto con los demás protagonistas.

LOS INTERPRETES

Aunque no es figura principal, sigamos comentando la actuación de Ester Soré. Se muestra afectada, y como prendida por misteriosos alfileres. Estos defectos pudieron evitarse poniendo en práctica algunos efectos de dirección y fotografía que fieran vida a la serie de cuadros en que ella figura, cuadros que dicen poco y que agregan menos al total.

Hemos dicho más de una vez que a nuestra cinematografía le falta una dama joven. Hoy creemos que en Purita Souza se insinúa el hallazgo. Su papel, aunque un tanto soporífero, repetido y alambicado daba margen a otro desempeño. Se ve que en esta muchacha hay pasta de artista que se puede explotar. Además es bonita y graciosa. Acudamos al director de que la actriz no pudiera revelarse, pues se ve en ella un caudal apreciable de condiciones.

Guillermo Yánquez se destaca desde el primer momento como la figura central de la película. Cumple con brillo su parte. Aparece sobrio y correcto. Tiene dominio de la escena y se muestra como actor y hombre entendido en estas cosas. No sólo merece un aplauso, sino que también merece que se le dé autoridad dentro de la realización de una película.

Andrés Silva Humeres llena su cometido dentro de las perspectivas que se le ofrecieron. Su actuación es correcta, aunque demasiado teatral en ciertos momentos.

Pepe Vizcaya hace un borracho simpático, y es una revelación como actor. Se abusa un poco en cuanto a presentarlo como un escéptico saturado de alcohol.

Hernán Castro Oliveira se desempeña discretamente en su actuación de fuhitivo y no tiene la culpa de que su papel sea una especie de apéndice del film. En efecto, el personaje está demás, y se pudo haber suprimido sin que la trama se alterara.

Se nota la falta de chistes para la gracia de Romilio Romo que ya ha probado su valer interpretativo. El resto del elenco es, en cierto modo, insignificante.

LA DIRECCION

La Direccion, como dijimos, ha estado a cargo de Carlos García Huidobro, secundado por Roberto Arón. Se conoce que García Huidobro ha aprendido en la escuela de cinematografía francesa. Sus escenas tienen la languidez y prolongación que caracteriza esa escuela. Pero se olvida de que el cine francés tiene recursos técnicos estupendos y actores de primera categoría. Es responsable de la falsedad de ambiente y del poco partido que sacó de los intérpretes.

TECNICA Y MISE EN SCENE

Examinar los detalles técnicos y sus defectos detenidamente daría para un comentario demasiado extenso. Sin embargo, lo que se destaca de inmediato es la deficiencia en la fotografía y en el sonidop. Este último es disparejo y sin calidad.

En el corte y la compaginación también se advierten serias deficiencias, ya que las escenas se suceden en forma precipitada y desmadejadas al mísmo tiempo. Si se hubiese hecho mayor uno de dobles exposiciones, que son las que dan ritmo y equilibrio a la sucesión de las escenas, se habrían ahorrado muchos metros de película y varios minutos de cansancio del espectador. Empero, estos defectos son insignificantes junto a la calidad de la fotografía. Eugenio de Liguoro ha marcado un paso de retroceso. Después que vimos su “Verdejo gasta un millón”, nos da la impresión de que hubiese filmado “Bar Antofagasta” sin voluntad y haciendo, por ende, un derroche de descuido, como si la película no le interesara. Tal vez su error estuvo en filmar los dos films al mismo tiempo. El esfuerzo esxcesivo mostró sus condiciones de cameraman en uno, y malogró completamente el esfuerzo que se había empeñado en el otro. Creemos que De Liguoro es el principal culpable de que la cinta que hoy comentamos no sea de mejor calidad.

Muy bien la música de fondo, a cargo del joven compositor Donado Román Heitman. Discretos los decorados de Tortí.

CONCLUSIONES

No Queremos ser rigurosos en cuanto a calificar con minucia la película, como aporte a nuestra naciente industria. Señalamos defectos y anotamos también cualidades. En muchos pasajes estuvimos congratulados, porque elos contrapesan el saldo. Reconocemos que es un film cuyo elenco de actores es homogéneo y correcto, destacando, como dijimo, actores de calidad en los que deberán fijarse los productores en el futuro.

En suma: “Bar Antofagasta” es un intento malogrado por el argumento, por el diálogo y por la técnica,pero de todos modos servirá de gran experiencia para una película venidera en que aparezcan los personajes que más resaltaron ahora.

 

Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original.

Articulo publicado originalmente en
Revista Ecran, Santiago, 03 de diciembre de 1941, Nº 567.
Película relacionada
- min.
Persona relacionada
18 de julio de 1897
Archivos relacionados
foto
Revista Ercilla, Santiago, 21 de enero de 1942.
foto
Ecran Nº 686-690, abril-mayo de 1944.
foto
Revista HOY, Santiago, 15 de enero de 1942.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.