ARCHIVOS
Nelson Villagra. Actor, marido y buenmozo.
Actor sin complicaciones
Por Nora Ferrada, Fotos: Amador
Publicado en Revista Ecrán. 2 de abril de 1968, nº 1936, Santiago, Chile.
SABEMOS que las niñas lo encuentran inmensamente atractivo. (Que nos perdone Shenda Román, su esposa, si esto lo llega a volver vanidoso…) Nelson, además de mostrar reconocidas cualidades en el terreno teatral, cinemetográfico y radioteatral, esto último muy a pesar suyo, es un hombre de grata y humilde personalidad. No le llegan muy hondo los halagos. Vive tranquilo en sus treinta años. moreno, de un metro setenta y cinco centímetros, bien macizos. Su ansiedad se proyecta a la defensa de los intereses de grupos. Generalmente lo hace a destiempo y esto le trae pésimas consecuenciss, pero no es una reacción que le inquiete: no tiene alma de oficinista. Su profesión lo lleva a cambiar permanentemente de empleador y no se aferra a sueldos ni títulos. Es lo que realmente puede llamarse un hombre libre. Un actor que junto a un pequeño grupo mantiene un teatro dependiente: “El Cabildo” (Premio Luz 1967). Es casado con la actriz Shenda Román, tiene dos hijos hombres. El matrimonio vive en un departamento en la calle Carlos Antúnez; se quieren, pelean con vitalidad y son por sobre todo muy, pera muy buenos amigos. Ella es una hoguera permanente; él es, en apariencia, calmado, pero de voluntad firme.

UN RECORD: TRES PELICULAS SEGUIDAS… ¡Y EN CHILE!

Nelson Villagra es uno de los pocos actores que pueden ostentar este record. Pero en estos días en que parece que el auge cinematográfico amenaza cimentarse en nuestro país, los buenos actores a prueba de cámaras se hacen escasos y Nelson tiene ese rasgo indefinible que es la personalidad cinematográfica. Tres películas una tras otra figuran en su programa: Tres Tristes Tigres, con Shenda, Román, Jaime Vadell, Delfina Guzman y Lucho Alarcón. Actualmente Los Testigos, con Marcelo Romo, Jaime Vadell, Mario Montilles y la bonita debutante de 18 años Sussy Cendoya, y en cuanto concluya esta cinta será El Chacal de Nahueltoro, en el film de Miguel Littin sobre ese asesino. Héctor Noguera, Shenda Román y Marcelo Romo completarán el reparto de El Chacal… un film-denuncia sobre la criminalidad y la pena de muerte.

Los personajes que encarna en las tres cintas son diversos: primero estuvo “Tito” papel que acaba de filmar en Tres Tristes Tigres. Es un tonto grosero que a Nelson, personalmente, le cae bastante mal.

Ahora está metido de lleno en “Ramón”. su personaje de Los Testigos. Este es un tipo abúlico, que no soluciona problemas, no se compromete con la vida, no protesta. Este no es tan antipático; en fin... , Nelson cree que quizás aceptaría a “Ramón” en la vida real.

En cambio El Chacal… es un papel que lo tiene sobremanera preocupado. La historia es tan monstruosa que lo ha movido a pensar demasiado en el personaje real y hasta, a veces, se descubre tratando de no justificar, pero buscando las razones que lo indujeron a dar muerte a su mujer y a los seis hijos de otro padre. Ese hombre vivió como un perro. sin educación, sin afecto, sin núcleo humano propicio. Como producto, el crimen. Como desenlace, la cárcel, la educación que le dieron, convirtiéndolo en un ser humano, casi semejante a lo normal… y luego el fusilamiento. Se ha preparado para su interpretación con grabaciones hechas en vida al asesino, grabaciones hechas a personas que lo conocieron y trozos del juicio mismo.

EN LA FIBRA INTIMA...

-Háblenos de sus inquietudes artísticas y humanas.

-Individual y artísticamente hablando, puedo decir que he ido realizando las cosas casi a mi gusto. Las realizaciones colectivas son las que resultan difíciles de lograr y a la vez las que verdaderamente me intensan.

-¿Tiene alma de líder?

- ... Un poco..., aunque lucho contra esa inclinación, que me ha dado bastantes malos ratos.

-Como hombre, ¿está satisfecho de usted?

-La idea que plaga mi día es la de no traicionar la imagen del verdadero hombre que me he forjado... , mi esfuerzo por ser un mejor ser humano, por ahuyentar la desconfianza en mis semejantes. Prefiero sentir fe, porque es demasiado duro comprobar que la desconfianza no estaba de más.

-Sólo le digo… MUJER... ¿Qué responde, que imágenes brotan de usted?

-Soy un gustador de las cosas de la vida. En este plano las mujeres son para mí absolutamente importantes. Las mujeres siempre han regido mi vida, la han apagado o la han encendido. Pero siempre han sido el punto sutil y vital. Todas estas relaciones, dentro del respeto que me merecen todos los seres humanos. Esa complementación hombre-mujer es lo que más me sostiene, lo que me proyecta... Puedo fracasar en cualquier cosa y no me lastima. Pero siempre quiero saber que he hecho bien a una mujer, que he sido su compañero...

-¿Qué exige de la mujer a quien usted ama?

-Que me tome en el misma sentido que yo a ella.

-¿Cómo es la mujer a quien ama?

-Inteligente..., buenamoza, no bella, lo que es muy distinto…, vital, alegre, fresca, con ganas de vivir... ¡y sin manías. porque yo con las mías lleno lo que me pidan!

-¿Le place el hablar de amor?

-¡Me encanta... hablarlo y practicarlo! Lo siento, lo vivo... y sin sentirlo no valdría mucho la pena vivir...

-¿Le conviene la necesidad de que el público conozca a los artistas que estima en todos sus aspectos, incluso estos tan íntimos?

-En un plano discreto todos debemos conocernos Incluso, pienso que si se nos conoce en un plano humano se podrá comprender mejor por qué en determinado momento actuamos de un modo u otro.

Articulo publicado originalmente en
Revista Ecrán. 2 de abril de 1968, nº 1936, Santiago, Chile.
Persona relacionada
9 de agosto de 1937
Chillán, Chile
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.