ARCHIVOS
Alberto Santana alienta desde el Ecuador el cinematógrafo nacional; hizo films en Chile
Por Alberto Santana
Publicado en Revista Ercilla, Santiago, 6 de abril de 1939.

En 1928 nuestro compatriota Alberto Santana, que realizó como treinta films entre nosotros en los buenos tiempos de intensa producción cinematográfica nacional, partió a recorrer Sudamérica, hechizado siempre por las cámaras, lámparas y celuloide. Actualmente, a la cabeza de los laboratorios cinematógraficos del Ecuador, sigue luchando por el resurgimiento del séptimo arte autóctono. Piensa volver a Chile. Desde Guayaquil nos envía la nota que ofrecemos a nuestros lectores, artistas y empresarios.

ercilla4_06041939.jpgEl pueblo de Chile es de natural inclinación al ritmo y la danza, la poesía y la música, y por estas razones está muy preocupado, aunque no lo parezca, para forjarse un teatro y una cinematografía propios, con temas fuertes y tipos definidos.

No existe hasta ahora, una razón que justifique nuestro anulamiento dentro de una actividad que podríamos conquistar con ventajas, guiados por el timón de perdurables tradiciones y hermosas leyendas.

Sin embargo, México, Cuba y Argentina se nos han adelantado en forma inexplicable, y digo inexplicable porque fuimos en el tiempo de las películas mudas, un amplísimo campo experimental de cinematografía criolla, colocándonos muy cerca de las avanzadas Argentina que, en honor a la verdad, ha sido siempre el primer productor cinematográfico de Latinoamérica.

Cuenta Chile, para fundamentar su cine, con interesantísimos tipos faciales y vocaciones sorprendentes sin burillar.

¿Qué ha ocurrido entonces? ¿ha faltado el espíritu del productor? ¿el tacto organizador? ¿el dinamismo directivo? ¿el líder de la industria? ¿hombres capaces de organizar la venta y la distribución? o acaso una visión clara del magnífico futuro de la película parlante en español, con el colorido de nuestros acentos?

Posiblemente, en algunas de estas interrogativas se halle el secreto del problema.

Debe Chile salir de su marasmo y movilizar sus valores artísticos al margen de toda ayuda oficial, ya que no han de faltar soldados dispuestos a la cruzada y el sacrificio de sus reputaciones en aras del comienzo.

Debe manifestarse también el capital, en forma amplia y con absoluta confianza en un futuro halagador, porque los exhibidores del continente aguardan con interés la hora en que Chile se haga sentir hondamente por medio de películas que hablen de sus costumbres; de sus paisajes; de su espíritu de trabajo; de su progreso y de sus hermosas mujeres.

Articulo publicado originalmente en
Revista Ercilla, Santiago, 6 de abril de 1939.
Persona relacionada
10 de junio de 1899
Iquique, Chile
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.