ARCHIVOS
“El lecho nupcial”, gran producción chilena de lujo, se estrena hoy en el Victoria.- Enorme expectativa que reina por conocer esta película que sintetiza los esfuerzos de la cinematografía nacional
Por El Mercurio
Publicado en El Mercurio, Santiago, Jueves 23 de diciembre de 1926.

LAS ENTRADAS PARA LAS FUNCIONES DE ESTRENO ESTÁN CASI TOTALMENTE COLOCADAS. 

Un suceso de arte extraordinario ha de constituir hoy en el Teatro Victoria el estreno de “El lecho nupcial”, super producción chilena cuyo anuncio ha mantenido durante dos meses en viva expectación al público santiaguino. Los antecedentes que hay respecto a esta cinta justifican ampliamente este interés inusitado, ya que se sabe que en la filmación de esta obrase han invertido sumas respetables, se han realizado sacrificios y esfuerzos enormes, se ha desarrollado una paciente labor artística; se ha buscado con minuciosidad y paciencia a los elementos que debían cooperar en la filmación; se ha logrado obtener escenarios de gran efecto, etc., etc. Así, se asegura que este film tiene todos los caracteres de ser una super producción y que es el primer triunfo verdadero de la cinematografía chilena.

El argumento de “El lecho nupcial” es de gran belleza e interés, es un drama apasionante, encuadrado con gran sentido artístico, desarrollado con rapidez, concisión y conocimiento de la técnica cinematográfica. Pocas obras, aún entre las extranjeras, pueden por este capítulo presentar mayores méritos. Todo en este film es acción, es movimiento, es hecho apasionante y detalle de gran sugerencia.

Por esto, “El lecho nupcial” resulta una cinta apasionadora que crispa los nervios y mantiene en constante atención al espectador.

Los escenarios de “El lecho nupcial” son realmente fastuosos. Los interiores son regios, de refinado buen gusto, de gran armonía y efecto. Junto a las bellezas de decoración escenificación presenta panoramas magníficos, bellezas naturales imponentes.

Las toilettes que se emplearon en la filmación de “El lecho nupcial” son de última moda, muy novedosas y ricas. Los mejores modistos de París rubrican los originales trajes de la protagonista y demás elementos que actúan en “El lecho nupcial”.

La interpretación constituye uno de los factores de más seguro éxito en esta cinta. En ella participan conocidas damas de nuestra sociedad que se revelan como artistas consumadas y que lucen su radiante belleza. Entre ellas destaca admirables condiciones de actriz la señorita Rita de la Cruz, quien hace una labor superior a toda ponderación. Las señoras Teresa Izquierdo de Undurraga, Luisa Eastman de Fabres, Aída ¿??? de Pinochet y las señoritas Sofía Izquierdo Huneeus, Inés Valdés Clark hacen también un trabajo admirable en sus respectivos roles.

Jorge Balmaceda Pérez, como actor; Guillermo Yánquez, como galán; completa este magnífico cuadro de intérpretes nacionales, haciendo de “El lecho nupcial” una cinta completa, digna de representar al arte cinematográfico chileno en el extranjero.

La dirección de la obra corresponde a la señora Alicia Armstrong de Vicuña, quien revela en esta ocasión condiciones excepcionales de director.

La película será ilustrada en las dos exhibiciones de hoy por un selecto programa de música sincrónica preparado por la orquesta Pemjean.

Las pocas entradas disponibles se venden desde las 10 A.M. en la boletería del teatro. 

Articulo publicado originalmente en
El Mercurio, Santiago, Jueves 23 de diciembre de 1926.
Película relacionada
- min.
Archivos relacionados
foto
El Mercurio, Santiago, Jueves 23 de diciembre de 1926.
foto
El Mercurio, Santiago, Viernes 24 de diciembre de 1926.
foto
El Mercurio, Santiago, Lunes 27 de diciembre de 1926.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.