ARCHIVOS
Prohibido pisar las nubes
Por Revista Mensaje
Publicado en Revista Mensaje. N¬ļ 196, Enero-Febrero 1971
Esta sección se ha fijado dos propósitos bien determinados, fáciles de descubrir para quien haya seguido pacientemente los comentarios por un vasto período. En primer término, se pretende comentar las películas que signifiquen, dentro del mes respectivo, un aporte cultural evidente para el espectador cinematográfico. En segundo lugar, se trata de destacar en la crónica los valores artísticos y de humanidad que sirvan para establecer una relación viva entre la obra analizada y la etapa histórica que el país presencia. En consecuencia, por regla general, las referencias fílmicas han sido amables, destinadas más a ubicar los méritos de una película que sus defectos. Sin embargo, y por desgracia, esta tónica de los artículos ha debido abandonarse con frecuencia al estudiar un filme chileno. Ello sucede, porque ante la producción nacional otra es la responsabilidad: debemos referirnos a cualquier película, por deficiente que ella sea, como compromiso cultural trascendente y definitivo con lo autóctono.

Valga el pre√°mbulo como excusa por las expresiones que obligadamente se emitir√°n respecto de Prohibido pisar las nubes.

Naum Kramarenco es, en muchos sentidos, un pionero del cine nacional. No por su edad, sino por su empuje, su tosudez, su conocimiento de la técnica del cine y su heroico laborar. Autodidacta, sabe de los recovecos del quehacer fílmico y de la angustia diaria que significa emprender una producción en Chile. No se amilana fácilmente y en cuanto a lo financiero reconoce que ello es problemático, pero en definitiva se suple con trabajo de hormiga y con la habilidad para barajar los costos y hacerlos coincidir con las disponibilidades monetarias. Lo que sí preocupa a Kramarenco, es la traducción en imágenes del contenido de sus ideas. Desea realizar un cine que sirva al hombre de espejo y liberación. Un cine que capte el momento nacional y lo proyecte con significado permanente hacía el futuro. Un cine de resonancia universal. En esta línea ha realizado sus films Tres miradas a la calle (1957), Deja que los perros ladren (1961), Regreso del silencio (1966) y Prohibido pisar las nubes (1970).

Afirmar lo anterior no significa reconocer que el director chileno haya logrado su anhelo en los films mencionados. Por el contrario, sus intenciones manifestadas claramente en sus mon√≥logos (es un conversador incansable) quedan frustradas en la traducci√≥n en im√°genes. Consideremos Regreso del silencio, por ejemplo, sin duda alguna su film m√°s logrado. Crea all√≠ una atm√≥sfera ideal para una obra de suspenso. Hay una b√ļsqueda acertada de los m√≥viles √≠ntimos que determinan las conductas y los tipos psicol√≥gicos de sus personajes. La sobria actuaci√≥n del grupo Duvauchelle, se desborda s√≥lo en ocasiones hacia los excesos teatrales, sin embargo, ellos mismos contribuyen, por paradoja con esta √ļltima tendencia, a fijar las notas dram√°ticas de la cinta. Es, en suma, un thriller a la chilena que cuenta con no pocos elementos  rescatables. Pero...¬Ņy el resultado? Un film pretensioso, apegado a los tics m√°s decadentes de Hitchcock y con situaciones tan obvias y mal resueltas como el m√°s apetecido radioteatro.

En Prohibido pisar las nubes la historia ya no es de suspenso. Es una socio-ficci√≥n, aderezada con pretendido surrealismo. Se critican las estructuras econ√≥micas y sociales por intermedio de la exhibici√≥n de un personaje pat√©tico y limitado, Froil√°n P√©rez (el mismo Jes√ļs Ortega, al√≠as Ober√≥n), quien de simple obrero es ascendido a vigilante permanente de la m√°quina electr√≥nica que organiza la producci√≥n de la industria. El recurso imaginativo de la obra se ubica a partir de la ociosidad del protagonista, quien nunca tuvo tiempo para pensar, pero de pie junto al cerebro electr√≥nico, hora tras hora, d√≠a tras d√≠a, aprovechar√° para echar a vagar su pensamiento. Vive en la mente las aspiraciones que jam√°s podr√° realizar y combate as√≠ las frustraciones que lo limitan. Anhela, primoridialmente, obtener dinero y encontrar el amor. Su debilidad de car√°cter, complejos y amarguras se originan en la opaca vida hogare√Īa, presidida por un  padre lisiado, y su excesiva timidez lo hace blanco de las burlas de sus compa√Īeros y de la explotaci√≥n del patr√≥n (Enrique Heine), semejante a los ogros de los cuentos de hadas.

Las dos vertientes argumentales, lo real y lo imaginario, se mezclan, dando lugar a episodios on√≠ricos intercalados en la l√≠nea central.  Salvo la escenograf√≠a, ambas instancias no est√°n suficientemente diferenciadas. En algunos episodios, como en el hundimiento del barquichuelo y el de la jaula, la iluminaci√≥n realiza un efectivo aporte expresionista, pero s√≥lo llega a esto. Si se estudia por partes el film, se advertir√° que indudablemnete ellas son mejores que el todo. En las visiones on√≠ricas- aunque muy lejos de un surrealismo positivo- hay cierta composici√≥n que podr√≠a calificarse de comienzo- de- un- hallazgo en la puesta en escena (secuencia del mago Larra√≠n en el banco), pero, en definitiva, las buenas intenciones naufragan igual que la barquita y la pel√≠cula s√≥lo es un relato lineal. Por lo mismo, no se advierten los puntos culminantes al final de las secuencias y la historia se mantiene sin progreso desde el comienzo hasta el fin, lo que, como contrapartida, deja sin motivaciones la angustia del personaje central.

En referencia a las partes del film, podr√≠a anotarse que la de mejor realizaci√≥n es el sue√Īo que  Froil√°n P√©rez tiene, acuciado por la imposibilidad de orinar. Ello se visualiza con el barquichuelo que se hunde, y del que el protagonista saca agua presurosamente con un tarro; como sus esfuerzos resultan infructuosos, acude a la autoridad para ser ayudado; es tramitado en forma kafkiana, y al regresar a la playa la barca ya se ha hundido. Este trozo tiene una impresi√≥n po√©tica de evidente fuerza, y hasta podr√≠a lograr una distinci√≥n en un concurso de cine aficionado.

Por lo anotado, fácil es darse cuenta que Prohibido pisar las nubes, no constituye un aporte al cine nacional. Debe insistirse, nuevamente, que es criticable que se dilapiden medios y esfuerzos en la realización de este tipo de películas. Una industria incipiente como la nuestra no puede farrearse en cada producción la oportunidad de hacer algo meritorio, sobre todo si se tiene en cuenta que el grupo de Cine Experimental de la Universidad de Chile, con escasos medios, está realizando un cine de testimonio auténticamente nacional, y de la calidad, que ha merecido recientemente un premio internacional en Leipzig- Alemania Oriental.

Por otra parte, respecto al film que nos ocupa, ni siquiera puede citarse la tan manida disculpa de nuestros cineastas comerciales, cuando alegan que se trata de un √©xito de p√ļblico, pues las salas se mantuvieron desiertas durante los pocos d√≠as que dur√≥ la pel√≠cula en cartelera. Lo sentimos sinceramente por Kramarenco, por lo que afirm√°bamos al principio; por su intenci√≥n y su dedicaci√≥n al cine no merece este resultado. Pero √©l es el mayor culpable, no s√≥lo por ser el autor de la pel√≠cula, sino que porque de su empuje y bl√° bl√° siempre se espera algo m√°s de √©l. ¬ŅSer√° su destino, como hemos dicho tantas veces, transformarse en productor y facilitar la oportunidad de expresarse, a su vez, a un aut√©ntico autor cinematogr√°fico?.

Articulo publicado originalmente en
Revista Mensaje. N¬ļ 196, Enero-Febrero 1971
Película relacionada
Persona relacionada
19 de marzo de 1923
Valparaíso, Chile
Archivos relacionados
foto
Revista Ecran, Santiago, N¬ļ1997, 3 de junio de 1969.
foto
Revista Ecran, 19 de julio de 1968, n¬ļ 1952, Santiago, Chile
foto
Revista Ercilla, 16 de julio de 1973.
foto
Revista Ercilla, 10 de diciembre de 1970.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Revista Ecran, n¬ļ 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, n¬ļ 1906, 15 de agosto de 1967.