ARCHIVOS
“El húsar de la muerte”
Por El diario ilustrado
Publicado en Diario Ilustrado, 24 de noviembre de 1925

El acontecimiento cinematográfico nacional de hoy en los cuatro teatros de la Empresa A. Valenzuela B. y Cía.

La sola elección de un tipo tan popular y simpático en nuestra historia nacional- como Manuel Rodríguez- para tema de una película, unida a un hermoso conjunto de paisajes chilenos, a la dirección artística de Pedro Sienna, a su filmación en los talleres de la Andes Films, que han dado las mejores producciones nacionales y el hecho de que el argumento haya sido arreglado por Hugo Silva y el mismo Pedro Sienna, constituyen una base segura del éxito que deberá obtener “El húsar de la muerte”, que hoy se estrena en los cuatro teatros de la Empresa A. Valenzuela B. y Cía. : el Septiembre, el Brasil, el Esmeralda y el O´Higgins.

Tuvimos ocasión de asistir en días pasados a la exhibición privada de este film, en la Universidad de Chile y su argumento y desarrollo nos interesaron vivamente desde el primer momento. Aunque las condiciones en que fue pasada no eran favorables por el exceso de luz que había en el recinto, advertimos en sus escenas, claridad y efecto artístico, que acusan una acertada dirección. La plegaria de la familia del sargento Buendía ante una pequeña imagen de la Virgen del Carmen- por ejemplo- que tiene un marcado sabor regional, es de notables méritos fotográficos.

Un caluroso aplausos nos arrancaron todas las escenas en que toma parte el “Huacho Pelao”, simpático muchacho del pueblo que se presenta en esta, su primera película, como un formidable rival de Canillita. Su actuación escénica tan natural e inteligente, su comprensión del personaje, la manera como estas escenas están presentadas, son sin duda lo que más atrae en la obra, después de Manuel Rodríguez, protagonizado por Pedro Sienna actor y autor ya fogueado en la cinematografía, y cuya labor no necesita comentarios.

ilustracionnota.jpg

 

En el papel de sargento Buendía, Hugo Silva está muy bien y en cuanto a los demás personajes se presentan correctos en sus respectivos roles.

Usando términos modernistas, diríamos que la obra entera está muy bien “ambientada” y que el interés no decae un instante, a pesar de su largo metraje.

En medio del torbellino de esa vida de montoneras, en que el caudillo jugaba a cada instante su vida con la sonrisa en los labios, mientras emprendía sus campañas que habían de dar al fin de la independencia a nuestra patria, la injusticia y oscuridad de su muerte ponen una nota de hondo y amargo sentimiento en contraposición con su brillante carrera, y aquel entierra a media noche, rodeado su cadáver de aquellos bravos y leales campesinos que le miraban como a un dios, tiene no sabemos qué de patético y desgarrador que lleva las lágrimas a los ojos y trae a la memoria el recuerdo de la conocida frase: “El pago de Chile”.

Articulo publicado originalmente en
Diario Ilustrado, 24 de noviembre de 1925
Película relacionada
60 min.
Persona relacionada
13 de mayo de 1893
San Fernando, Chile
Archivos relacionados
foto
La Nación, Santiago, Viernes 11 de diciembre de 1925.
foto
El Mercurio, Santiago, Martes 10 de noviembre de 1925.
foto
Diario La Nación, 20 de Diciembre de 1970, p. 6-7 (suplemento).
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.