ARCHIVOS
El cine nacional nace a una segunda época con "El hechizo del trigal"
Por Ecran
Publicado en Revista Ecran, nº418, 24 de enero de 1939
hechizoecran5_21102013.jpg
 El director técnico y artístico de la película nacional, "El hechizo del trigal", es Eugenio Liguoro, cinematografista de experiencia.

El cine nacional en una época en que ningún país sudamericano se entregaba a la producción cinematográfica sino como un ensayo, tuvo un auge que consiguió prestigiarlo. Era la época del cine mudo. Después, con el sonido, decayó la producción y apenas podemos contar con una producción, filmada hace seis años: "Norte y Sur", feliz realización de Jorge Délano. Pero de entonces acá nos limitábamos a ver el crecimiento constante del cine en otros países de América, especialmente en Argentina, Perú, Brasil, Uruguay, Ecuador, Cuba, México, todos se han entregado a la producción cinematográfica en la actualidad, unos en forma esporádica, otros tesoneramente y en esfuerzo constante de continuidad. Sólo nosotros no hacíamos nada.

Nuestro país, del cual tantas veces se ha dicho que cuenta con elementos naturales de primer orden, iba quedando a la zaga. Se hablaba del cine nacional. Había varios entusiastas, varios conocedores de la materia que no cejaban en sus esfuerzos por lograr una ambición largo tiempo acariciada: hacer cine nacional.

Y de pronto, dos o tres empresas surgieron decididas a convertir en realidad una aspiración nacional: hacer cine chileno. Daremos hoy a conocer el trabajo realizado por una de ellas, la que primero ha conseguido terminar un film netamente nacional en ambiente, intérpretes y accesorios: la productora llamada "Perla del Pacífico", que ha filmado en Valparaíso la película "El hechizo del trigal".

hechizoecran4_21102013.jpg

Esta cinta comenzó a filmar hace cinco meses, bajo la dirección técnica y artística de Eugenio de Liguoro, cinematografista italiano que ha trabajado en esta rama en la India, Estados Unidos y Europa. El argumento, de ambiente campero que exalta el folklore nacional, estuvo a cargo del periodista porteño Orlando Arancibia; la música es de Próspero Bisquert y la ejecución de la Orquesta Sinfónica Nacional que dirige Víctor Tevah.

hechizoecran6_21102013.jpgRicardo Vivado y Eldwald Beer, a quienes se debe darle la parte sonora de la mayoría de los documentales realizados en el país, aplicaron el sonido a esta película nacional.

En cuanto a los intérpretes, no se les ha buscado en el teatro: se les ha formado en la técnica cinematográfica, se les ha dirigido en su actuación ante los proyectores y, según nos expresan los realizadores del film, han demostrado dotes excelentes. Protagonizan la cinta el galán Alejo Álvarez, en el papel de "José Manuel"; María Loubet, encarnando a "María"; Mario d'Alba, representando a "Don Ramón", y Carlos Danilo, en otro de los papeles de importancia.

Esta película de la segunda época de nuestro cine nacional tiene sobre sí una gran responsabilidad. Ella va a señalar el destino de nuestra cinematografía. Contará, desde luego, con el apoyo del público que se acercará a las salas donde se exhiba con el propósito no sólo de deleitarse, sino con el de aquilatar el mérito de la producción. Y basta una reacción desfavorable del público para que una opinión se generalice. Su fallo puede hacer de nuestro cine una realidad, impulsar la industria, o redundar en el descrédito y hasta malograr tentativas subsiguientes de la misma u otras productoras. Sin embargo, todo hace creer que "El hechizo del trigal" es una película en la cual no se ha omitido esfuerzo para lograr colocarla, en cuanto a técnica y contenido, a la altura de aquellas que nos llegan de afuera. Desde luego, algo que habla muy en su favor es el hecho de que hayan buscado un maestro de música que componga motivos especiales para la producción, sin limitarse cómodamente a aplicar música ya conocida, y que su ejecución se haya entregado a una orquesta de tan alto prestigio como la formada con tanto sacrificio y alto espíritu por Víctor Tevah. Estos son destalles aparentemente triviales, pero esenciales en una producción, por cuanto indican minucioso cuidado y un deseo de dignificar los procedimientos en la realización cinematográfica. Y si en los accesorios solamente hay preocupación por su perfecta ejecución, es lógico suponer que igual o mayor interés se ha puesto en la parte esencial: el tema, la cohesión de las escenas, la interpretación.

Con "El hechizo del trigal" puede que se establezca el prestigio definitivo de nuestra industria cinematográfica, que con ese film nazca, al fin, el cine nacional, no como un esfuerzo transitorio, sino constante. Es nuestro primer paso en el campo de la producción. Ojalá que sea seguido por otro, y otro, hasta hacer que la industria marche en línea continuada y ascensional. Eso es lo que todos deseamos.

hechizoecran7_21102013.jpg

hechizoecran8_21102013.jpg

Una escena de la película nacional: Mario d'Alba y Carlos Danilo.

Articulo publicado originalmente en
Revista Ecran, nº418, 24 de enero de 1939
Película relacionada
80 min.
Archivos relacionados
foto
Boletín Cinematográfico, Viernes 5 de mayo de 1939.
foto
Boletín Cinematográfico, Viernes 19 de mayo de 1939.
foto
Boletín Cinematográfico, Viernes 12 de enero de 1940.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Revista Ecran, nº 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, nº 1906, 15 de agosto de 1967.