ARCHIVOS
El Biógrafo
Por Salvador A. Ribera.
Publicado en Revista Sucesos Nº22, Valparaíso, 23 de Enero, 1903, p.13,14.

EL BIÓGRAFO

______

El Biógrafo está compuesto de la palabra bios, que en griego significa vida y de graphos, que en el mismo idioma quiere decir escritura, lo que, traducido menos literalmente, significa representación gráfica de la vida:

Todos nuestros lectores habrán podido apreciar lo acertado del nombre admirando las hermosas proyecciones de los aparatos que han funcionado en Chile.

El Biógrafo, el Cinematógrafo, el Wargraph y otros aparatos análogos son uno mismo, y tienen su origen en el Kinetoscopio, aparatito que se muestra en los cursos de física y que, bajo formas variadas, ha llegado á ser juguete de los niños, basado en una propiedad característica del órgano visual.

Por Chile han desfilado muchos, unos con mas oscilación, otros con menos, de las casas de Edison, de Gumont y de Lumière y tal vez alguna otra.

Los maravillosos espectáculos que este aparato exhibe han causado la admiración del mundo entero, porque, gracias á un sencillo mecanismo: pueden presentarse con la exactitud de la realidad las mas variadas escenas, los más hermosos cuadros de costumbres, las fantasías más originales y, á la vez, temas científicos y complicados.

Sería nuestro deseo dar un detalle completo del aparato, de los elementos que forman parte del biógrafo y de las causas que justifican las proyecciones en la tela donde se exhiben estas vistas, pero no disponemos de espacio para abordar este tema científico.

No obstante, diremos que consiste en una série de fotografías obtenidas gradualmente sobre una cinta ó películas de celuloide muy transparente, preparada, ó más bien dicho sensibilizada como las placas fotográficas, con la diferencia que las empleadas en el biógrafo tiene un largo aproximado de diez metros y que contienen, más ó menos un millar de pequeñas fotografías, cada una de un centímetro cuadrado de superficie aproximadamente, y que esas cintas fotográficas pasan por delante del lente de aumento con una velocidad de diezisesis fotografías por segundo lo cual hace ver al ojo del espectador todos los movimientos como si realmente fueran objetos animados.

Las películas que, como hemos dicho, tienen unos diez metros de largo, se pegan unas con otras y, así, vemos en el Biógrafo exhibiciones que duran ocho, diez ó doce minutos, porque algunas son de cien ó doscientos y más metros. Se ha hecho esto porque los primeros cinematógrafos causaban poco interés, debido á que eran exhibiciones cortas y los temas ó asuntos que se exhibían no alcanzaban á desarrollarse.

El Cinematógrafo, el Wargraph y el Biógrafo son, pues, tres nombres distintos y un solo objeto verdadero.

Tenemos, pues, que este aparato trae su origen del Kinetoscopio, y que en el fondo no es sino una linterna mágica perfeccionada á la que ha venido á prestar su apoyo la fotografía y que el movimiento no es otra cosa que una sucesión rápida de fotografías instantáneas.

Para completar esta poderosos invento falta la unión del fonógrafo con el biógrafo, y decimos falta porque, aunque algunos ya se han anticipado á quererlo exhibir, no es efectiva tal unión, pues no siendo tan exacta como las matemáticas la unión de la voz y de los movimientos, no produce el efecto asombroso que produciría ver hablar y jesticular á un individuo en, la tela  con su voz natural y oír los diferentes ecos, ruidos, etc., de las cosas animadas y humanas.

Así como se estudia la dirección de los globos, se está estudiando esta perfección del biógrafo que, si se llega á realizar, será una revolución científica y un progreso cuyo adelanto resolvería muchos problemas.

Salvador A. Ribera.

– 

 Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original.  

 

Articulo publicado originalmente en
Revista Sucesos Nº22, Valparaíso, 23 de Enero, 1903, p.13,14.
Persona relacionada
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Revista Ecran, nº 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, nº 1906, 15 de agosto de 1967.