ARCHIVOS
Teatros (Estreno de la película “La agonía del Arauco”)
Por N. Yáñez Silva
Publicado en El Diario Ilustrado,Santiago,27 de abril de 1917.

“La agonía del Arauco”. Película por la señorita Ana Bussenius.

Se estrenó anoche en los teatros Unión Central y Cine Alhambra, esta película nacional, la primera que se hace entre nosotros, de la cual es autora la distinguida escritora, señorita Ana Bussenius, que firma en revistas y diarios con el seudónimo de Gaby.

La espectación y el interés que reinaba en el público era grande, y con razón, pues se trataba del primer trabajo cuya factura y composición, ha sido exclusiva de casas extranjeras.

La confección de una película tiene grandes dificultades para una persona que no vive en ambientes en los cuales se acostumbra a hacer esta labor, pues los medios de construcción, de composición, se alejan de los acostumbrados en el teatro. Este trabajo requiere una afición decidida y más que nada el haber visto muchas películas para que éstas sirvan como de base al trabajo que se va á emprender.

Con un acierto digno de todo aplauso, la señorita Bussenius, ha construido su asunto, basándolo en la belleza del paisaje de nuestro país, porque su obra, además de tener emoción en la idea matriz, servirá para hacernos propaganda, y propaganda eficaz, en el extranjero respecto á las bellezas que tiene nuestro suelo. Como repetimos, si se ha dado poca importancia al asunto óá la trama, ha sido en bien del elemento de paisaje ó pictórico propiamente tal, y la autora, con gusto muy aplausible, en todo momento, ha tenido una pupila de artista para seleccionar sitios en qué impresionar las escenas de “La agonía del Arauco”.

La trama es sencilla. Isabel ha perdido á su hijo y á su esposo de una manera trágica; un día jugando al tennis, el marido de Isabel de un golpe con su raqueta al hijo adorado y éste muere á consecuencia de esta lesión. El padre, desesperado, se arroja á un lago y se ahoga. Isabel busca consuelo en el campo, á donde consuela su pena un indiecito, Catrileo, que se parece al niño muerto. Catrileo es el representante de la raza aborigen que se acaba, poco á poco, desmoronándose como una ruina, tristemente á pedazos que nadie puede sujetar al viejo muro de la roca.

Un día Isabel se enamora de Mario, y éste lleva a su triste vida como otra juventud. Se casan y los novios pasean en su luna de miel por los sitios más hermosos de Chile. Valdivia y sus pálidas islas sembradas de helechos; los canales del Sur, en cuyas aguas tranquilas se bañan las faldas de la cordillera; Puerto Montt con su silencio de colonia aislada, Lianquihue y sus paisajes soñados, en fin toda esa fantasmagoría que nos habla de bellezas naturales, de bosques centenarios, en los cuales queda el copihue recordando con su mancha de sangre, entre los helechos, el llanto amargo de una raza que se agota.

El epílogo de la obra dedicada al lienzo cinematográfico, es sencillo y conmovedor, el contraste de la juventud que ríe y del último suspiro de una raza que muere, simbolizada en esa tierno y delicada figura de Cartileo, que dá su último suspiro en medio de los bosques que el huinca ha robado á sus abuelos.

Si es verdad, á nuestro parecer, que la trama de “La agonía del Arauco”, se resiente de falta de interés, de un hilo conductor central que encadene los acontecimientos, en cambio el total respira de frescura artística y consigue amenizar las dos horas que dura la cinta, con trozos deliciosos de todo Chile, ya sea, urbanos o agrestes, estos últimos los más hermosos. La tercera parte es lo más interesante de “La agonía del Arauco” y lo que el público vió con mayor interés, demostrando con aplausos su agrado en muchos pasajes de la película.

Las películas son acertadísimas y hechas con nitidez y además bien compuestas en cuanto á los cuadros. La compañía que ha interpretado la obra, si es verdad que ha descuidado algunos detalles en cuanto á dirección escénica, en cambio se ha mostrado disciplinada para guardar unidad de conjunto y veracidad.

Creemos que esta obra, como composición, como tema, como bondad fotográfica, está á la altura de cualquier de las buenas cintas que nos importan del extranjero. Fuera de Chile, repetimos, que será una magnífica propaganda para mostrar las muchas bellezas que hay en el país.

En trabajos sucesivos que se hagan de la misma índole, se corregirán pequeños defectos, que no aminoran la bondad de este primer trabajo nacional en el campo cinematográfico por el cual felicitamos á su autora y á la Chile Film, representada por el esforzado industrial señor Vitdwel, compañía que ha hecho sacrificios por el éxito, que está á nuestro juicio plenamente conseguido.

Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original.

Articulo publicado originalmente en
El Diario Ilustrado,Santiago,27 de abril de 1917.
Película relacionada
Persona relacionada
17 de marzo de 1899
Santiago, Chile
Archivos relacionados
foto
Revista Ecran, nº1788, 4 de mayo de 1965.
foto
El Diario Ilustrado, Santiago, 01 de Abril de 1917
foto
Cine Gaceta, Valparaíso, nº 3, 1º Quincena de Octubre de 1917.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Revista Ecran, nº 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, nº 1906, 15 de agosto de 1967.