ARCHIVOS
Sobre Como por un Tubo
Por José Bohr
Publicado en Luz, cámara, acción...! Las sabrosas memorias de José Bohr, Santiago, noviembre de 1976, p. 73-76.

_______________

–“Para mí . . . ¡es un tipo!. ¿Te has fijado cómo se revienta de risa el público cuando oye sus carcajadas en algunas escena de una película cómica? . . . “

–“Si te parece . . . “ –me repuso Antonio Radonich– “lo contratamos . . . “.

Un sastre de nombre Morvello era el personaje a quien se refería nuestra conversación. ¡Era verdaderamente . . . “un tipo”! . . . Pequeño, de muy baja estatura, con cara de napolitana, narigón . . . Profesaba en Punta Arenas el oficio de sastre. Era quizás el hombre que más gozaba de una película cómica. ¡Y el público con él! . . . Cuando una escena de las “chicas de Mack Sennet” convertía en risa convulsiva al público, ésta se acrecentaba con el estrépito de la carcajada de Morvello . . . Teníamos un plan al contratarlo . . .

–“¿Yo . . .  artista de cine? . . . ¿Con esta cara . . .? Cristo . . . No!”

–“Morvello querido. . .la cara no tiene nada que ver. . .Es el talento el que vale.” –Traté de decirle con fines de contratro.

–“Talento para cortarte un traje, Giuseppino . . . Pero para el cine . . . “.

Guardamos silencio Antonio y yo . . . Morvello se quedó pensando . . .

–“Seiscientos pesos es mucha plata . . . Es todo lo que te podemos ofrecer Morvello, y estamos seguros que serás una sensación . . . “

Pensó . . . Hizo cálculos el napolitano y vio que el precio justificaba el tiempo que perdía en cortar dos o tres trajes, término que duraría la filmación de la producción . . .

La película se llamó: “COMO POR UN TUBO”.

En ella las incidencias más vividas y extraordinarias . . . Punta Arenas y sus calles tuvieron destacada de moda de Punta Arenas, el hombre que más tarde fuera mundialmente conocido con su famoso “CHIU CHIU”, Nicanor Molinare, debutó en el film.

Poseía una potente motocicleta “Indian”. En una escena lleva a Morvello en la parte de atrás de la misma. Da una brusca virada y Morvello sale disparado y cae en las arenas de la playa de la bahía . . .

La filmación fue extraordinaria para aquellos tiempos y contaba cada escena con miles de “extras”, los cuales, en vez de colocarse “delante de la cámara” tomaban ubicación “detrás”, pero, para criticar y tomar el pelo a los que “hacían biógrafo” . . . a ”los muchachos de la manija” . . . Porque en aquel entonces las cámaras no caminaban a base de motores . . . Caminaban a base de la fuerza propulsora de nuestro antebrazo, haciendo girar la manivela . . .

Trabajos arduos de laboratorio . . . Edición de la película “COMO POR UN TUBO”. Recibió fecha de estrecho. . . Pero faltaban los títulos. . . Títulos que tuvieran gracia, simpatía . . . que, más que la película, produjeran también hilaridad . . .

 

_______________

 

Una gran película muda argentina obtenía entradones millonarios en todos los países en que se exhibía: “NOBLEZA GAUCHA”. Llegó también a Punta Arenas, y también allí logró batir todos los records. El éxito estaba en los títulos, redactados y concebidos con ingenio y chispa y que suponían ser lo que los personajes decían. Antonio y yo tomamos nota de este detalle y  visitamos al amigo Sanchiz, Gerente de la empresa “Villalonga” que de paso, pertenecería a Don Genaro Veiga, el distinguido señor fotógrafo. Era famoso en Punta Arenas por su ingenio, su simpatía al hablar . . . y hasta por las cosas que escribía. ¡Nuestro hombre! vio lo que habíamos filmado, escribió los títulos y abandonó por ello unos días la gerencia de “Villalonga” donde (graciosamente decía) había solamente “Salidas cien pesos” . . . “Entradas . . . Don Genaro Veiga” . . .

Pero no olvidemos que filmación y lanzamiento de la película estaba todo basado en un plan trazado que teníamos al contratar a Morvello. Sabíamos que aunque la película no fuera “reidera”, la sola presencia del “astro” en el teatro, “riéndose de sí mismo” en las escenas claves, convertiría en un seguro éxito nuestro gran esfuerzo.

La mañana de la “première”, que lógicamente se realizó en el “Teatro Royal”, de nuestro amigo Romeo Mattioti, era de nerviosa preparación. De adiestramiento a Morvello, cómo y cuándo debía aparecer en el teatro, en la sala, y cómo y dónde debía reírse.

El estreno se había fijado para la función vermouth, o sea para la 7 de la tarde. Quisimos estar en contacto con Morvello por lo menos una hora antes y así lo habíamos citado. Pero no aparecía.

Nervioso, mientras yo me quedaba en el cine preparando la pasada de la película, Antonio se fue a buscar a Morvello. En su casa no estaba. En casa de los parientes tampoco, quienes ya empezaron a maldecirnos por haber inducido al buen sastre dejar las tijeras por la carrera de astro de cine. ¡Por fin, nos dieron un dato! Unos muchachos del “barrio alto” nos contaron que lo habían visto entrar en la casa de la Elvira, casi alrededor del mediodía . . . “medio puesto” . . .

La casa de la “Elvira” era “nuestro cabaret del entonces”. Desahogo espiritual y “material” de la juventud de entonces, que no tenía la suerte que tienen los muchachos de hoy, que se pueden dar el lujo de aburrirse de tantas mujeres que, con los mismos derechos de libertad del hombre adquiridos por el modernismo, pueden dar rienda suelta a los instintos que antes se conservan hasta el matrimonio . . .

Allí encontramos a Morvello a las 6.30 de la tarde, más borracho que una cuba . . .

Por suerte, dormía la mona sola . . . Antonio me llamó al “Royal” . . . Llegué corriendo. . . Lo sacudimos . . . Le tiramos agua en la cara . . . ¡Nada le hacía efecto! . . . Llenamos una tina con agua fría y en combinación con la dueña del “CABARET” lo metimos en ella logrando que al fin volviera en sí . . . Luego, café negro en cantidad . . . ¡Y la satisfacción de tenerlo ya en el teatro, minutos antes de comenzar la función! . . .

La entrada de Morvello a la sala fue triunfal . . . Aplausos y ovaciones hacían presagiar un sonoro y muy agradecido éxito.

Los títulos  de “MORVELLO” en “COMO POR UN TUBO”, lógicamente antepuesto por el de “BOHR & RADONICH MAGALLANES FILM CO.” . . . “presentan”  . . .  y a continuación Antonio y yo apareciendo tras una cortinita que se abría y saludábamos al público, comenzaron a desfilar por la pantalla.

Fotografía de Antonio Radonich . . .

Dirección de José Bohr . . .

Música de Coriolano González . . .  ¡ah, sí! . . . porque hasta tenía música sincronizada y la orquesta era dirigida por el compositor.

¡Qué comienzo! . . ¡Qué delicia! . . . ¡Qué presagio de triunfos y éxitos que nos llevarían quizás adónde! . . .

Las primeras escenas con grandes aplausos . . . La aparición de Morvello, extraordinaria y más todavía la salida de Nicanor Molinare, que en aquel entonces y llegaban las escenas cumbres en las cuales sabíamos que “gracias a la intervención vívida de Morvello”, todo seria sensacional . . .

¡Nada! . . .

El público sonreía entre dientes, pero . . . ¡nada más! . . .

–“Pero Antonio . . . ¿Qué pasa con Morvello! . . . “

Salió Antonio hecho una tromba de la caseta de proyección a la platea. Se abrió paso entre el apretujado enjambre de espectadores que hasta de pie repletaban el “Royal” . . . y . . . allí, cuan largo era (que no era mucho) roncaba a pierna suelta el “primer astro cinematográfico del mundo fílmico de Punta Arenas” . . .

¡Los esfuerzos fueron inútiles! . . .

¡No despertó! . . .

¡ . . . Y la película pasó sin pena ni gloria! . . .

_______________

Ese pequeño fracaso hizo tambalear económicamente la “BOHR & RADONIC MAGALLANES FILM CO.”. La señora Radonich no quería seguir financiando producciones cinematográficas y tenía muchos deseos de ver nuevamente convertido su hotel en . . . HOTEL, en vez de servir de taller cinematográfico y demás aditamentos.

 

-

Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el texto original.

Articulo publicado originalmente en
Luz, cámara, acción...! Las sabrosas memorias de José Bohr, Santiago, noviembre de 1976, p. 73-76.
Película relacionada
20 min.
Persona relacionada
3 de noviembre de 1901
Bonn, Alemania
10 de agosto de 1896
Santiago, Chile
Archivos relacionados
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Revista Ecran, nº 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, nº 1906, 15 de agosto de 1967.