ARCHIVOS
Hoy presenta el Alhambra el film nacional “Uno de Abajo”
Por J.F.
Publicado en Las Últimas Noticias, Santiago, lunes 25 de octubre, 1920, p.5.

Hoy presenta el Alhambra el film nacional “Uno de Abajo”

 __________

Se trata del primer exponente de la Minerva Film, nueva manufactura chilena de películas.– Breve exposición de las enormes dificultades vencidas y de las condiciones en que se efectuaron el trabajo.– Nuestro Juicio

__________ 

Armando Rojas Castro, joven emprendedor, inteligente y laborioso, con una audacia estupenda, se propuso cultivar el arte silencioso nacional, y así fue. En un plazo irrisorio, tenía capitales, máquina de tomar películas, una pieza que llamaba el “laboratorio”, y un grupo de entusiastas muchachos a su lado, decididos a secundarlo. Faltaban, muchas cosas, ¡es cierto!, pero tenían en cambio mucha fe, optimismo, voluntad y, les sobraba constancia y entusiasmo.

No ignora el público que la industria del film requiere capitales fabulosos, pues a las instalaciones  de los costosos laboratorios, teatros de pose, etc., etc., hay que agregar los gastos de filmación, en los cuales entran desde la construcción del escenario, con su mobiliario completo, hasta el más insignificante objeto que saca el artista de escena.

Todo en el cinematógrafo se hace a base de dinero.

Sin embargo, este núcleo de esforzados muchachos se lanzaron a la empresa con un puñado de monedas, y venciendo enormes dificultades, subsanados inconvenientes infinitos, supliendo a cada instante con voluntad y perseverancia la falta de dinero y elementos, finiquitaron la primera obra ¿Han triunfado? Sí, y en buena lid.

Nosotros , que estamos al corriente de lo que significa esa labor, no vacilamos en reconocer que el joven Armando Rojas posee relevantes cualidades para la dirección y puesta en escena de obras cinematográficas. Es observador y estudioso, y con elementos se puede esperar mucho de él.

Tomando en cuenta lo dicho y como punto de partida tenemos que “Uno de Abajo”; primer exponente de la “Minerva Film”, es una producción meritoria que merece el aplauso y el estímulo del público chileno.

 

1920-10-25_LUNStgo; HoyPresentaAlhambra_UnodeAbajo (4foto_donar)_29032013.JPG1920-10-25_LUNStgo; HoyPresentaAlhambra_UnodeAbajo (5foto_amaro)_29032013.JPG1920-10-25_LUNStgo; HoyPresentaAlhambra_UnodeAbajo (6foto_serrano)_29032013.JPG

____________

 

La tésis que sustenta el argumento de “Uno de Abajo” es altamente edificante y de actualidad, ya que en estos precisos momentos tanto la prensa como las autoridades se ocupan preferentemente del alcoholismo. Presenta un caso, por desgracia cruelmente vivido. Es la visión real y humana de la tragedia que viven a diario muchos hogares de nuestro pueblo. Es la historia, de una víctima de la taberna que arrastra a los suyos al sacrificio, con la inconciencia que produce el alcohol.

Esta es una de las sanas lecciones que proporciona la pieza.

Como se vé, el argumento de la obra es humano y se puede por su tésis, catalogar entre las cintas que los norteamericanos llaman de trascendencia social.

 

En la pantalla el asunto se va desarrollando con propiedad, adquiriendo progresivamente interés y efecto dramático. El desarrollo de los acontecimientos, un tanto débil al principio, sin que por ello haga decaer el interés en el espectador, se va desenvolviendo en forma acertada y que acusa conocimientos de teatros a su director. Insistimos en que el argumento está presentado de modo que logra interesar desde las primeras escenas del tercer tambor, que tienen lugar en la casa de Lola.

El título y unos cuantos metros bastan para dar al público idea de la psicología de Golfo Correa.

Las escenas de esta índole hay que tratarlas en forma velada, que no produzcan desagrado.

También estimamos muy brusco el cambio de situación de Octavio. Hay que ser un poco más consecuente con la realidad. Esta nos dice que es imposible que un muchacho de origen humilde que cuenta con su trabajo para subir, logre en dos años la posición que decía vislumbrar la pieza.

Los títulos, francamente deficientes. Hay muchos; en los diálogos, sobre todo, que no riman con la categoría del personaje; es decir, que no están redactados con propiedad de lenguaje.

La presentación de la obra, muy buena. No hay que olvidar en las condiciones en que ha sido hecha la cinta . . .

La fotografía, espléndida en algunos pasajes, un tanto velada en otros. Efectos fotográficos, como contraluces, abundan, como así también transposiciones, esfumaciones de las imágenes y engrandecimientos.

La interpretación, en conjunto, buena.

Edmundo Donar, el protagonista, se conduce durante toda la obra muy correcto. Es sobrio en su labor y posee relevantes cualidades para la escena muda. Es natural en sus ademanes y acusa cierta posesión de escena. Le aconsejamos no accionar con los brazos, repitiendo el mismo ademán varias veces.

Donar es un muchacho del que puede esperarse mucho. Creemos que en una segunda película se conducirá como un artista, para lo que ya tiene mucho avanzado.

Nena Serrano se conduce acertadamente y muy en carácter en su papel de muchacha inocente y buena. Tiene momentos felices, que dejan traslucir ciertas condiciones de artista. Está bien.

Hugo Bertrán, otro de los personajes principales nos pareció exagerado. Tampoco creemos que se haya posesionado de la psicología del personaje que interpreta. Le faltan ensayos, estudio y seriedad para pasar ante el objetivo. Incurre en varios errores, tales como el de guiñar los ojos al operador. Para el actor no debe existir en la escena otro personaje que aquel con que figura y hacerse en todo tiempo la ilusión de que está acostumbrado, no para el operador, sino viviendo un episodio de su existencia, y por ende con???? en la misma forma que lo hace en todas las circunstancias de su vida.

Carmen Ferrer, Tulio Amaro y Gabriel Maturana, correctos.

Hemos aplaudido en Armando Rojas al inteligente argumentista y al estudioso “metteur”; pero no podemos hacerlo en cuanto actor.

Tanto en su rol de usurero como en el de propietario de la casa comercial en donde trabaja Octavio, está sencillamente mal. Muy afectado, poco natural y en perfecto desacuerdo con el carácter del papel. Y es que no se puede ser todo lo que este joven animoso es en la obra.

Terminamos aplaudiendo sinceramente “Uno de abajo”, que no otro cosa se merece en justicia el trabajo de la “Minerva Film”, y que representa la tesonera y entusiasta labor de muchachos, hábilmente dirigidos por Armando Rojas, el Griffith chileno.

Hoy se estrena en el cine Alhambra “Uno de abajo”, y esperamos que el público premiará con su asistencia y estimulará con sus aplausos el esfuerzo de esta casa filmadora nacional, de la que se puede esperarse mucho.

1920-10-25_LUNStgo; HoyPresentaAlhambra_UnodeAbajo (7foto_beltran)_29032013.JPG1920-10-25_LUNStgo; HoyPresentaAlhambra_UnodeAbajo (8foto_rojascastro)_29032013.JPG

J. F.

– 

 Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original.  

Articulo publicado originalmente en
Las Últimas Noticias, Santiago, lunes 25 de octubre, 1920, p.5.
Película relacionada
- min.
Persona relacionada
5 de diciembre de 1896
Santiago, Chile
Archivos relacionados
foto
La Semana Cinematográfica, Santiago, nº130, 28 de Octubre de 1920.
foto
Las Últimas Noticias, Santiago, lunes 22 de noviembre, 1920, p.5.
foto
Mundo Teatral, nº 44, 1º Quincena de de Noviembre de 1919.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.