ARCHIVOS
[Crónica] El Corso de Flores
Por El Mercurio
Publicado en El Mercurio, Santiago, Lunes 18 de noviembre, 1907, p.2

VIDA SOCIAL

______

El CORSO DE FLORES.–

 

El movimiento social de nuestra capital se concretó ayer tarde al gran corso de flores, organizado por las sociedades Protectora y Patronato de la Infancia, dos sociedades que trabajaban con igual fin y que igualmente reciben el favor y la simpatía de nuestra sociedad.

La fiesta del corso tiene cierta peculiaridad en la vida santiaguina. Es una feria alegre donde todos se confunden y donde se estrechan las amistades. Durante la batalla de flores se juega con cierto entusiasmo especial y lanzando ramos de flores o serpentinas, se llega casi a adquirir amistades nuevas. En medio de ese contente y alegría y  ante una concurrencia sin igual se llevó a efecto ayer tarde, en las avenidas del Parque Forestal esta alegre batalla floral.

Si es verdad que no eran muchos los carruajes adornados que entraron a competir los premios, sin embargo, esa deficiencia fué compensada con la estraordinaria concurrencia que tomó parte en la batalla de flores.

Los carruajes desfilaban ordenadamente por la ancha y prolongada avenida. La seriedad característica de todos nuestros paseos, se olvidó en el corso. El bullicio del público, los gritos y esclamaciones durante ese combate floral, eran ayudados aun mas por las alegres tocatas de las bandas de músicos.

En la tribuna presenció esta hermosa fiesta, S. E. el Presidente de la República, acompañado del Cuerpo Diplomático y de un grupo de sus relaciones. Ahí mismo funcionó el jurado, compuesto por los señores Ramón Barros Luco, Domingo Amunátegui Rivera, José Pastor, Abelardo Núñez, Julio Novoa y José Aros.

Después de minucioso estudio y de haber desfilado varias veces ante el jurado, que además se veíais asesora por muchas personas de mui buen gusto, se discernieron los premios, de la manera siguiente:

Gran Premio.– Jarrón de plaqué, obsequio de la Ilustre Municipalidad, al carro alegórico representando una concha arrastrada por dos cisnes, que gobernaba una sirena. Los cisnes y costados eran de alelíes blancos y el resto de botones de rosa. Ocupaban el carro las señoritas Badilla Padilla, Cousiño Talavera y Pomar, que vestían igualmente trajes y sombreros rosados. El coche lo arrastraban cuatro caballos blancos, gobernados a la Daumont.

Primer Premio.– Servicio de plaqué para lavatorio, obsequio del Cordon Rouge; al toneau transformado en una alegre carpa japonesa, que ocupaban las señoritas Mercedes y Raquel Echaurren, Ester Agüero y María Vicuña H., quienes vestían admirables trajes japoneses.

Segundo Premio.– Estátua de bronce, obsequio del “Diario Ilustrado” a la victoria ocupada por la señora Corina Riesco de Riesco. El coche llevaba atrás un dosel de tules blanco, celeste y rosado. Figuraban las líneas del coche, guirnaldas de alelíes y cardenales.

Tercer Premio.– Estátua de bronce, obsequio de la Casa Prá, a la victoria ocupada por las señoritas Rita de la Cruz y Flora Yáñez. Magníficas corbeilles de peonidas con helechos, adornaban la capota del carruaje y eran sostenidas con elegantes amarras de cinta. 

Cuarto premio.– Copa de plata, obsequio de “El Mercurio”, al break ocupado por algunos socios del Santiago Paper-chase Club, que vestían casaca roja y gorra negra. En el adorno se lucían las insignias del club.

Quinto premio.– Estátua Barbediene al hermoso ranchito hecho con espigas. Los costados eran de alelíes y simulaba sus ventanas por donde aparecían las señoritas Villanueva y Herrera. 

Sesto premio. – Una linda muñeca y una miniatura antigua, al cochecito ocupado por las niñitas Eliana Violeta Salas Edwards. El carruajito era una diminuta victoria arrastrada por un caballito mampato; lirios y reseda adornaban la toldeta del cochecito.

Sétimo premio.– Un espejo con marco veneciano, obsequio de la Casa Bresciani a la victoria ocupada por el doctor Montero. Tenia este carruaje un magnífico adorno de alelíes y botones de rosas.

Octavo premio.– Dos hermosos jarrones de porcelana de Copenhague, a la victoria del señor Florencio Guzmán, que se hallaba adornada con guías y ramilletes de flores lacres y blancas, admirablemente combinadas.

Noveno premio.– Un reloj arte nuevo a la victoria ocupada por las señoritas Rebeca Toro y Leonor Echeverría. Tenia un arreglo elegante hecho con peonidas y helechos, y con lazos color fuego. 

Décimo premio.– Un florero, a don Renato Sánchez por su arreglo elegante y sencillo de botones de rosa blancas en su victoria. 

Undécimo premio.– Un jarrón de cristal tallado, al “dog-cart” arreglado con guías de rosas y ocupado por el doctor Amenábar y familia.

Duodécimo premio.– Un cuadro marina, a la victoria ocupada por las familias Huerta y Arteaga, que lucía un adorno de flores amarillas y botones de rosas.

Décimo tercio y décimo cuarto premios.– A los carros presentados por las asiladas del Patronato y Protectora de la Infancia.

Premio Especial.– Al magnífico coupé presentado por las caballerizas de las Rósas, de los señores Ramírez Sanz. El adorno ejecutado por el florista Landes era una perfección, como trabajo delicado y buen gusto.

Toda la caja era hecha de hecha de alelíes blancos. En el interior iba una pareja de novios que con sus caras negras realzaban extraordinariamente en el fondo del tul blanco con que se había forrado el interior.

Fue premiado con una gran estátua.

En esta fiesta anotamos únicamente los carruajes premiados, hai que agregar que muchos llevaban lindos canastos con flores en ramilletes juntos a sus respectivos asientos y se servían de ellos durante el corso.

También se dispararon durante la batalla 500 ramilletes, que en sus respectiva sientas decía: “Cordon Róuge. Por la caridad”.

Al caer la tarde terminó esta fiesta, desarrollada mui alegremente y con un resultado por demás halagüeño para los beneficiados.

Dar una nómina completa de la asistencia a esta fiesta, creemos que sería poco menos que imposible, damos únicamente la lista de las personas que alcanzamos a anotar.

 

Walker Larraín, Blanco Correa, Walker Scheel, Larraín Prieto, Riesco Errázuriz, Riesco Salas, Errázuriz Lazcano, Lazcano Errázuriz, Bernales Lazcano, Izquierdo Valdés, Vicuña Novoa, Morandé Dávila, Ossa Covarrubias, Ossa Mac-Kellar, Covarrubias Valdés, Baeza Lynch, Moria Lynch, Méndez Mathieu, Fernández Fernández, Izquierdo Matte, Santelices Bascuñan, Hurtado Eyzaguirre, Peña Otaegui, Ariztía Lyon, Zegers Tupper, Alarcón, Méndez, Hurtado Vial, Ramírez Sans, Dávila Bulnes, Brieba Urriola, Balmaceda Pérez, Eguiguren Perez, Herreros Herrara, Eguiguren Campino, Morandé Campino, Eyzaguirre Herzl, Valdés Ortúzar, Huneeus Lavia, Lavin Valdés, Stuven Lavín, Izquierdo Cerda, Lazcano Valdés, Díaz Garcés, Duval Eguiguren, Melo Lecaros, Echeverría Cazotte, Saavedra Baeza, Espínola Ipinza, Nieto Espínola, Riesco Riesco, Montes Montes, Talavera Larraín, Varas Olea, Varas Montt, Undurraga Fernández, Carvallo Perez, Pérez Ovalle, Villegas Echuburu, Fernández Jara, Toro Barros, Astaburuaga Lyon, Valdés Lira, Echeverria Valdés, Fernández Álamos, Collado, Cifuentes Rogers, Onfray Relmers, Vargas–Larraín, Bascuñan Astaburuaga, Bordalí Riesco, Sanfuentes Joglar, Rivas F., Rivas Vicuña, Baeza Espiñeira, Walker Díaz, Cerda Morel, Boonen Silva, Torres Boonen, Huidobro Gutiérrez, Santelices Rodríguez, Bañados Dávila, Guzmán de la Fuente, Diaz Riesco, García Campo Riesco, Echeverría Carvallo, Larrain Granja, Hubner Bezanilla, Cruz Montt, Bezanilla Phillips, Claro Solar, Claro Montes, Serrano Lamas, Santa Cruz Serrano.

 

– 

 Nota: El texto ha sido transcrito respetando la ortografía que presenta el artículo original.  

Articulo publicado originalmente en
El Mercurio, Santiago, Lunes 18 de noviembre, 1907, p.2
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.