ARCHIVOS
Imágenes a pleno sol
Por Mariano Silva
Publicado en Revista Ercilla, 4 de diciembre de 1974.

Una frase lapidaria define adecuadamente la actual situación del cine chileno: “En Chile Films se da más importancia a un spot publicitario que a un largometraje nacional”. La expresión, teñida de desencanto, es de Silvio Caiozzi –correalizador de A la sombra del sol, primera película nacional estrenada el presente año- y corresponde exactamente al calvario que debe iniciarse para rodar un film. A esto hay que agregar la inoperancia de la Ley de Fomento al Cine Chileno y el costo enorme del material virgen que hay que adquirir en el extranjero.

Aún así existen optimistas -¿o suicidas?- como el productor Enrique Cood, que consideran que puede hacerse un cine nacional a todo riesgo. A la sombra del sol no sólo tuvo dificultades financieras, también su equipo tuvo que sufrir físicamente en el desierto nortino: temperatura que subía de los 40 grados en el día y descendía a nivel de cero en la noche; sometiéndose a un ritmo de vida y régimen alimenticio autóctono y desconocido; familiarizándose con los 200 habitantes del pueblo de Caspana y luchando con la puna.

El resultado es una película cuyo mejor elogio es sostener de ella que “se hace corta”. Sus 80 minutos pasan rápidamente. Queda la impresión de que es poco lo que se dice del remoto poblado, perdido en la soledad del norte grande. Para Caiozzi (30) y Pablo Perelman (25), el film es un documento que pretende mostrar “como en una vitrina, una cultura que nos queda lejos”.

ercilla3_04121974.jpg

Novísima generación

Caiozzi y Perelman han ingresado con su película a lo que podría denominársela novísima generación del cine chileno. Después de la mediocridad de Chile Films y de los aciertos provenientes de realizadores que miraban la imagen cinematográfica como recurso para expresar un ideario político (Soto, Littin, Francia, Guzmán, Ruiz), aparecen estos jóvenes que aprendieron de los anteriores, pero que cuentan con su propio impulso para seguir adelante.

Conocen el cine y pueden ofrecer su propia visión del mundo y del ser humano. Así lo hicieron en A la sombra del sol. Perelman, más novato (“no hubo dificultades en distribuir las tareas de co dirección”), también participa en el equipo realizador del muy anunciado y jamás conocido noticiario Maga-cine-Ellas. Caiozzi en cambio, tiene una trayectoria excelente como profesional en la fotografía de importantes films nacionales: Ya no basta con rezar (Francia); Caliche sangriento y Voto más fusil (Soto) y Nadie dijo nada (Ruiz), además de haber sido fotógrafo de segunda unidad de Estado de sitio, de Costa-Gravas (“no es verdad que no aparezcan los chilenos en los créditos de este film, sus nombres, como todos los del equipo de colaboradores se insertan al final”).

Sin inmutarse, sonriendo desde su rostro de fauno que se apasiona con el lenguaje de las imágenes, Caiozzi aclaró algunas dudas sobre su película:

-¿Cuáles fueron las etapas de realización y dónde se produjo la peor dificultad?

-Se supo que Enrique Cood disponía de fondos para una película. Tuvimos una reunión en noviembre de 1973, Perelman, el guionista Waldo Rojas y el productor, y surgió la idea de grabar en Caspana, de cuya existencia oímos a Pedro de la Barra. Después de “descubrir” el pueblito, escribimos el guión en diciembre y enero. La filmación duró 5 semanas. Se compaginó cuidadosamente durante 3 meses, con el montajista Carlos Piaggio. Aprovechamos un tercio del material filmado, una proeza se advierte que en películas como Estado de sitio, por ejemplo, se aprovecha uno de quince. El mayor desaliento se produjo durante la filmación del juicio popular, por la parquedad de la gente de Caspana. Como no son actores profesionales costó que entraran en sus personajes.

-Como fotógrafo, ¿tuvo problemas en la dirección de actores?

-En los cursos que seguí en USA se enseñaba dirección dramática. Por lo demás, en Protab dirigí Juani en sociedad en 1968 y 1969. Entre actor profesional y espontáneo se busca el equilibrio. Lo ideal es encontrar al actor semejante al personaje que debe interpretar.

ercilla31_04121974.jpg

-¿Se siente realizando un cine comprometido?

-Nuestro compromiso es con el material artístico y o con el contenido ideológico. Me gusta Lelouch, es un gran cineasta, a pesar de que haga películas comerciales.

-Es curioso comprobar que alrededor de A la sombra del sol se produjeron hechos insólitos en nuestro medio, como ser: la co-dirección, el tema elegido, la rudeza de la región filmada, el productor suicida. ¿Cómo se organizaron estos elementos tan extraños?

-En la elección del tema ha dominado el deseo de entretener al público relatando un hecho auténtico ocurrido hace 45 años en Caspana: el choque del lumpen de la ciudad (representado por los presidiarios evadidos de Calama) con el pueblo de cultura exótica y apegado a sus costumbres ancestrales. Lo importante es que la ensalada tiene sabor a realidad.

-¿Cómo se incorporó la música?

-Tomás Lefever, el compositor, envió a su hijo, que nos acompañó durante todo el rodaje, grabando melodías autóctonas. Después vio la película y compuso la música sobre la base de los personajes y la geografía.

-¿Y el financiamiento?

-Los directores no cobramos sueldos. Casi todos trabajamos como en una empresa propia a la cual le teníamos cariño. Nuestras remuneraciones se sacarán del porcentaje de ventas al extranjero. El costo total del film fue de 180 millones de escudos, aportados por Enrique Cood, a través de su firma Disa Films.

ercilla4_04121974.jpg

-¿Y los proyectos como realizador?

-Elaboramos dos guiones. Uno es un drama muy fuerte ambientado en Chiloé y los canales del sur, el intérprete será Luis Alarcón, que es de la región, y la historia la hace Gustavo Frías, novelista y dramaturgo que acaba de ganar el premio Ituch. La otra es una especie de Mago de Oz, una película infantil-musical, que narra la influencia perniciosa de la televisión en los niños y su posibilidad de escapar de ella.

Con estos antecedentes, a los que hay que agregar la excelente actuación de Alejandro Cohen, Luis Alarcón y Marcelo Gaete y la censura para mayores de 18, A la sombra del sol ha iniciado su carrera en 7 cines de la capital, esperando el veredicto del público que, en definitiva, significa la posibilidad  de continuar realizando cine nacional.

Articulo publicado originalmente en
Revista Ercilla, 4 de diciembre de 1974.
Película relacionada
70 min.
Persona relacionada
3 de julio de 1944
Santiago, Chile
Archivos relacionados
foto
La Segunda, Santiago, 2 de diciembre de 1974.
foto
El Mercurio, Santiago, 27 de noviembre de 1974.
foto
El Mercurio, Santiago, 4 de diciembre de 1974.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.